Una asesora de Mas en el CATN reconoce que con la Ley de Consultas "se está intentando hacer una trampa legal"

Pilar Rahola, vocal del Consejo Asesor para la Transición Nacional -el órgano creado por Mas para lograr la secesión- admite que la Ley de Consultas trata de enmascarar como una consulta lo que en realidad es un referéndum. No es la primera vez que los promotores de la secesión de Cataluña utilizan este tipo de triquiñuelas legales: los creadores del denominado "derecho a decidir" también acabaron reconociendo que se trata de un concepto ad hoc para evitar apelar al "derecho a la autodeterminación" porque no es aplicable a Cataluña.

5 min
Alejandro Tercero
Lunes, 15.09.2014 22:19

A medida que avanza el proyecto para la independencia de Cataluña, sus promotores van reconociendo las triquiñuelas y falsedades que han utilizado para tratar de saltarse la ley y conseguir su objetivo a toda costa. Una estrategia en la que han engatusado a un buen número de catalanes que, de buena fe, han creído en dichos planteamientos.

Un ejemplo de esta maniobra quedó al descubierto este lunes, cuando Pilar Rahola, una de las vocales del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) -el órgano creado por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, para lograr la secesión- reconoció que la consulta que promueven CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP para el 9 de noviembre no es más que un referéndum encubierto, "una trampa legal" con la que saltarse la Constitución.

"Nos estamos haciendo trampas al solitario: no es una consulta, es un referéndum"

Durante una tertulia en RAC1, Rahola debatía con Joan López, Màrius Carol y Xavier Sardà sobre las posibilidades legales de celebrar la consula. "La Ley de Consultas es impecable, puede pasar perfectamente [el filtro del Constitucional]", ha defendido la vocal del CATN.

Carol y Sardà le han replicado que la consulta propuesta por la Generalidad "no es una encuesta" sino "un referéndum". Pero Rahola ha reiterado: "La Ley de Consultas habla de consulta no vinculante -como el Estatuto andaluz- aunque tiene un valor político, lógicamente, por tanto, la ley de consultas, como le dijo Mas a Rajoy, puede pasar perfectamente el Constitucional; el decreto es más complejo".

Sin embargo, Carol ha advertido: "Yo he oído decir a los responsables políticos de este país [por Cataluña] y a ti decir que lo que salga de la consulta será el mandato que le ha dado la sociedad a las fuerzas políticas. Quiere decir que nos estamos haciendo trampas al solitario: eso no es una consulta, eso no es una encuesta, eso es un referéndum".

Ante la insistencia, Rahola no ha tenido más remedio que admitirlo: "Te lo reconozco absolutamente: se está intentando hacer una trampa legal porque no nos permiten vía legal hacer las cosas adecuadamente; sí, sí".

Consejeros del CGE denunciaron que se trata de colar un referéndum como consulta

Esta cuestión es clave en el plan secesionista de Mas. Tal y como se pudo comprobar en el dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias (CGE) sobre la Ley de Consultas, uno de los posibles motivos de inconstitucionalidad de la misma -más allá de lo que se pregunte en una hipotética consulta- sería el tratar de hacer pasar como consulta lo que en realidad es un referéndum -que ha de ser autorizado por el Gobierno-.

Buena parte del dictamen se centró en debatir esa cuestión. Los cinco consejeros designados por CiU y ERC consideraron que la ley no intenta simular un referéndum en forma de consulta. Los cuatro consejeros propuestos por PSC, ICV-EUiA y PP, en cambio, denunciaron que eso era exactamente lo que pretende el texto.

El ataque de sinceridad de Rahola, una de las asesoras más cercanas al presidente autonómico a través del CATN, confirmaría que los consejeros del CGE que advirtieron de esa argucia para saltarse la ley no iban mal encaminados.

"Derecho a decidir: una chorrada inventada para no decir autodeterminación"

Pero este no es el único caso en el que los propios promotores de una estrategia para saltarse la ley y avanzar hacia la independencia la dejan al descubierto públicamente en una tertulia.

Hace ahora un año exacto, el ex director de la Fundació Catdem (vinculada a CDC) y profesor de historia contemporánea de la UB Agustí Colomines reconoció que el denominado "derecho a decidir" es una invención del nacionalismo catalán para evitar apelar al "derecho a la autodeterminación" por no ser aplicable al caso de Cataluña. "Esto del derecho a decidir es una chorrada que nos inventamos para no decir lo que es: derecho a la autodeterminación, y punto pelota", reconoció durante una tertulia en La Rambla.

De hecho, Colomines ha sido colaborador de Jaume López, uno de los principales creadores y patrocinadores del término "derecho a decidir". López, profesor de Ciencia Política en la UPF, reconoció la invención del concepto ad hoc en un informe publicado en noviembre de 2011 por el ya desaparecido Centre Unesco de Catalunya (Unescocat). "No hay ninguna legalidad internacional que lo recoja explícitamente. Para que el derecho a decidir se convierta en un nuevo referente en el análisis y la legitimación de las reivindicaciones en defensa de la creación de nuevos Estados, hay que difundir el concepto y profundizar en sus implicaciones teóricas", admitía en ese informe destinado a partidos, medios y entidades nacionalistas. En ese caso, como en otros, la recomendación ha sido seguida al pie de la letra por todos los agentes del nacionalismo catalán, como si de un guión se tratase.

Comentar