Revista de prensa

Cierra el Tirsa y Trias bloquea la Diagonal

La coctelería de L'Hospitalet dejará de atender al público el 31de diciembre. Las obras en la Diagonal son un subterfugio para impedir las penetraciones blindadas por la avenida del pequeño Nicolás, del CNI.

5 min
Pablo Planas
Sábado, 22.11.2014 12:22

Malas noticias para los amantes de los melocotonazos, también dichos melómanos. Tirsa es un nombre hebreo que significa "ella es mi solaz". Y el Tirsa es la coctelería que cerrará sus puertas el próximo 31 de diciembre. Al parecer, la revisión del contrato de arrendamiento aconseja el persianazo del insuperable establecimiento del señor Manel Tirvió.

Hay dos formas de llegar hasta allí, sobrio o ebrio. Todos los taxistas de confianza de Barcelona saben perfectamente dónde está y aunque L'Hospitalet del Llobregat parezca más lejano y exótico que las Quimbambas (población de la provincia de Provincia de Las Tunas, en Cuba) también se puede ir en metro, que es una manera de viajar incómoda y sucia pero relativamente barata e insuperable en términos de velocidad. Hay que bajarse en la estación de Santa Eulalia de la línea roja. No tiene pérdida.

La paciencia del señor Tirvió y la de sus empleados es infinita. Al doctor Trilladas y a Miquelarena les encanta el Tirsa. Sobre todo tocar las pelotas con el punto de la clara de huevo del pisco sour y no tomar el taxi que piden para devolverse a sus guaridas.

Ni las estrictas normas en contra del tabaquismo dañaron la afluencia de una parroquia, más dudosa que distinguida, que se apelotonaba los viernes en la barra como los japoneses en un karaoke, sin la más mínima contención. El emplazamiento es excepcional porque se encuentra en el cruce exacto de dos coordenadas. Está lo suficientemente lejos para el turismo mirado desde el Ensanche, pero a una distancia no disuasoria desde la perspectiva del dipsómano aficionado. Eso y que durante un tiempo quedaba "cool " hablar de L'Hospitalet y glosar la melopea del medio gintonic. Pijerías de Barcelona.

La realidad es que en esa coctelería el personal luce pajarita, el dueño es un diplomático caballero, el servicio, exquisito y los servicios están limpios. Si a eso se añade que pueden preparar cualquier estupidez que se le ocurra a un mamarracho con el libro de Kingsley Amis bajo el brazo, desde un bloody mary a deshoras a cualquier cosa que lleve Malibú, Pippermint y zumo de piña, el éxito propagandístico está garantizado, lo que es inversamente proporcional a la prosperidad comercial. La combinación con las herramientas e instrumentos adecuados con la mestría y hábitos implantados por el propietario hacían el resto.

En nada será pasado, mito y nostalgia, como el boxeo en el Barçalles, las aglomeraciones en el Bailén 28 y los toros en la Monumental. Se acaba un mundo que era peor que el de nuestros padres pero bastante bueno visto lo que viene, de lo que el Zurich fue pionero.

El crack de 2008 ha repercutido en el aumento del consumo de toda clase de espirituosos, digestivos, destilados y derivados. Existe una "cultura" del alcohol que es pura basura. Se han perdido las formas. Hay "compañeros" de puntos etílicos que el día menos pensado te dejan solo a mitad del segundo whisky. No diremos nombres.

Trias, el alcalde. El doctor Trias. Barcelona se merecería tener como primera regidora a la munícipe de L'Hospitalet, Núria Marín, pero nos ha tocado la pajita corta. La mansedumbre de los barceloneses es de tal calado que ni Miquelarena ni Trilladas tienen nada que objetar a las obras de la Diagonal. El espectáculo es dantesco. Trincheras, blocaos y parapetos jalonan el tramo central de la avenida, entre el desaparecido Sándor, atravesando el José Luis y hasta el restaurante La Puñalada de las leyendas. Y amenazan con llegar hasta el viejo Bauma, donde sirven ginebra Seagram's con tónica sin romper las burbujas.

La excusa de Trias es la ampliación de las aceras y la habilitación de un nuevo carril bici. Si a lo primero no habría nada que objetar, lo segundo es de reunión de fiscales, juzgado de guardia y moción de censura ante la escandalosa dimensión del desastre que se perpetra a plena luz del día. Pero lo peor es la verdadera causa e intención del bombardeo simulado de la Diagonal. Varios agentes del Cesicat apostados en las inmediaciones de la agencia de detectives Método 3, otro singular establecimiento desaparecido, detectaron la presencia de Francisco Nicolás Gómez Iglesias y Javier de la Rosa y captaron una conversación que disparó todas las alarmas en el Palacio de la Generalidad. El pequeño Nicolás y el exempresario modelo hablaban de tanques por la Diagonal. Con todos los sistemas de inteligencia catalanes alertados se decidió en una reunión secreta convertir la zona de penetración de los blindados invasores en una especie de Muro del Atlántico, lo de Rommel en Normandía.

Esa es la verdadera razón de las maniobras que se llevan a cabo en la avenida y por la que transitar a pie por ella es como correr los sanfermines, jugar al paintball y planificar una mudanza.

En la prensa del corazón, el fallecimiento de la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart. Además, el ingreso en prisión de Isabel Pantoja.