Revista de prensa

Anson revela la larga mano del espionaje en el 'caso Pujol'

El Abc augura que Mas convocará elecciones anticipadas para evitar las salpicaduras de la corrupción y eludir la comisión de investigación parlamentaria. Mas pasa de la mano tendida por Pedro Sánchez.

13 min
Pablo Planas
Jueves, 4.09.2014 09:53

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, es un disco rayado, un motor gripado, un pato cojo. Insiste en la voladura descontrolada de la convivencia con un referéndum imposible. En el supuesto de que el próximo 9 de noviembre se vote algo en Cataluña, el resultado será nulo. Nulo por los métodos con los que se habrá llegado a ese estadio de desconexión con la realidad y nulo porque una votación en el contexto actual catalán carecerá de los estándares de calidad democrática y rigor contable de la Europa occidental. Es un problema de información, plazos y acuerdos que nada tienen que ver con la impostada unidad del bloque soberanista.

Mas está perdido, pero no en un laberinto sino en su propia red de contradicciones y mentiras. En El Mundo, Luis Maria Anson añade unas gotas de cicuta al bebedizo independentista. Titula su artículo así: "Jordi les tiene cogidos por los huevos". Y afirma el periodista y académico:

"Jordi Pujol, que en su día rindió servicios excepcionales a la gobernabilidad de España y conviene no olvidarlo para no sumarse a los que hacen leña cruel del árbol caído, Jordi Pujol sabe que en Convergència están jugando con fuego y que nadie como él puede tirar de la manta porque conoce punto por punto, hombre por hombre, euro por euro, lo que la manta esconde. Bueno, Pujol y los servicios de inteligencia españoles, admirablemente dirigidos por Félix Sanz Roldán. Unos servicios de inteligencia que tal vez hayan puesto en manos de Mariano Rajoy los secretos necesarios para desactivar el órdago del 9-N. La política arriólica de no ver nada, no oír nada, no decir nada, no hacer nada, es contraria a la actividad permanente y silenciosa del alto espionaje español".

Así pues que Pujol sopesa la capacidad testicular de sus hijos políticos, que le deben todo, fama, fortuna y posición y los "servicios secretos" sopesan y sospechan de todo lo relacionado con Pujol y su ingente entorno.

Al lado de Anson escribe Arcadi Espada, cuya mirada es de amplio espectro:

"1984 es el año clave del pujolismo. Y de toda la neolengua vertida en Cataluña. Es el año en que buena parte de la sociedad catalana cede ante el nacionalismo, empezando por alguno de sus más conspicuos intelectuales. El año en que los ciudadanos pasan a CIUdadanos. En mayo la fiscalía se querella contra Jordi Pujol y otros directivos de Banca Catalana, a los que acusa de apropiación indebida. La reacción de Pujol es fulminante: acusa al Gobierno de indigno y el mismo día de su investidura convoca a los ciudadanos a una esperpéntica manifestación en defensa de su honradez. A cualquier carácter templado se le debió caer ese día la cara de vergüenza, sin necesidad de ver más de lo que veía: unas masas que despreciaban la ley, birladas por el populismo. Pero cuando se evoca la luz innoble de aquella tarde añadiendo lo que ahora es conocido, es decir, que aquel que había sacado las masas a la calle para que reivindicaran su moralidad intacta llevaba cuatro años manteniendo una cuenta opaca en el extranjero, la impresión es puramente devastadora".

"Nosotros S.A.", titula Espada, y un ejemplo de ese "nosotros" está en una nueva derivada del "caso Pujol". Tiene razón Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, cuando declara que eso de "caso Pujol" es un reduccionismo que facilita la elusión de responsabilidades. La derivada figura en El País y es una información signada por Jesús García:

"Un juzgado de Barcelona investiga a dos hermanos del consejero catalán de Empresa y Ocupación, Felip Puig, de CiU, por un supuesto delito de blanqueo de capitales, según confirmaron a El País fuentes judiciales. La instrucción se centra en media docena de transferencias enviadas a cuentas de Jordi y Oriol Puig en diciembre de 2013, que ascienden a casi medio millón de euros. El Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales del Banco de España (Sepblac) dio la alerta. Un informe de ese organismo concluye que el origen de los fondos 'puede ser ilegal' porque se ignora su procedencia y porque los hermanos han dado explicaciones 'incongruentes' y han aportado 'documentos dudosos' —por ejemplo, facturas 'confeccionadas ad hoc'— acerca de las operaciones".

