¿Negociar con desleales?

2 min
Lunes, 10.11.2014 03:40

La movilización soberanista de este domingo, culminación de dos años de acción política de un gobierno y otras instituciones catalanas malgastando de forma partidista fondos públicos y olvidando cualquier acción de gobierno, ha servido para saber que  los los soberanistas tienen , más o menos, los mismos votos que en 2012. ¡Bravo! ¿Y ahora qué?

¿Puede negociarse con quien te amenaza con utilizar lo que se acuerde para seguir con sus objetivos rupturistas con más fuerza,como hacen los independentistas?

Ahora parece que Mas quiere negociar los 23 puntos presentados por Mas a Rajoy en julio pasado. La cuestión que se plantea es: ¿Puede negociarse con desleales? ¿Puede negociarse con quien te amenaza con utilizar lo que se acuerde para seguir con sus objetivos rupturistas con más fuerza? Parece difícil. Es el problema de tener gobernantes sin credibilidad, incapaces de cumplir los pactos y las leyes. ¿Quién puede fiarse de quien se vanagloria de ser "astuto" e ir contra sus propios juramentos? Sin fiabilidad, sin credibilidad, no puede dirigirse nada serio. No puede construirse un futuro mejor. Solo cabe administrar el odio y la confrontación.

Este es el drama de los catalanes. Sean independentistas o no. Si los catalanes no nos libramos de líderes que alardean de ser tramposos, ¿qué futuro nos espera?

El problema es que, en Cataluña, la mayoria no independentista -que este domingo se ha demostrado amplia, si sumamos los que no han votado y los que han votado 'no'- es incapaz de generar un movimiento político ganador. Y si ello no se produce, y de momento parece difícil, a Cataluña le espera una decadencia lenta pero imparable. Este es nuestro drama.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Títol de la imatge

Presidente del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.

Comentar