La Generalidad anuncia un preacuerdo de "unidad técnica" con la CUP de cara al 9N alternativo para presionar a ERC

El presidente autonómico asume buena parte de las exigencias planteadas por la CUP para apoyar la consulta secesionista alternativa. Entre otras cosas, creará un órgano de partidos para hacer un seguimiento del 9N y se encargará de hacer un llamamiento a la participación de observadores internacionales.

3 min
El consejero de la Presidencia y portavoz de la Generalidad, Francesc Homs
Redacción
Lunes, 20.10.2014 11:17

El consejero de la Presidencia y potavoz de la Generalidad, Francesc Homs, ha anunicado este lunes un "principio de acuerdo" con la CUP para "recomponer" la "unidad técnica" de cara a la consulta alternativa del 9N.

La Generalidad responde de esta forma a la lista de once puntos que la formación liderada por David Fernández puso el martes pasado como condiciones indispensables para apoyar el 9N alternativo. Y lo hace asumiendo buena parte de requisitos planteados por la CUP. Unos requisitos con los que, además, confía en recuperar la unidad con el resto de partidos soberanistas e independentistas.

Órgano de partidos para el seguimiento del 9N, y observadores internacionales

En concreto, el Gobierno autonómico ha preacordado con la CUP diez puntos que incluyen crear un órgano técnico compuesto por miembros de los diferentes partidos que pueda comprobar a diario e in situ toda la operativa necesaria para hacer posible la consulta del 9 de noviembre; activar una comisión que controle el despliegue de la consulta, las campaña institucionales y activar las correspondientes comisiones territoriales; asegurar la pluralidad y representatividad de estas comisiones, tanto a nivel nacional [por Cataluña] como territorial; compartir todas las campañas institucionales que se hacen y se tengan que hacer los próximos días; explicar con todo el detalle necesario y de forma omnicomprensiva todo el operativo; diseñar y ejecutar un cronograma sobre todas las fases de despliegue de la consulta; organizar y vehicular el llamamiento a la participación de observadores internacionales y garantizar un programa de acogida para antes, durante y después del 9 de noviembre; garantizar y promover una campaña deliberativa y de debate por todas partes, también contando con la colaboración del mundo local; asumir -por parte del Gobierno autonómico- formalmente y por escrito el compromiso con la ciudadanía que ha expresado la voluntad de poder hacer posible el 9N; y anunciar que el Gobierno [autonómico] se hace responsable de cualquier incidencia que le pueda ser imputable, y que ante cualquier alteración sustancial del proceso de consulta antes del 9 de noviembre, no solo asumiría la responsabilidad única, sino que se compromete a debatir todas las opciones y alternativas.

"Mínimo común denominador" con los partidos pro 9N

Cabe destacar que en esta lista quedan fuera dos de los puntos exigidos por la CUP, como son el de nombrar a un consejero de la Consulta y el de "no acatar ninguna otra suspensión del Estado al plan que puede hacer posible votar el próximo 9N, en una lógica de obediencia al mandato popular".

Homs ha explicado que este preacuerdo pretende "intentar recomponer al máximo la unidad posible", y que es el resultado de los "contactos" mantenidos en los últimos días, aunque no ha querido concretar si esos contactos también se han tenido con ERC. En todo caso, ha calificado estos puntos como un "mínimo común denominador" que se ofrece al resto de partidos pro 9N.

Comentar