Hoy es el turno del historiador José Álvarez Junco en "La cuarta página" del diario de Prisa. El texto es una rectificación:

"Tantos años luchando contra el 'economicismo vulgar'; tantos años repitiendo a mis estudiantes que, para entender el nacionalismo, buscaran más los factores culturales y emocionales, como la lengua y la bandera, que los económicos; que, en vez de lucha de clases, predominaba el interclasismo; que quien impulsaba el proceso no era ninguna burguesía, sino élites intelectuales y profesionales; que los seguidores no perseguían recompensas materiales, sino satisfacción moral (el ingenuo 'aquí mandamos nosotros')... Tantos años insistiendo en estas cosas, y ahora llega la familia Pujol y me lo desbarata todo".

Continúa Álvarez Junco:

"¿Ves cómo era el dinerito, el dinerito?, leo en la mirada sardónica de mis colegas.

En el caso catalán, además, el estereotipo economicista tiene solera. 'Es la pela', se decía, en cuanto obtengan el dinero que piden todo eso de la lengua pierde importancia. Incluso el nacionalismo radical lo ha reforzado recientemente con su insistencia en el expolio y el 'Espanya ens roba' (aunque supongo que les habrá descolocado saber, de repente, que había robo, sí, pero que este procedía del corazón del catalanismo). No creo, sin embargo, que se haya desmoronado el esquema político-cultural sobre el nacionalismo dominante entre los teóricos sociales de las últimas décadas".

Las primeras planas de los periódicos recogen la fotografía del amistoso y baldío encuentro entre el presidente de la Generalidad y el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez. En La Vanguardia asume la crónica Iñaki Ellakuría, que escribe:

"'Debemos aprender a conjugar mejor la unidad con la diversidad, defenderemos aquellas soluciones que faciliten la concordia y estaremos en contra de las que rompan la convivencia', declaró Sánchez, cuya propuesta federal parece no distar mucho de la que ya ofreció sin éxito Alfredo Pérez Rubalcaba a Mas hace ahora menos de un año. Esa coincidencia en la melodía socialista, y su posterior rechazo por parte del Gobierno [autonómico], provocó ayer una cierta sensación de déjà vu en el Palau, que no evitó que en la reunión de dos horas entre Mas y Sánchez imperara la cordialidad y las buenas maneras: saludo afectuoso, estrechar de manos, amplias sonrisas, palmaditas en la espalda, un cuadro muy diferente a la frialdad que ofreció el último encuentro entre Mas y Mariano Rajoy".

Prosigue el texto: "Claro y directo, el secretario general del PSOE no pareció impresionado por los muros de un Palau de la Generalitat que rezuman siglos de historia y criticó con mucha dureza el proceso soberanista, al considerar que este fomenta el enfrentamiento en el seno de la sociedad catalana y de Cataluña con el resto de España, ya que 'ningún gobernante puede obligar a elegir a nadie a escoger entre dos identidades'".

Caso omiso. Según la impresión de Sánchez, Mas está encastillado, enrocado y empeñado en la celebración del 9-N hasta el punto de que, si él mismo no se lo cree, lo disimula estupendamente, no como la vicepresidenta autonómica Joana Ortega, que el miércoles mostró los preparativos de la votación. Ni voto electrónico ni voto por correo. Ni ley que lo sostenga, con lo que a estas alturas, a falta de dos meses para la redicha fecha no se sabe si votarán los mayores de 16 años, los recién llegados y los fallecidos por delegación (como no podría ser de otra forma). El cuadro se completa con doña Marta Ferrusola enviando a la mierda a los periodistas y con Pujol alegando que no tiene nada más que declarar que lo que ya confesó por escrito. ¿Y, entonces, a qué va ir al Parlament? ¿A recordar viejos tiempos? Desde luego no es previsible que entre en detalles o ahonde en asuntos como la requisitoria de la jueza de Barcelona para que el Banco de Madrid le entregue las cuentas de la familia, que según El Periódico, en crónica de Olga Grau y J. G. Albalat, se ha reservado unos dinerillos para hacer frente a previsibles multas de Hacienda:

"La familia Pujol tiene reservados 1,6 millones de euros en cuentas del Banco de Madrid para hacer frente a posibles sanciones de Hacienda. Este es uno de los datos de los que dispone la titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona, que investiga el caso Pujol a partir de la querella presentada por Manos Limpias contra el ex presidente [autonómico]. La magistrada ya tiene en su poder toda la información requerida al Banco de Madrid".

