Revista de prensa

CaixaBank y el Sabadell emigrarían en caso de secesión

El Mundo se remite a un informe suizo para explicar la evacuación financiera. También sugiere que Mas pretende que si no hay consulta, haya elecciones el 9-N. Trias encabeza la revuelta municipal.

12 min
Pablo Planas
Martes, 23.09.2014 09:37

A tenor de los periódicos, la concentración de fuerzas soberanistas es abrumadora. Según crónica de El País firmada por Àngels Piñol y Clara Blanchar "unos 670 Ayuntamientos de los 947 que hay en Cataluña —el 70%— empezaron ayer a celebrar una oleada de plenos extraordinarios para aprobar una moción de apoyo a la consulta que Artur Mas convocará para el 9 de noviembre. La iniciativa, impulsada por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), arrancó ayer en Barcelona donde los partidos soberanistas impusieron su mayoría para que la capital catalana se comprometa a facilitar “todos los recursos y herramientas” para celebrar el referéndum al tiempo que llaman a la participación de la ciudadanía. La AMI estima que recibirá el apoyo de municipios en los que viven cinco millones de ciudadanos sobre una población de 7,5, empezando por los 1.611.000 de Barcelona".

En la capital catalana, el alcalde Xavier Trias lidera la revuelta, que en La Vanguardia aborda Lluís Sierra: "El Ayuntamiento de Barcelona se puso ayer a la cabeza de los centenares de consistorios catalanes que han declarado, o lo harán esta semana, su apoyo a la ley de Consultas y a la convocatoria del 9-N. En pleno extraordinario y oficialmente urgente, CiU, ICV-EUiA y UxB (donde está ERC) sumaron 21 votos frente a los 9 del PP y sólo tres de los 11 del PSC que, en un gesto de protesta, dejó al grueso de su grupo en la tribuna de invitados. (...) Xavier Trias afirmó que el de ayer era uno de los días en que más orgulloso se sentía como alcalde y resaltó que con la moción “nos comprometemos a garantizar la libertad individual y el proceso democrático, facilitando los recursos y herramientas para la consulta”, siguiendo el texto de la AMI y la ACM. Previamente, la junta de portavoces había rechazado tanto las mociones alternativas como las enmiendas presentadas por socialistas y populares. Trias añadió que “debemos aprovechar la proyección internacional de Barcelona para explicar el proceso político que hemos iniciado”".

Sí, una proyección internacional que queda muy patente en una información de El Mundo firmada por Carlos Segovia: "Los dos grandes bancos catalanes ya han comunicado a inversores internacionales que, en caso necesario, cambiarán su sede social para llevarla fuera de Cataluña con el fin de asegurar los intereses de sus accionistas y clientes. Así lo harán CaixaBank y Banco Sabadell, según un informe del banco de inversión suizo UBS al que ha tenido acceso El Mundo y cuyo contenido corroboran fuentes conocedoras de los contactos de estas entidades financieras con representantes de inversores. El documento está fechado el pasado día 12 y se titula Atentos a Cataluña. UBS informa a sus clientes de que «la secesión parece una perspectiva lejana para Cataluña, si es que alguna vez se produce». Pero agrega que «a medida que nos acercamos al 9 de noviembre, los riesgos sobre si finalmente se celebra un referéndum aumentarán para los mercados» con impacto en los grandes bancos catalanes. «Con respecto a compañías cotizadas con sede en Cataluña -CaixaBank, Banco Sabadell y Catalana Occidente- los bancos han tomado ya las medidas adecuadas para cambiar de sede, si es necesario, para minimizar cualquier impacto potencial en su acceso a las potenciales fuentes de financiación», tranquiliza el informe -firmado por el estratega jefe de UBS, Justin Knight- a sus clientes en todo el mundo".

