Juliana ve inviable la independencia

"Nadie importante en la Unión desea una crisis desangrante de España. Nadie. España está mal, pero acaba efectuar un cambio importante en la jefatura del Estado, que los demás países van a apoyar. Pensar lo contrario es vivir en un mundo de fantasía", advierten el director adjunto de La Vanguardia y referente del nacionalismo catalán. También apunta que Andorra colaborará con la justicia española en el 'caso Pujol'.

3 min
El director adjunto de 'La Vanguardia' Enric Juliana
Redacción
Domingo, 24.08.2014 16:15

El director adjunto de La Vanguardia Enric Juliana lanza un nuevo jarro de agua fría al proyecto secesionista que promueve el presidente de la Generalidad, Artur Mas. En un artículo publicado este domingo, Juliana -uno de los periodistas de referencia del nacionalismo catalán- ve inviable la independencia de Cataluña por la falta de apoyos internaciones y por los efectos del caso Pujol.

En relación a esto último, Juliana advierte de que "el cráter es enorme, la radiación, intensa, y las consecuencias, imprevisibles". "El catalanismo, incluso aquel que se afirma crítico con Pujol desde 1980, tardará años en digerir el tenebroso final de su hombre político más importante desde Enric Prat de la Riba", añade.

"Nadie importante en la UE desea una crisis desangrante de España"

El periodista subraya que "España está en crisis, pero el Estado español es fuerte y tiene peso en Europa. España no lidera, pero es demasiado grande para ser tratada de cualquier manera. Ante los problemas de vértigo que se están acumulando, en la frontera con Rusia, en Oriente Medio, en África y en la propia Europa, como consecuencia de un estancamiento económico que no remite, nadie importante en la Unión desea una crisis desangrante de España. Nadie".

"España está mal, pero acaba efectuar un cambio importante en la jefatura del Estado, que los demás países van a apoyar. Pensar lo contrario es vivir en un mundo de fantasía", insiste.

Augura que Andorra colaborará con la justicia española en el caso Pujol

Juliana destaca el daño causado por Pujol al nacionalismo catalán mediante "la estrategia jurídica adoptada para intentar defender a su hijo mayor", es decir, "el intento de bloquear la investigación con una denuncia por vulneración del secreto bancario".

Pero advierte de que no a servir de nada. "Con la ayuda de un directivo aparentemente despedido por infidelidad, la policía española ha podido perforar el secreto bancario de Andorra, sin protesta del pequeño enclave pirenaico. Conviene prestar atención a este dato. Hace años, Andorra estimó que no le convenía figurar en las listas de paraísos fiscales y decidió estar más cerca de Luxemburgo que de las islas Caimán. Andorra no quiere problemas con Bruselas. Y tampoco los quiere con Madrid, puesto que algunos de sus bancos tienen ficha para operar en el mercado español", explica.

Y concluye: "Los copríncipes andorranos son el obispo de La Seu d’Urgell, Joan-Enric Vives, un catalanista moderado, y el presidente de la República francesa, François Hollande, que el pasado 23 de julio se pronunciaba de manera explícita contra el separatismo al recibir al nuevo rey de España en el palacio del Elíseo. El copríncipe episcopal se debe a la autoridad del Papa de Roma, empeñado en sanear la Banca Vaticana y alejar a la Iglesia católica de todo signo de opacidad financiera. Y el presidente de Francia no parece que tenga la más mínima intención de promover una segunda Bélgica al sur de los Pirineos, como algunos ingenuos todavía creen en Barcelona. Mapas, mapas, mapas".

Comentar