Mas prepara elecciones anticipadas con un nuevo partido, según Zarzalejos

El presidente de la Generalidad anunciará antes del 9N su intención de celebrar unas autonómicas en clave plebiscitaria, aunque no concretará la fecha elegida -probablemente el 25 de enero- hasta después del simulacro de consulta. De esta forma, pretende recabar el apoyo de la ANC y de Òmnium Cultural a la pseudoconsulta y formar una candidatura única que enterrase a CDC para poder salvarse él.

2 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas
Redacción
Martes, 21.10.2014 12:45

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, anunciará antes del próximo 9 de noviembre -día del simulacro de consulta secesionista- su intención de convocar unas elecciones autonómicas anticipadas. Y una vez celebrada la consulta alternativa, concretará la fecha.

Así lo asegura José Antonio Zarzalejos este martes en El Confidencial, quien afirma que la fecha que se baraja para fijar las elecciones en clave plebiscitaria sería el 25 de enero del próximo año.

Una fecha que ya habría sido comunicada a la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, y a la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, con el fin de que apoyen al presidente autonómico para conseguir una unidad política que ahora parece más lejos que nunca.

Nuevo partido y entierro definitivo de CDC

Mas tendría el propósito de encabezar una “lista de país” creando así una nueva coalición política posicionada claramente a favor de la independencia de Cataluña.

Este nuevo partido, al que se conoce como “partido del presidente”, nacería con la voluntad de dejar atrás el caso Pujol y todos los casos de corrupción que han dañado la imagen de CDC. Además, espera contar con el apoyo de personalidades de la sociedad civil catalana (empresarios, deportistas, gente del mundo de la cultura, etc.) que estuvieran “generacionalmente alejados” de la época de Pujol.

No hay otra salida para Mas

A Mas no le quedaría otra salida que la de anticipar las elecciones si no quiere quedarse solo. Su simulacro de consulta ya ha sido rechazado por las fuerzas soberanistas y, ahora, estas, le exigen que convoque elecciones.

El líder del Ejecutivo autonómico también es consciente de que la convocatoria de elecciones es la condición sine qua non para poder contar con el apoyo de los principales motores del independentismo callejero -la ANC y Òmnium- de cara a movilizar a la ciudadanía para que participen en la consulta alternativa. Mas se lo juega todo el 9N, pues si fuera un fracaso tendría que dimitir sin poder aspirar a ganar las próximas elecciones autonómicas.

Comentar