aplaza sine die la eventual secesión

ICV condiciona ahora su apoyo al referéndum a cuatro nuevas cláusulas

"Yo parto de la convicción de que no hay solución sin consulta. Pero para esto se necesita firmeza al defenderla y responsabilidad para no quemarla", señala Herrera, quien pese a todo insiste en que "la responsabilidad es hacer que la nación catalana sea una nación libre".

2 min
Representantes del Gobierno autonómico, CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, durante la rueda de prensa de diciembre de 2013 en que anunciaron la fecha y las preguntas pactadas para celebrar un referéndum independentista en Cataluña
Redacción / Agencias
Martes, 9.09.2014 10:27

El coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, ha señalado este lunes cuatro condiciones para mantener su apoyo al referéndum secesionista planteado para el próximo 9 de noviembre.

Aun cuando el acuerdo que condujo a pactar al margen del Gobierno tanto la fecha como la doble pregunta de un eventual referéndum de autodeterminación fue sellado y avalado por su formación desde diciembre de 2013, Herrera ha anotado, a pocos días de la Diada, nuevas cláusulas para respaldar el proyecto auspiciado por el presidente de la Generalidad, Artur Mas.

En concreto, el líder ecosocialista ha reclamado que la consulta secesionista "se haga en todo el país -hay alcaldes que amenazan con no sacar las urnas-; que sea posible una campaña con el libre contraste de todas las opiniones; que se celebre con normalidad cívica; y que tenga credibilidad ante la comunidad internacional".

"La responsabilidad es hacer que la nación catalana sea una nación libre"

Herrera ha calificado el referéndum independentista de "imprescindible", si bien ha matizado que no conviene "quemar" la opción de celebrarlo con "plenas condiciones democráticas", por lo que ha asegurado estar al margen de las "prisas de otros partidos".

El líder de ICV, que no se ha pronunciado sobre el previsible veto del Tribunal Constitucional tanto a la futura Ley de Consultas No Refrendarias como al eventual decreto de convocatoria del referéndum proyectado para el 9 de noviembre, ha indicado que "el excesivo cálculo electoral" de determinadas formaciones hace "tambalearse" el "consenso actual" sobre la consulta:

"La responsabilidad es hacer que la nación catalana sea una nación libre. [...] Tenemos que tomar buena nota porque quienes han estado en el régimen [en alusión a CiU], quienes han hecho negocio a costa de nuestros derechos, jueguen a partir de ahora un papel marginal y no central en la política de este país [por Cataluña]".

"Yo parto de la convicción de que no hay solución sin consulta. Pero para esto se necesita firmeza al defenderla y responsabilidad para no quemarla", ha insistido Herrera, quien ha considerado más grave no respetar cualquiera de sus cuatro condiciones que el carácter del eventual fallo del Alto Tribunal. En cualquier caso, Herrera ya piensa en un escenario de largo recorrido para quienes aspiran a la independencia de Cataluña, y ha emplazado a calibrar la "correlación de fuerzas" de los partidarios de la ruptura tras las elecciones municipales de 2015.

Comentar