González y Guerra advierten de la deriva totalitaria del nacionalismo catalán

El ex presidente del Gobierno con el PSOE alerta de que igual que "durante la época de Franco se hablaba de los buenos y malos españoles", ahora el nacionalismo también habla de "los buenos y malos catalanes". El ex vicepresidente destaca que "la política del contentamiento no funciona con los nacionalismos", que se basan en "la manipulación y el engaño".

3 min
Felipe González, Pedro Sánchez y Alfonso Guerra
Redacción
Viernes, 17.10.2014 15:25

El ex presidente del Gobierno y ex líder del PSOE Felipe González y el diputado socialista y ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra han cargado este jueves duramente contra el nacionalismo catalán, tildándolo de "destructivo" y comparándolo con totalitarismos del pasado reciente.

Así lo han denunciado durante sus intervenciones en un acto organizado por el PSOE para conmemorar el 40 aniversario del Congreso de Suresnes -que encumbró a González como secretario general del partido-, y en el que también ha participado el actual líder de la formación, Pedro Sánchez.

"La política del contentamiento no funciona con los nacionalismos"

Guerra ha expresado sus dudas sobre la posibilidad de reformar la Constitución, debido a las posiciones contrapuestas que tienen las diferentes fuerzas políticas actualmente, y ha advertido de que "la política del contentamiento no funciona con los nacionalismos", porque "la base del proyecto nacionalista es el descontento y el victimismo, y su técnica, la manipulación y el engaño; conocemos bien las experiencias de los años 30 de embelesar a millones de personas tras un político que es un monumento a la vanidad y la arrogancia con final trágico".

También ha criticado, sin citarle, al presidente de la Generalidad, Artur Mas, por su deriva rupturista: "Algunos políticos, borrachos de vanidad, empujan a su Comunidad a una secesión suicida bajo las presiones del nacionalismo".

"Es heroico gritar 'Visca Catalunya', pero denigrante gritar 'Viva España'"

Guerra ha subrayado que "socialismo y nacionalismo son incompatibles", por lo que, cuando un socialista se declara nacionalista, "es seguro que no es socialista". Y ha indicado que la izquierda no ha actuado con suficiente "lucidez" en esta cuestión, ya que la "patrimonialización del concepto de España por la dictadura" ha creado en la izquierda una reticencia particular a hablar de España que ha facilitado la política nacionalista.

El ex vicepresidente del Gobierno ha puesto como ejemplo de esta realidad el hecho que en la izquierda esté "considerado heroico gritar 'Visca Catalunya' o 'Gora Euskadi', pero denigrante gritar 'Viva España'".

"Con Franco había buenos y malos españoles, ahora buenos y malos catalanes"

González, por su parte, ha alertado de que "de nuevo cabalga el mismo nacionalismo que fue tan destructivo en Europa": igual que "durante la época de Franco se hablaba de los buenos y malos españoles", ahora el nacionalismo también habla de "los buenos y malos catalanes".

El ex líder del PSOE ha advertido del peligro de deriva totalitaria que, a su juicio, se cierne sobre Cataluña: "Lo hemos vivido en España y me temo que lo vamos a vivir, eso de: el que no piensa como yo". González ha subrayado que en España existe una "grave crisis territorial" que hay que "enfrentar seriamente", y, en ese sentido, ha considerado que el PSOE necesita un "proyecto de país".

Comentar