descartan el referéndum

Los inversores extranjeros temen la inestabilidad política en Cataluña

Los inversores confían en que no se llegará a producir ninguna ruptura y que habrá, tarde o temprano, algún tipo de negociación.

4 min
Redacción
Lunes, 6.10.2014 10:28

Debido a la situación de tensión política que se vive en Cataluña, muchos de los directivos de los principales fondos de inversiones internacionales han empezado a tomar medidas para protegerse ante una eventual deriva soberanista que pudiera poner en riesgo su capital invertido en territorio catalán.

Como informa El País, uno de estos importantes directivos estadounidense realizó una rueda de llamadas a sus contactos españoles para saber el riesgo real de que se celebrara el referéndum de independencia y conocer los posibles desenlaces de este pulso político entre la administración catalana y el Gobierno.

A medida que se acercaba la fecha del 9 de noviembre y la tensión aumentaba, este tipo de llamadas se han multiplicado.

Cláusulas para protegerse en caso de independencia

En el caso de los grandes fondos inmobiliarios internacionales han incluido una cláusula contractual donde protegen sus inversiones en caso de una hipotética independencia de Cataluña. Una cláusula que sólo se aplica en los contratos firmados en Cataluña.

Como asegura en El País un gestor de uno de estos grandes fondos: “Es el mismo concepto que se utilizó en Grecia, cuando existía el riesgo de que el país saliera del euro”.

Estos fondos inmobiliarios están realizando operaciones de gran envergadura que llegan a cifras de miles de millones de euros. Es un negocio muy importante en España dado que la banca española acumula una enorme cartera de inmuebles de los que necesita deshacerse.

Algunas de estas operaciones más destacadas ha sido la venta del Hotel W en Barcelona.

Riesgo de salida del euro

Estos inversores extranjeros no quieren correr el riesgo de encontrase atrapados con activos que perderían considerablemente su valor en el caso de que Cataluña se independizara y saliera de la unión monetaria o de la misma Unión Europea.

El referéndum de independencia en Escocia del pasado 18 de septiembre puso en alerta a los grandes fondos internacionales a la hora de proteger sus inversiones en otras zonas de Europa donde se viven procesos parecidos: “El referéndum escocés abrió la puerta a la celebración de distintas consultas de secesión en Europa. Hace unos meses ese era un riesgo menor para los inversores y ahora ya ha dejado de ser un riesgo cero”.

El gestor del fondo estadounidense insistió en que los mercados acabarían reaccionando del mismo modo que lo hicieron en el caso escocés: “Los mercados tienen una capacidad de atención muy corta y pasan de la nada al todo. Pasó con Escocia y pasa con Cataluña. Los mercados aún no han reaccionado pero sin duda lo harán”.

No temen que haya referéndum

La mayoría de los inversores pone en duda de que haya finalmente en Cataluña un referéndum secesionista en la fecha anunciada para el 9 de noviembre.

Los inversores confían en que no se llegará a producir ninguna ruptura y que habrá, tarde o temprano, algún tipo de negociación.

No obstante, advierten de que la inestabilidad política resulta un riesgo para evaluar la llegada de nuevas inversiones: “La inestabilidad política ha pasado a ser un factor determinante en el análisis de Cataluña y de España”.

Por su parte, el presidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana, Andrés Gómez, se suma a la preocupación de los empresarios y afirma que estos han frenado sus inversiones: “Los empresarios están muy preocupados, tienen mucho capital invertido aquí y se juegan mucho. De momento, han optado por postergar las inversiones”.

Los riesgos de la inversión en Cataluña son también analizados cada miércoles en la reunión que empresarios japoneses celebran en Madrid y Barcelona: “Hay miedo, la mayoría de las empresas tienen negocios con la administración y no quieren poner en riesgo sus contratos”, sentencia Gómez.

Comentar