En el ayuntamiento de Barcelona

Solo tres concejales del PSC votan contra la resolución de apoyo a la consulta secesionista del 9 de noviembre

Colomé, Escarp y Andrés votan contra la propuesta, mientras los otros ocho representantes socialistas asisten a la sesión desde la tribuna de invitados. El PSC expresa así que forma el "bloque de los matices". La resolución, aprobada con los votos de CiU, ICV-EUiA y ERC, insta al ayuntamiento a "facilitar las herramientas" necesarias para celebrar la consulta independentista el 9N.

4 min
El presidente y la portavoz del Grupo del PSC en el Ayuntamiento de Barcelon, Gabriel Colomé y Assumpta Escarp, en el pleno municipal de este lunes. Tras ellos, los bancos vacíos del resto de representantes socialistas.
Redacción
Lunes, 22.09.2014 15:40

El pleno extraordinario de este lunes en el ayuntamiento de Barcelona, además de una nueva declaración de apoyo a la consulta independentista planteada para el 9 de noviembre -y aun no convocada- ha dejado también una nueva y llamativa muestra de la ambigua postura del PSC en torno al denominado "derecho a decidir", y de sus dificultades para transmitirla y escenificarla.

La curiosa escena se ha producido apenas iniciar la sesión, cuando solo tres de los 11 concejales socialistas -la dirección del Grupo, con el presidente, Gabriel Colomé; la portavoz, Assumpta Escarp, y la portavoz adjunta, Carmen Andrés- han ocupado sus asientos en el pleno, mientras los otros ocho representantes del PSC se han dirigido a la tribuna de invitados.

Así, solo los tres concejales socialistas presentes han rechazado la propuesta de declaración de apoyo a la consulta, que se ha aprobado con los 21 votos a favor de CiU, ICV-EUiA y ERC -os tres grupos que la han presentado conjuntamente- contra los doce de PP y la reducida representación que el PSC ha presentado para la ocasión.

El bloque de "los matices"

Los socialistas han razonado que su gesto responde a que ellos no deben ser considerados ni "unionistas" ni "secesionistas", ya que apuestan por una "tercera vía" -que en su caso es federal-. "Se nos quiere situar en un bloque o en el otro, pero estamos hartos", ha afirmado Colomé. "Nuestro bloque es el de los matices", ha añadido.

Colomé ha precisado que, además, los socialistas han protestado así también por "las formas y la actitud del bloque soberanista". Y es que CiU, ERC e ICV-EUiA han rechazado todas las enmiendas y mociones alternativas presentadas tanto por el PSC como por el PP, con lo cual la única resolución que se ha votado en el pleno ha sido la presentada por estas tres formaciones proconsulta, sin ningún matiz.

La postura del PSC en relación a esta cuestión es compleja desde un principio. El partido apoya en teoría el concepto del llamado "derecho a decidir", así como la ley de consultas no referendarias que se aprobó el viernes en el Parlamento autonómico, y que se pretende que dé cobertura legal al presidente de la Generalidad, Artur Mas, para convocar la consulta independentista anunciada para el 9N.

A la vez, los socialistas rechazan esta consulta en concreto, porque no se ha pactado previamente con el Gobierno y, por lo tanto, no es "legal y acordada", como exigen que sea cualquier hipotético referéndum independentista. Igualmente, y a diferencia del resto de partidos que apoyan la consulta del 9N, el PSC está inequívocamente contra la secesión, solo con las excepciones de la menguante -muchos de sus miembros han ido abandonando el partido- ala soberanista.

"Facilitar los recursos" para la consulta

La declaración aprobada, de solo tres puntos, proclama el "apoyo" del ayuntamiento "a la convocatoria" -aunque aun no se ha convocado- de la consulta del 9N para "decidir libremente el futuro de Cataluña, en el ejercicio de nuestros derechos democráticos". También expresa el "compromiso" del Ayuntamiento de Barcelona para "facilitar todos los recursos y las herramientas necesarias para hacerla posible", así como para hacer un "llamamiento a la participación".

Además, el texto expresa el "pleno apoyo" del consistorio "al presidente y al gobierno de la Generalidad, el Parlamento [autonómio] de Cataluña y los partidos políticos que apoyan la convocatoria", basándose en "el marco legal que es la Ley de consultas", aprobada el viernes, "ya que responde a la voluntad mayoritaria del pueblo catalán y de sus representantes".

Finalmente, la resolución establece que el acuerdo se comunicará, en los próximos 15 días, al presidente de la Generalidad, la presidenta del Parlamento autonómico, los grupos parlamentarios y la Associació de Municipis per la Independència, quienes transmitiran el texto "de forma conjunta al presidente del Gobierno Español, el presidente del Congreso, el secretario general de las Naciones Unidas, al presidente del Parlamento Europeo, al Presidente del Consejo de la UE y al presidente de la Comisión Europea".

Comentar