El equipo A, de Artur

3 min
Domingo, 5.10.2014 15:10

En 2014 cuatro de los mejores hombres de la política catalana que formaban un comando fueron encarcelados por un delito que no habían cometido: el coronel Artur Hannibal el andorrano, el sargento Bosco Junqueras Baracus, el capitán H.M. Loco Homs Murdock y el teniente Templeton Herrera o Bicycle Peck. No tardaron en fugarse de la prisión en la que se encontraban recluidos. Hoy, todavía buscados por el Gobierno, sobreviven como soldados de fortuna. Si usted tiene algún problema y si se los encuentra, quizá pueda contratarlos... Ellos son: el Equipo A.

(Sintonía del tatatata tata ta con imágenes de containers incendiados, tiros al aire de trabucaires y Pilar Rahola abroncando unionistas).

Artur: Baracus, tenemos que coger un avión para ir a Luxemburgo a conseguir financiación para nuestra causa.

Junqueras: No, volar no, ya sabes que cualquier cosa menos volar, que desde que no hay una compañía aérea propiedad de la Cataluña catalana solo me desplazo en el Tramvia Blau y en Ruc-català taxi.

Artur: No te preocupes, lo entiendo, toma un chupito de ratafía de Montserrat para celebrar mi santo.

Junqueras: Si es de Montserrat... (lo bebe y se queda dormido).

Artur: Venga Murdock, mételo en el avión y vámonos. La ratafía de garrafón mata el sabor de cualquier somnífero.

Homs: Artur, estamos en el Parque de Atracciones del Tibidabo. No llegaremos muy lejos en ese avión.

Herrera: Yo tengo aquí tres bicicletas. Podemos dejar a Baracus en la sala de los espejos durmiendo la mona y nos vamos de excursión.

Artur: Me encanta la tradicional solidaridad entre las izquierdas catalanas. Veo que el espíritu de los 'Fets de Maig' sigue siendo vuestra guía.

Herrera: ¡A Nin ni me lo mientes! ¡Maldito revisionista! ¡POUM hatajo de unionistas!

Homs: ¿A este qué le pasa ahora?

Artur: No te preocupes, es el ataque de las 17:14. Se le pasa en media hora. Pero tenemos que espabilar, que el coronel Millo nos está pisando los talones. Le han visto en los alrededores de Vallvidrera.

Homs: Pues tenemos que salir pitando. Tengo un tesoro, una de las últimas prebendas que le pude sacar a Xavier Trias antes que el Ayuntamiento se declarara en bancarrota y vendieran el edificio de Plaça de Sant Jaume para instalar el New Riviera Club.

Herrera: ¿Qué es?

Homs: Miradla y admiradme (saca una T-10 nuevecita).

Artur: ¡Osti, una T-10! Tras nuestro paso por el Gobierno municipal estas tarjetas sustituyeron al patrón oro como nueva referencia económica mundial. Venga, vamos a usarla para huir de aquí.

Homs: ¡Venga, todos al bus del barri, que paga Trias, vamos que pagan todos los barceloneses! Templeton, coge a Baracus del hombro, que eso de tocar a descamisados rojeras, como que no es lo mío.

Herrera: (Por lo bajini) ya llegará mi hora...

(Salen del parque y se dirigen a la parada del bus del barri. De repente les rodea medio centenar de guardias civiles disfrazados de turistas japoneses. Uno de ellos, vestido como Doraemon, se quita la careta).

Artur: ¡El coronel Millo!

Herrera: ¡Yo no los conozco! De hecho no sé qué hago aquí ni sé quién es este tipo gigantesco al que estoy arrastrando.

Homs: Templeton, en cinco minutos te veo confesando tu participación en la conspiración contra Kennedy. Millo, nos ha pillado. ¿Cómo lo ha hecho?

Millo: Con la ayuda del único listo del grupo.

(Junqueras se despierta)

Artur: ¡Baracus, un patriota como tú! ¿Cómo es posible?

Junqueras: Ya lo dijo el General Rajoy. "Baracus Junqueras nunca me ha engañado". Alguien ha de construir la Cataluña del futuro...

Artur: ¡No contamos con tu astucia!

Artículos anteriores
¿Quién es... Sergio Fidalgo?
Sergio Fidalgo
Tras licenciarse en Periodismo e Historia, comenzó su carrera como redactor erótico ('La guía del sexo'). De ahí pasó a la prensa deportiva (BiB, As, 23 perico y La Grada) y a la política (E-notícies). Ha publicado media docena de libros sobre el RCD Espanyol, uno de poemas de gasolinera ('Antología patética') y tres sobre bares de Barcelona ('Las bravas del Tomás' y 'Barcelona on the rocks' -1 y 2-).