Niegan los hechos

Multan con 900 euros a dos independentistas por quemar una foto del Rey en la Diada de 2013

Algunos diputados como Joan Tardá de Esquerra Republicana de Catalunya han hecho acto de presencia en la Audiencia para mostrar su apoyo a los detenidos. Finalmente se les ha impuesto la pena mínima “atendiendo a sus circunstancias socioeconómicas”. Los jóvenes niegan haber quemado ellos las fotos.

2 min
El diputado de la CUP, David Fernández, en un acto de apoyo a los jóvenes condenados por quemar la foto del rey Juan Carlos I
Redacción
Viernes, 3.10.2014 11:49

La Audiencia Nacional ha impuesto una multa de 900 euros para cada uno de los dos jóvenes que quemaron una foto del rey Juan Carlos I durante la Diada de 2013 en el municipio de Mataró (El Maresme).

El Tribunal ha declarado probado que Guifré Peguera Comas y Jordi Nogué Hernández participaron en la quema de la foto del ex jefe del Estado y tendrán que cumplir con la pena mínima “atendiendo a sus circunstancias socioeconómicas”.

La Audiencia ha rechazado la propuesta del abogado defensor de que estos actos pudieran ser protegidos por el derecho a la libertad de expresión.

El abogado ha anunciado que recurrirá la condena ante el Tribunal Supremo en el caso de que no suponga un gasto superior al pago de las multas impuestas.

Condenados por delito de injurias contra la corona

Los jóvenes han sido recibidos entre aplausos por una multitud agrupada frente a las puertas de la Audiencia que llevaban una camiseta con el mensaje “Yo también quemo la monarquía española” en solidaridad con los jóvenes detenidos.

Algunos diputados como Joan Tardá de Esquerra Republicana de Catalunya también han hecho acto de presencia en la Audiencia para mostrar su apoyo a los detenidos.

La condena finalmente ha sido por delito de injurias contra la corona. Ambos acusados han reconocido estar en el lugar de los hechos y haber participado en los preparativos, pero han negado haber sido ellos los que prendieron fuego a la fotografía de Juan Carlos I.

"Si hubiera sido yo, lo diría, pero no fui yo, me aparté para no quemarme", ha reafirmado uno de ellos.

La defensa de los imputados ha intentado que el caso se derivara al juzgado de instrucción de Mataró como una falta de orden público en vez de un delito de injurias contra la corona, pero se ha encontrado con el rechazo frontal de la Fiscalía.

Comentar