La razón de los planes de evacuación financieros no es política, sino funcional. En un Estado catalán, las entidades podrían tener serias dificultades, no así en cualquier otra parte de España, según explica Segovia: "Un cambio de sede a cualquier otra comunidad autónoma de España mantendría por un lado a ambos bancos con acceso a las subastas de liquidez del Banco Central Europeo, que son claves para su actividad bancaria y, por otro, mantendría a sus clientes bajo la protección del Fondo de Garantía de Depósitos nacional y europeo".

En Suiza conocen bien a algunos políticos catalanes y tal vez por eso tengan dudas sobre la verdadera naturaleza del proceso separatista. Pero quien cada vez lo tiene más claro, al parecer, es el "president", que se solaza con las incertidumbres que provoca su particular y personal manejo de los tiempos, así como sus próximos pasos. De vuelta a La Vanguardia, Josep Gisbert y Àlex Tort firman la crónica principal de política: "La ley de consultas todavía no se ha publicado en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) y el presidente Artur Mas aún no ha firmado el decreto de convocatoria de la consulta del 9 de noviembre, pero CDC ya está preparando la campaña por el doble sí y lo está haciendo sin esperar a que su socio de federación, UDC, fije su posición sobre qué votar en la segunda parte de la pregunta. La dirección de la formación que lidera el propio Mas ha entablado, en este sentido, conversaciones con otros partidos como ERC y con entidades como la Assemblea Nacional Catalana (ANC) para llevar a cabo una campaña unitaria por el sí-sí entre los representantes políticos y de la sociedad civil, al estilo de la que en Escocia funcionó desde la plataforma Yes Scotland. La decisión de CDC de dar este paso la anunció ayer, después de una reunión del comité de dirección, Mercè Conesa, portavoz del partido, que subrayó que “nos gustaría una campaña lo más unitaria posible” y que evitó, en todo caso, situar la presión sobre UDC, que no decidirá su posición sobre la segunda parte de la pregunta de la consulta –sobre si desea que el Estado de que se dote Catalunya sea independiente– hasta que el presidente de la Generalitat la haya convocado. “Seremos respetuosos con lo que decida UDC, y todo partido que quiera pronunciarse en favor del doble sí va a ser bienvenido a una campaña que querríamos que fuera unitaria”, remarcó la también alcaldesa de Sant Cugat del Vallès".

En El Mundo, Mas no sólo tiene previsto firmar una convocatoría. Tras haber parido la doble pregunta con triple respuesta y tirabuzón, el "president" sopesa rubricar dos convocatorias. Escribe Marisa Cruz; "El presidente de la Generalitat dará esta semana el paso definitivo para cumplir la promesa de convocar a los catalanes a las urnas. La fórmula que estudia pasa por publicar la Ley de Consultas aprobada por el Parlament el pasado viernes, el decreto de convocatoria del referéndum y el decreto de convocatoria de elecciones anticipadas el mismo día. Y todo con la vista puesta en el 9 de noviembre. De esta forma, aunque el Tribunal Constitucional suspenda la Ley de Consultas y el referéndum, Cataluña acudirá a votar y, aunque lo hará sólo para elegir un nuevo Parlament, su decisión tendrá un evidente tinte plebiscitario. El método que se prepara en la Generalitat llegó ayer a oídos del Gobierno central desde fuentes del Parlamento catalán".

¿Es posible? Si Mas se acoge al Estatut, entre convocatoria y elecciones deben pasar 40 días. Pero como quiera que en Cataluña los mismos partidos que han preparado y votado la ley de consultas en un tiempo récord han sido incapaces durante décadas de redactar una ley electoral, la norma del Estado implica un plazo de 53 días entre firma y fecha electoral. Que no da tiempo, vamos, aunque le importe entre poco y nada a Mas, en pleno rapto de derecho creativo. Alimenta su estrategia victimista y es una hipótesis factible que el líder del partido de Pujol perpetre dos chapuzas jurídicas y que el Tribunal Constitucional tenga que impedir la consulta y recordar a Mas que se debe ceñir a los plazos si quiere anticipar las autonómicas. Como estamos ante una disquisición formal podría colar la idea de "no nos dejan votar, ni consulta ni autonómicas". ¿Y a ver quién deshace el entuerto una vez formulado el eslogan?

