Sobre sus declaraciones apócrifas

Javier Cercas ve la "intolerancia" como el "gran pecado" de Cataluña

"Yo no pienso callar. Siempre he intentado ser lo más educado posible y lo más respetuoso posible, y si no somos capaces de mantener un debate civilizado sobre lo que nos pasa, vamos muy mal", razona el escritor gerundense.

2 min
Redacción
Miércoles, 19.11.2014 20:29

Javier Cercas quita hierro a su reciente polémica en torno al proyecto secesionista. Pero, a la vez, no se desdice en el fondo de su mensaje. El escritor, que en su columna de El País Semanal posterior a la manifestación independentista de la Diada opinó que el denominado "derecho a decidir" solo es "una argucia conceptual, un engaño urdido por una minoría para imponer su voluntad a la mayoría", reivindica su derecho a opinar sobre esta cuestión, sin que por eso deba ser considerado "un agente del CNI". A la vez que resalta la "intolerancia" como "lo peor" de Cataluña.

En una entrevista en El Periódico, centrada casi completamente en su última novela, El impostor, basada en la vida del falso superviviente de los campos de concentración nazis Enric Marco, y preguntado por unas declaraciones apócrifas que le atribuyó El Punt Avui, calificando de "utopía asesina" al secesionismo catalán, asegura que ya ha "hecho las paces" con el diario. Pero, a continuación, empieza a cargar contra la "intolerancia", que considera como "lo peor que existe, el gran pecado de este país [por Cataluña].

"No por eso soy un agente del CNI"

"Quizás todas las cosas se han hecho bien en estos dos años, maravillosamente, quizá nadie ha engañado a nadie, tal vez nadie ha hecho trampas, y quizás yo estoy equivocado", afirma Cercas, no sin ironía. Para puntualizar que él ha "criticado la forma como se han hecho las cosas", y que "no por eso soy un agente del CNI ni mis padres son unos ocupantes".

"Estas cosas me han hecho daño, han hecho daño a mi familia. Pero yo no pienso callar. Siempre he intentado ser lo más educado posible y lo más respetuoso posible, y si no somos capaces de mantener un debate civilizado sobre lo que nos pasa, vamos muy mal", razona el escritor gerundense.

"Yo no estoy en ninguna trinchera, y quien busque enemigos conmigo lo tiene muy mal. Esto no es una guerra, y conmigo que no cuenten", concluye Cercas.

Comentar