Lara advierte del riesgo de "fractura social" y de fuga de empresas de Cataluña a causa de la tensión independentista

El presidente del Grupo Planeta asegura que las empresas "tomarán medidas" si los políticos mantienen la "falta de diálogo". Y reitera que la mayor parte de sus empresas abandonarían Cataluña en caso de secesión. Cree que ya hay "alguna fractura social".

3 min
El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara
Redacción
Miércoles, 15.10.2014 04:26

El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, ha vuelto a advertir del riesgo de que la tensión independentista genere una "fractura social" en Cataluña que sea irreparable, y ha asegurado que las empresas también "tomarán medidas" si esta situación se intensifica, por lo que ha hecho un llamamiento al "diálogo".

Durante una rueda de prensa previa a la ceremonia de entrega del Premio Planeta 2014, Lara ha señalado que, aunque son los políticos los que "tienen que tomar sus decisiones", también "han de ser muy conscientes de que las empresas, todas, su responsabilidad es ante sus accionistas lo primero, y que actuarán conforme a ellos actúen". "Si la actuación de los políticos crea problemas para todas las empresas, al mejor saber y entender de los accionistas, estas empresas tendrán que tomar medidas", ha añadido.

"Medidas de realidad empresarial, no de cabreo político y personal"

En ese sentido, ha reiterado que el Grupo Planeta abandonaría mayoritariamente Cataluña en caso de secesión: "Yo no conozco a ningún editor del mundo que tenga la sede en el país extranjero del idioma de origen. No lo conozco".

"Igual significa que Grup 62 [que edita en catalán], que tenemos mayoría absoluta, se quede aquí, lógicamente, y que las editoriales con idioma castellano se vayan a Castilla. Eso no lo sé. Hoy, lo que sí sé es que tomaremos medidas evidentemente. Pero no medidas de cabreo político y personal, que en esto cada uno tiene derecho a pensar lo que quiera, sino medidas de realidad empresarial".

"Creo que ya hay alguna fractura social"

Lara también ha recriminado a los "líderes" políticos su "falta de diálogo". "Mi queja es que no he visto este diálogo en siete años. Por una parte, el diálogo se quiere hacer a través de los medios, se quiere hacer público y notorio. Con lo cual, la otra parte tiene que contestar. Por otro lado, la otra parte tampoco está por el diálogo. Será 70-30 o 30-70 la culpa. Yo acuso, me siento crítico con la actuación de ambas partes", ha indicado.

Y ha lanzado una advertencia final: "Creo que alguna [fractura social] hay ya, pero es en absoluto grave, no ha habido ninguna fractura violenta en la sociedad. Y todo depende de lo que se vaya alargando y enconando los procesos. Yo tengo la confianza de que entremos en una fase de bajar un poco el suflé todos, y de diálogo todos, en busca de evitar precisamente lo más grave de todo, lo único que nadie podrá después arreglar si se produce, que sería la fractura social".

Comentar