Los diarios independentistas Ara y El Punt Avui coinciden y reindicen en sus portadas. El primero titula "Cerca de 700 municipios impulsan el 9-N". El segundo, más concreto y exacto aún: "El 9-N hace el pleno". Cierto que en un sumario destacan que el número exacto de ayuntamientos es el 665, que se aproxima más a más de 650 que a "cerca" de 700.

No será por números. El CEO, que es el CIS catalán, eleva a más del 58% el porcentaje de personas residentes en Cataluña que estarían a favor de un Estado propio. Como se recordará, el CEO casi otorga mayoría absoluta a CiU en las pasadas autonómicas una semana antes de que CiU perdiera doce diputados.

Y frente a los preparativos independentistas, el valladar inexpugnable de la retórica "far niente". En La Razón, Carmen Morodo firma una crónica en la que se sustenta el títular de portada: "El TC avisará a Mas de que si se salta la prohibición actuará contra él". Cuando lo lea seguro que se lo piensa dos veces. Con el respeto que le merece el Constitucional...

En El Periódico, J. G. Albalat revela que la fiscalía acusa a Oriol Pujol y su mujer de otro caso de cohecho en relación a la reconversión industrial de Sharp, Yamaha y Sony: "El fiscal anticorrupción Fernando Maldonado ha solicitado a la jueza de Barcelona Sílvia López Mejías que impute al exdiputado de CiU Oriol Pujol por un delito de cohecho por haber asesorado presuntamente a un amigo para que este se beneficiase económicamente con la reconversion industrial de Sony, Yamah y Sharp, que estaban radicadas en Cataluña".

Raúl del Pozo, en la contraportada de El Mundo, presenta nuevas claves en torno al proceso, pero al judicial: "Según informes de la Udef y otros servicios del Estado, el padre de Mas era el testaferro de los Pujol y Mas, el cómplice. «Respecto al fondo de las cuentas del padre de Artur Mas -leo en el informe- encontradas en Liechtenstein, en realidad pertenecen a la familia Pujol, toda vez que era Mas quien llevaba las gestiones como fiduciario». Decía Woody Allen: «Yo creo que hay alguien ahí fuera que nos vigila. Por desgracia, no es Dios, es el Gobierno». El Gobierno, por fin, en vez de vigilarnos tanto, ha mirado las cuentas secretas del clan de los Pujol y ha descubierto que Artur Mas tenía depositada en la Unión de Bancos Suizo la cantidad de «2.300 m. E, sin poder justificar el origen de dicho efectivo ni declarar actividad alguna, salvo la de realizar gestiones esporádicas a Jordi Pujol y a Lluís Prenafeta». ¿Qué responden ante este escándalo los fiscales, el juez y el secretario general del PSOE, que ha estado en Cataluña y conoce el informe?".

Según Arcadi Espada, en el mismo diario, Sánchez no responde nada a eso porque está ocupado en planear una insólita reforma "federal" de la Carta Magna: "Sánchez ha dicho que hay que redactar una Constitución federal que «reconozca las singularidades de algunas comunidades autónomas». Esta es una afirmación puramente sensacional por varios motivos. El primero es que no tratándose de Sálvame Sánchez podría haber definido en unas pocas líneas el concepto singularidad y también el algunas: en política la inconcreción siempre se concreta en bullshit. En segundo lugar, es probable que Sánchez conozca que la Constitución española reconoce exactamente la singularidad (nacionalidades frente a regiones) de algunas comunidades autónomas. Y en tercer lugar, quizá Sánchez sepa que esas singularidades, cosecha de 1978, son, precisamente, lo que impide calificar la Constitución española de federal".

Aviso: la policía busca en Lérida a un tipo que apuñaló a cinco personas elegidas al azar.

23 de septiembre, otoño. Santoral: Tecla, Pío, Andrés, Lino, Constancio y Matusalén. 

Comentar