Contra el 9N

El PSOE andaluz aprueba con el PP rechazar "cualquier consulta al margen de la ley"

El Parlamento autonómico andaluz "rechaza la convocatoria y/o la celebración de cualquier tipo de consulta que se plantee al margen de la Constitución española y de la ley". El PSOE, no obstante, acusa al PP de haber creado el "caldo de cultivo" ideal para que crezca en Cataluña el "nacionalismo radical".

3 min
Artur Mas recibe a Susana Díaz en el Palacio de la Generalidad
Redacción
Viernes, 28.11.2014 15:12

Los socialistas andaluces que dirige Susana Díaz han aportado sus votos para aprobar en el Parlamento autonómico de Andalucía una propuesta del PP que, a propósito del simulacro de consulta secesionista celebrado en Cataluña el pasado día 9, rechaza cualquier consulta "al margen de la Constitución y de la ley". El PSOE andaluz, no obstante, ha rechazado parte de la iniciativa popular, mientras que Izquierda Unida ha votado en contra de todos sus puntos.

El texto aprobado, con el voto de populares y socialistas, expresa que la cámara autonómica andaluza "rechaza la convocatoria y/o la celebración de cualquier tipo de consulta que se plantee al margen de la Constitución española y de la ley".

El Parlamento autonómico andaluz también ha aprobado instar al ejecutivo de Susana Díaz, a que "en todos los foros institucionales y administrativos en los que participe, bilaterales y multilaterales, defienda los principios de unidad, soberanía nacional, igualdad de derechos y deberes, solidaridad de todos los españoles y vigencia del Estado autonómico, contemplados todos ellos en nuestra Constitución y en nuestro Estatuto de Autonomía".

Los dos puntos rechazados

La Cámara autonómica andaluza, no obstante, ha rechazado los otros dos puntos de la iniciativa del PP. En el primero, el texto manifestaba el "compromiso más firme en la defensa de los artículos 1 y 2 de la Constitución española y el artículo 1 de nuestro Estatuto de Autonomía", así como recalcaba que "la soberanía nacional reside en el pueblo español" y que "la unidad de España y la solidaridad entre las nacionalidades y regiones son tres principios insoslayables e imprescindibles para la convivencia democrática".

En el cuarto punto, también rechazado, se respaldaba "la voluntad de diálogo expresada por el Gobierno de España en el marco de la Constitución española y con absoluto respeto al ordenamiento jurídico para llegar a vías de encuentro entre todos, preservando la unidad de España como una nación de ciudadanos libres e iguales sometidos únicamente al imperio de la ley".

Los puntos aprobados no mencionan en ningún momento ni a Cataluña ni el proyecto secesionista abanderado por el presidente de la Generalidad, Artur Mas. Pero sí lo hace la exposición de motivos de la proposición no de ley. Ya desde su primera linea, cuando recuerda que "el pasado 9 de noviembre tuvo lugar la escenificación, otra más, del desafío del Gobierno de la Generalitat a la Constitución de todos los españoles".

El 9N, un "simulacro electoral"

El texto añade que, en el 9N, "se dio otra vuelta de tuerca más en esta espiral de sinrazón secesionista, liderada por el Presidente Mas, representante del Estado en Cataluña, con la celebración de un simulacro electoral, de un acto ilegítimo de propaganda política, desobedeciendo las resoluciones del Tribunal Constitucional y utilizando en provecho propio las instituciones de Cataluña para desafiar la legalidad vigente".

A pesar de apoyar los puntos más significativos de la iniciativa popular, los socialistas andaluces no han escatimado críticas al PP por presentarla. Especialmente, en lo que respecta al punto que pretendía recabar el apoyo a la "voluntad de diálogo" del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Así, el portavoz socialista en el Parlamento autonómico andaluz, Mario Jiménez, ha acusado al PP de crear el "caldo de cultivo" ideal para el crecimiento del "nacionalismo radical", al haber "perseguido" en el pasado "de una manera absolutamente desaforada todo lo que venía de Cataluña".

Comentar