"Ayer fue Escocia, hoy es España"

El PP advierte a los eurodiputados del riesgo de contagio del secesionismo

"Este órdago secesionista va en contra del curso de la historia", explica el PP por carta a los europarlamentarios, recordando que "el proyecto común europeo nació para diluir fronteras, no para levantar unas nuevas".

3 min
Hemiciclo del Parlamento Europeo en Estrasburgo
Redacción
Miércoles, 1.10.2014 20:53

El PP no olvida el frente europeo en su lucha contra el desafío independentista. Así como desde el secesionismo se ha recurrido a menudo en los últimos meses a intentar influir en la opinión de los eurodiputados sobre la cuestión -especialmente, por parte del representante de CDC en la Eurocámara, Ramon Tremosa-, ahora es el PP quien se ha dirigido por carta a los europarlamentarios. Advirtiéndoles del riesgo de un efecto dominó en Europa si no se frena al separatismo catalán.

El encargado de hacer llegar la opinión a los europarlamentarios ha sido el eurodiputado del PP y vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Esteban González Pons, en una misiva en la que empieza explicando los motivos de que no se celebre el referéndum secesionista anunciado para el 9N.

"La consulta no se puede celebrar hasta que el Tribunal Constitucional, intérprete supremo de nuestra Constitución y garante de su cumplimiento, emita su sentencia", razona el dirigente popular, que añade que no es cierto "que España niegue a Cataluña lo que el Reino Unido concedió a Escocia", aludiendo al hecho de que en Escocia sí se ha celebrado un referéndum independentista, pactado con el Gobierno británico.

"La situación de Escocia y Cataluña no es similar ni resulta equiparable, en tanto en cuanto Escocia fue un reino independiente cuyo Parlamento decidió en 1707 unirse al resto del Reino Unido, mientras que Cataluña formaba parte de la antigua Corona de Aragón y ha sido parte integral de España desde sus orígenes", argumenta González Pons.

La soberanía, del conjunto del pueblo

El eurodiputado del PP también detalla los motivos por los que considera "inconstitucional" la consulta independentista. "La propia Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española. Por lo que una consulta que pretenda disolver esta unidad es abiertamente contraria a la misma", explica.

Añade, además, que la consulta "es también inconstitucional porque nuestra Carta Magna determina que la soberanía nacional reside en el pueblo español. Por lo tanto, las decisiones que afectan al conjunto de los españoles han de tomarse por todos los españoles, y no por una parte".

Tras exponer estos motivos, la carta concluye alertando a los eurodiputados de las consecuencias que puede tener el desafío independentista fuera de las fronteras españolas. "Este órdago secesionista va en contra del curso de la historia", explica, recordando que "el proyecto común europeo nació para diluir fronteras, no para levantar unas nuevas".

"Tenemos el deber de preservar ese legado, protegerlo y hacerlo prevalecer. Ayer fue Escocia y hoy es España, pero mañana puede ocurrir en cualquier otra parte de nuestro continente", cierra González Pons en su carta.

Comentar