Misión Rosetta

La sonda Philae ha caído en una zona sombría que no le permite recargar las baterías

Los científicos intentar reorientar los paneles solares con el riesgo de que el robot salga despedido al espacio.

2 min
Redacción
Viernes, 14.11.2014 10:37
La sonda Philae rebotó'a cámara lenta' sobre el cometa 67P débido a su débil gravedad y ha quedado en un lugar sombrío que le dificulta generar energía y es improbable que pueda mantenerse en activo durante muchos días.

Entre el primer aterrizaje y el segundo transcurrieron casi dos horas. Aunque no se dispararan los arpones del robot, un problema que propició los rebotes, parece que Philae y sus instrumentos funcionan correctamente por el momento.

Los científicos tienen muchos problemas para salvar la sonda, estrella de la misión Rosetta, dado que, en primer lugar, no saben exactamente donde se encuentra –sospechan que cerca de las paredes de un gran cráter, y, por el momento, intentan extraer la máxima información posible de los instrumentos.

En segundo lugar, al no haberse disparado todos los arpones necesarios para el buen amarre de la sonda, cualquier maniobra comporta un alto riesgo porqué podría enviar el robot al espacio.

La maniobra de vuelo fue impecable, la sonda, eyectada desde la nave Rosetta, descendió al cometa durante siete horas y llegó con una velocidad muy baja, de un metro por segundo, a un astro que se mueve a 120.000 kilómetros por hora a 510 millones de kilómetros de la tierra.

El problema se creó a raiz de que los investigadores creían que iban a aterrizar sobre una superfície de polvo pero en realidad era de roca dura. Algó falló en la sonda cuando dos de los tres crampones que debían activarse no lo hicieron y la sonda rebotó, alzándose un kilómetro, y volviendo a caer, moviéndose durante dos horas. Finalmente se quedó quieta a más de un kilómetro de distancia de donde tenía previsto posarse.

Ahora mismo, la situación es crítica si no se consigue reorientar los paneles solares. La sonda necesita siete horas de radiación solar para sobrevivir y por el momento solo recibe una hora y media.

También se tiene que decidir si se activa el taladro mecánico y así poder estudiar que se encuentra bajo la superfície del cometa, con el riesgo de que el robot salga despedido al no estar bien sujeto, o renunciar a uno de los experimentos más importantes de la misión.

No obstante, para la Agencia Espacial Europea, la misión Rosetta ha sido un éxito pase lo que pase dado que lo que se pretendía con el módulo Philae es estudiar la superfície del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko brevemente.