Y una en Liechtenstein

La justicia española mantiene cuatro causas abiertas contra el clan Pujol

El patriarca Jordi Pujol está siendo investigado por su fortuna en el extranjero, y sus hijos Jordi, Oriol y Oleguer ya han sido imputados por diversos delitos. Se sospecha de fraude fiscal, cohecho, comisiones a cambio de adjudicaciones de la Generalidad y blanqueo de dinero.

4 min
Jordi Pujol Ferrusola (a la derecha) junto a sus padres y uno de sus socios, en un hotel de Acapulco (México)
Redacción
Jueves, 23.10.2014 16:47

La detención e imputación, este jueves, del hijo menor del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol no es más que el último episodio de sospechas, escándalos, informaciones de prensa y actuaciones policiales y judiciales que implican a casi la totalidad del clan Pujol en diversos presuntos delitos económicos. De hecho, la justicia española investiga en cuatro causas diferentes a miembros de la familia, tres de los cuales -Jordi Jr, Oriol y Oleguer Pujol- ya están imputados.

Oriol y las ITV

El primer hijo de Pujol en ser imputado, en marzo de 2013, fue el que parecía designado para ser el sucesor de su padre en el partido, el ex secretario general de CDC, Oriol Pujol, por el caso de las ITV.

En esta causa, retornada a los juzgados de instrucción de Barcelona desde el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña cuando Pujol renunció a su acta de diputado autonómico, se investigan posibles maniobras políticas del hijo del ex dirigente de CDC para que empresarios de la presunta trama corrupta se favorecieran de concesiones de estaciones de la Inspección Técnica de Vehículos.

Pujol está acusado de los delitos de tráfico de influencias y cohecho. Su esposa, Anna Vidal, y diversos empresarios -uno de ellos, Sergi Alsina, amigo íntimo de la pareja- también están imputados.

Oriol Pujol renunció "temporalmente" a sus funciones como número dos de CDC y portavoz de CiU en el Parlamento autonómico en el momento de ser imputado. Renunció completamente a ellas y abandonó su escaño cuando se abrió la vista oral contra él.

Jordi Pujol Jr. y las posibles comisiones

El segundo hermano en pasar por la imputación fue el mayor, Jordi Pujol Ferrusola, también junto a su (ex) esposa. Jordi Jr. Fue imputado por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, por un delito de blanqueo de capitales y otro contra la Hacienda pública.

La investigación sospecha que sus sociedades recibieron pagos de empresas contratistas de la Generalidad por servicios nunca realizados, en lo que apuntaría a posibles comisiones para el clan Pujol a cambio de concesiones de la administración pública catalana.

Hace solo un día, el Juez Ruz imputó a 11 personas más en la misma causa, incluyendo a destacados empresarios catalanes del entorno de CDC. Entre ellos, Carles Sumarroca, cofundador del partido y considerado por muchos como integrante de la denominada 'CDC de los negocios'.

Oleguer y sus inversiones multimillonarias

El tercer y hasta ahora último imputado de la familia ha sido, este mismo jueves, el hermano menor, Oleguer, por posible blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública, y también por la Audiencia Nacional, en este caso por el juez Santiago Pedraz. La denuncia fue presentada por Podemos y Guanyem Barcelona.

La investigación se centra en sospechosas operaciones inmobiliarias por valor de casi 3.000 millones de euros desde paraísos fiscales de Jersey, Guernsey, Antillas Holandesas y Luxemburgo a través de una empresa presuntamente controlada por el imputado, que contaba con un solo trabajador en nómina.

También se investiga el hecho de que, aparentemente, las empresas de Oleguer Pujol no contaban con financiación suficiente para algunos importantes movimientos de dinero e inversiones.

Pujol padre y su fortuna sin declarar

Finalmente, el patriarca Pujol está investigado en los juzgados de instrucción de Barcelona, que investigan la fortuna que él mismo confesó este verano -después de que aparecieran diversas informaciones en la prensa en este sentido- que había mantenido en el extranjero y sin declarar a Hacienda durante 34 años.

La causa se abrió por una denuncia del sindicato ultraderechista Manos Limpias, que acusa a Pujol de los delitos de cohecho, tráfico de influencias, blanqueo, prevariación, malversación y delitos contra Hacienda, entre otros.

En su momento, Pujol argumentó que esta fortuna en el extranjero proviene de la herencia de su padre, Florenci Pujol, muerto en 1980, justo cuando el expresidente de la Generalidad accedió al cargo. La propia hermana de Pujol, según diversas informaciones, desconocía esta presunta herencia, que según el expresidente autonómico habría ido a parar a su esposa, Marta Ferrusola -también denunciada- y a los siete hijos de la pareja.

Además de estas diligencias abiertas en España, y según afirma la Dirección General de la Policía, en un escrito dirigido a la juez, un juzgado de Liechtenstein tendría un "procedimiento penal abierto" contra Jordi Pujol.