Si ERC abandona a CiU

Duran e Iceta exploran una nueva alianza en el Gobierno autonómico

Los socialistas se han ofrecido repetidamente a CiU para un pacto de estabilidad que permita acabar la legislatura, a cambio de renunciar a la agenda secesionista y poner en primer término la recuperación económica y el mantenimiento del estado del bienestar.

3 min
Miquel Iceta y Josep Antoni Duran i Lleida
Redacción
Miércoles, 15.10.2014 16:36

Los líderes de UDC y del PSC, Josep Antoni Duran Lleida y Miquel Iceta, han mantenido diversos contactos en las últimas semanas, según han reconocido ambos este miércoles, en los cuales, entre otros temas, se ha explorado la posibilidad de que los socialistas catalanes lleguen a algún tipo de pacto con CiU para dar estabilidad al ejecutivo autonómico. Especialmente ante la posibilidad de que ERC -como apuntó horas antes su presidente, Oriol Junqueras- rompa el pacto de estabilidad firmado con la federación nacionalista al inicio de la legislatura, como reacción a la renuncia del presidente de la Generalidad, Artur Mas, a forzar la celebración del referéndum independentista del 9N -suspendido por el Tribunal Constitucional- que ha sustituido por un simulacro de consulta.

Los contactos los han confirmado -en lo que puede apuntar a una estrategia comunicativa común- ambos dirigentes en conversaciones informales con la prensa. En Barcelona, Iceta ha explicado a los periodistas, en los pasillos del Parlamento autonómico, que se ha encontrado con Duran varias veces en las últimas semanas, y que una de las opciones tratadas era la firma de un posible nuevo pacto de estabilidad entre CiU y el PSC, si ERC deja de dar apoyo externo al Gobierno autonómico, para poder agotar la legislatura y evitar nuevas elecciones autonómicas anticipadas.

Iceta, que ha pedido públicamente este mismo pacto de forma reiterada últimamente -ayer mismo, sin ir más lejos-, ha matizado que esta posibilidad está aun "muy verde". Señalando, además, que la llave no la tiene Duran -socio minoritario de la federación de CiU-, sino "el presidente [autonómico] catalán, Artur Mas".

Iceta también ha puntualizado que los socialistas solo darían apoyo a CiU a cambio de dar prioridad a su propia agenda, que pasa por poner en primera linea la reactivación económica, la defensa del estado del bienestar y la regeneración política, y renunciar al desafío del referéndum independentista, sustituyéndolo por la consulta "legal y acordada" que defienden los socialistas catalanes.

Hace justo un mes, en el Parlamento autonómico, Iceta ya se ofreció a CiU, con las mismas condiciones. Entonces, el líder socialista puso como precio de su apoyo un cambio de rumbo total de la política de Mas, que debería "garantizar" los servicios públicos y renunciar al proyecto secesionista, sustituyéndolo por un "nuevo acuerdo político con el resto de España".

"Para la estabilidad política, el crecimiento económico, la cohesión social y el fortalecimiento nacional se puede contar con nosotros. Para aventuras, rupturas o el desmantelamiento del Estado social, no", dijo entonces Iceta, que también habló de impulsar, ya en esta legislatura, una consulta "legal y acordada" con el Gobierno "sobre el futuro de Cataluña".

Casi a la vez que hablaba Iceta Duran hacía lo propio en Madrid. En conversación con la prensa en los pasillos del Congreso de los Diputados, Duran apostaba por agotar la legislatura, buscando los aliados que fueran precisos, y destacando el posible papel del PSC.

Así, Duran ha deseado que ERC mantenga su apoyo externo al Gobierno autonómico, pero aun ha visto "mejor" que el PSC se incorporara al pacto de estabilidad. "Y si no es ERC, pues habrá que buscar otro", ha añadido, relativizando la importancia del apoyo de la formación que preside Oriol Junqueras, y aludiendo tácitamente a los propios socialistas.

Comentar