Como la dirección

La militancia de ICV tampoco sabe si es independentista o no

Los militantes ecosocialistas avalan la propuesta de la dirección de pedir el 'sí' a la primera pregunta del referéndum secesionista y dar libertad de voto sobre la segunda, la que realmente se posiciona sobre la independencia.

3 min
El líder de ICV-EUiA y colíder de ICV, Joan Herrera, junto a la también colíder de ICV, Dolors Camats, en el Debate de Política General en el Parlamento autonómico
Redacción
Lunes, 13.10.2014 18:09

ICV aun no se moja sobre la independencia. Si hace exactamente 15 días, la dirección de la formación independentista optó por mantener la ambigüedad y proponer a sus militantes libertad de voto en un referéndum secesionista -como el anunciado para el 9N y suspendido por el Tribunal Constitucional-, hoy lunes la militancia ha avalado esa propuesta.

Los militantes y simpatizantes registrados del partido que colideran Joan Herrera y Dolors Camats han decidido en votación, por una clara mayoría, avalar la propuesta de libertad de voto sobre la independencia de la dirección.

En concreto, la cúpula ecosocialista apuesta como partido por el 'sí' a la primera de las preguntas planteadas para la consulta suspendida del 9N -"¿Quiere que Cataluña se convierta en un estado?"-, y da libertad de voto para la segunda y crucial pregunta -"¿quiere que este estado sea independiente?"

Camats, satisfecha

La votación, con una participación del 24%, ha arrojado un 81% de votos favorables a la propuesta de la cúpula del partido, por solo un 14% de votos en contra, un 3% de votos en blanco y un 2% de abstenciones.

Tras hacer público este resultado, Camats se ha mostrado satisfecha. Por una parte, porque la militancia ha podido expresarse sobre esta cuestión. Por otra, por que el resultado destaca el "compromiso" de ICV con la consulta independentista, manteniendo a la vez la "pluralidad" de la militancia.

La posición de ICV respecto a la consulta secesionista ha sido ambigua en muchos momentos. Formalmente, el partido la ha apoyado desde el primer momento, incluso con más vehemencia que otras de las formaciones que la defienden. En la práctica, a medida que se aproximaba el 9N, la formación ecosocialista ha ido mostrando cada vez más dudas sobre la conveniencia de celebrarla, aduciendo que no parece contar con las garantías democráticas necesarias.

ICV pone el freno con el 9N

Recientemente, desde ICV se han dado dos episodios de claro descontento con el referéndum del 9N. En primer lugar, el miembro de la Comisión de Control -el equivalente a la junta electoral- para el 9N designado a propuesta de ICV, Quim Brugué, dimitió solo dos días después de ser nombrado. Y hace solo dos días, la propia Camats contempló aplazar la consulta. "Si el 9N no se vota, ya se votará en otro momento", declaró.

Más ambigua aun se ha mostrado aun ICV con respecto a la posibilidad de la independencia, un asunto incómodo electoralmente para los ecosocialistas, desde el momento en que las encuestas coinciden en señalar que sus votantes se dividen casi a partes iguales entre partidarios y detractores de la secesión. Una dualidad que se puede apreciar también entre los propios dirigentes.

Está previsto que el socio de ICV en su coalición, EUiA, someta a votación entre su militancia, este viernes y sábado, una propuesta de libertad de voto sobre la independencia exactamente igual a la de ICV.

Comentar