Normal que doña Marta esté de los nervios. Lo que no es normal es que con la que está cayendo (que se decía no hace tanto) Mas continúe a lo suyo. María Jesús Cañizares, en el Abc, sostiene que el president tiene más de un plan, aunque se niege a admitirlo, como si pensar en otra cosa que no fuera el referéndum supusiera aceptar que se tienen cuentas en el extranjero. Escribe la delegada de Abc en Cataluña:

"Jordi Pujol quiere salvar el proceso secesionista catalán, tal como explicó el martes por carta, pero su intento de burlar el control parlamentario tiene una víctima: Artur Mas. La decisión del confeso evasor fiscal de retrasar su comparencia más allá del 22 de septiembre ha provocado que los grupos de la oposición formalizaran ayer su petición de creación de una comisión de investigación que tiene como punto de partida el dinero de la familia Pujol-Ferrusola oculto en Andorra, pero que salpicará sin duda al actual presidente [autonómico] catalán, quien se define como 'hijo político' del veterano convergente. De comprobarse que el patrimonio de Pujol no procede de una herencia, sino del cobro de comisiones a empresas por la adjudicación de obra pública durante 23 años –en el famoso 3% se centran las investigaciones judiciales–, Mas no saldría indemne, pues fue consejero de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalidad entre 1995 y 1997".

Todo lo cual conduce a Mas al callejón de unas elecciones anticipadas previa suspensión de la consulta por parte del Tribunal Constitucional. Informa Cañizares:

"Evitar ese «circo político y judicial», según palabras de un dirigente nacionalista, que no esconde su preocupación sobre las consecuencias que ello puede tener en la federación, pasa por un adelanto electoral que suspenda la siempre lenta tramitación de la comisión de investigación parlamentaria. El enfrentamiento entre la nueva Convergència, hecha a la medida de Mas, con su fundador, Jordi Pujol, es total y el hecho de que esta formación votara anteayer a favor de la inmediata comparencia del ex presidente [autonómico] en la Cámara [autonómica] catalana, es elocuente. Frente a la discreción con que CDC se deshizo de Oriol Pujol Ferrusola, inculpado en una trama de adjudicaciones irregulares de estaciones de ITV, el partido ha puesto altavoz a su desmarque del 'patriarca' nacionalista".

Mas, en su calidad de consejero jefe de Pujol estuvo en el mejunje de Puerto del Rosario, Córdoba (Argentina), por el que el Puerto de Tarragona y diversos municipios de la provincia se implicaron en el pelotazo lunfardo de Jordi Pujol Ferrusola. Recuerden al "pobre" inversor Sanahan declarando a El Mundo hace unos meses que JPF era un "cagón consuetudinario", enorme titular, en la línea escatológica verbal de la familia.

Toni Bolaño no para. Firma un análisis sobre el encuentro entre Mas y Sánchez en el que advierte que el líder socialista se reunió antes con Miquel Iceta, por lo que iba bien instruido sobre las profundidades del personaje president. Escribe también sobre el "documental" de Isona Passola y da voz a la directora de la "Academia Catalana del Cine", que afirma: "España tiene que cambiar. La independencia de Cataluña es fundamental para que haga este cambio y resuelva sus problemas". Fenomenal. Lo de la independencia no sólo es bueno para Cataluña sino para España porque ya se sabe, como decía Maragall, lo que es bueno para Barcelona, es mejor para Cataluña y la repera en España. Passola y 'L'endemà', que así se llama la cosa en la línea del buen rollo con los españoles, aunque dicen quienes han visto el "film" que no sale ni una sola voz a favor de la unidad. Veremos, porque lo veremos hasta en la sopa.

Por su parte, el obispo de Solsona, el joven Novell, ha llegado a la conclusión de que la autodeterminación es un bien superior a la ley. Hace un año no pensaba lo mismo, pero finalmente se ha convertido y anima a los católicos a votar el 9-N. Esto es lo más que ha conseguido el nacionalismo de la Iglesia, el espaldarazo del obispo de Solsona.

4 de septiembre. San Moisés profeta, a quien Dios reveló sus mandamientos. La autodeterminación no estaba.

Comentar