"La concatenación de las consecuencias de la secesión llevarían Cataluña al colapso económico. La crisis económica se convertiría en una duradera gran depresión. La supuesta independencia colocaría a Cataluña al margen de las tendencias económicas decisivas, privándola de los dos bienes más preciados en el mundo contemporáneo: estabilidad y competividad"

Ferran Brunet, profesor de economía de la UAB y responsable de estudios económicos de Sociedad Civil Catalana, en un artículo publicado este lunes en El Periódico:

"[...] En su conjunto, pues, la concatenación de las consecuencias de la secesión llevarían Cataluña al colapso económico. La crisis económica se convertiría en una duradera gran depresión. Muchos de los supuestos retenidos en este análisis son los menos negativos que se deducen de otros estudios. Y con todo, el panorama es necesariamente muy grave. La supuesta independencia colocaría a Cataluña al margen de las tendencias económicas decisivas, privándola de los dos bienes más preciados en el mundo contemporáneo: estabilidad y competividad.

Aunque la secesión es improbable, el desafío separatista, convertido en movimiento populista, tiene y tendrá un coste grande. Es fruto de la fractura social y de la huida de las inversiones. Ha habido ya una fricción importante que puede ir para largo. Como consecuencia de todo ello, Cataluña sería menos libre y más pobre. Abreviar este trance y reducir el coste de la confrontación nos parece un objetivo sensato y que debe compartir la mayoría de los catalanes".

Comentar