Mas solo avanzará las autonómicas si es para convertirlas en un referéndum secesionista

El presidente de la Generalidad propone una lista electoral única y transversal formada por personalidades de la "sociedad civil" y de los partidos políticos independentistas con un programa rupturista. Si obtienen la mayoría absoluta, prepararían la secesión de Cataluña, en una legislatura que duraría alrededor de un año y medio, y que culminaría con unas elecciones constituyentes y con otro referéndum independentista.

8 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas
Redacción
Martes, 25.11.2014 19:39

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha anunciado este martes que "ha llegado la hora de utilizar el único instrumento que nos queda para poder hacer la consulta [independentista] que se nos niega", en referencia a celebrar unas elecciones autonómicas en clave plebiscitaria. Pero ha advertido de que "solo" las avanzará "si son para hacer la consulta" camuflada en forma de elecciones autonómicas, y no ha concretado ninguna fecha para celebrarlas porque "ni el que lo tiene que decidir lo sabe aún".

Así lo ha señalado durante la conferencia "Después del 9N: tiempo de decidir, tiempo de sumar", que ha pronunciado ante cerca de 3.000 invitados (incluyendo a todos los consejeros autonómicos) en el Auditorio del Fórum, en Barcelona.

En un claro mensaje a ERC, Mas ha propuesto una lista electoral única y transversal formada por personalidades de la "sociedad civil" y de los partidos políticos independentistas con un programa rupturista. Si obtienen la mayoría absoluta, prepararían la secesión de Cataluña, en una legislatura que duraría alrededor de un año y medio, y que culminaría con unas elecciones constituyentes y con otro referéndum independentista a modo de confirmación.

Pide a los partidos que "den un paso al lado"

A lo largo de una hora y trece minutos, Mas ha planteado su hoja de ruta hacia la independencia, dos semanas después de que la Generalidad organizara la consulta secesionista del 9N. El dirigente nacionalista ha sido interrumpido con aplausos en diferentes momentos de su intervención, y ha sido despedido con gritos de "independencia" por parte de la mayoría de los asistentes.

Mas se ha comprometido a "completar el camino" hacia la independencia, para lo que ha pedido a los partidos que "por una sola vez y por un tiempo corte den un paso al lado", y "a la sociedad civil que de un paso adelante", para formar esa "lista mixta". Una lista en la que se incluirían "personas representativas de la sociedad civil, profesionales y especialistas en materias clave para la construcción del Estado en Cataluña, y personas propuestas por los partidos políticos implicados".

18 meses para preparar el Estado catalán

Pero el presidente de la Generalidad ha puesto algunas condiciones. Esta lista -que presupone ganadora- tendrá "un mandato parlamentario corto", de "un máximo de un año y medio" desde la constitución de los nuevos Gobienro y Parlamento autonómico. En ese plazo, se encargarán de implementar todos los pasos para la creación del nuevo Estado catalán independiente.

Estos pasos, según ha enumerado Mas, pasarían por "comunicar a las instituciones del Estado español, de la UE y de la comunidad internacional la intención de constituir un Estado en Cataluña"; abrir negociaciones con el Estado, "si hace falta con el concurso de la mediación externa", para acordar la secesión; "acabar de preparar las estructuras de Estado", según las indicaciones del Consejo Asesor para la Transición Nacional; elaborar la "futura Constitución catalana" mediante "un proceso de participación" de la ciudadanía; "asegurar la mayoría parlamentaria" al Gobierno autonómico para que pueda seguir gobernando durante esos 18 meses; y, tras ese plazo, convocar unas nuevas elecciones "constituyentes", a la vez que un referéndum para "la proclamación definitiva" del nuevo Estado catalán.

Los integrantes de la lista unitaria no podrán volver a presentarse

Otra de las condiciones impuestas por el presidente de la Generalidad -probablemente la más difícil de aceptar por parte de Junqueras- es la de que aquellas personas que configuren la lista unitaria -ya sean políticos o miembros de la "sociedad civil"- deberán comprometerse a no volver a presentarse en las posteriores elecciones. "Se presentarían una sola vez, como un acto de servicio al país [por Cataluña]", ha advertido.

Por su parte, Mas ha anunciado que él sí que se presentará -encabezando o cerrando la lista unitaria- para llevar a Cataluña a la independencia. Esto, en cambio, dejaría fuera de juego al líder de ERC y, obviamente, a todos los políticos en activo con proyección de futuro que no tengan la intención de interrumplir su carrera política, a los que obligaría a sacrificarse con él al final del proceso constituyente, o a apartarse de la política activa durante este año y medio. Eso sí, Mas ha insistido en que "no es tiempo de condiciones personales".

Una fundación para financiar la campaña de la lista unitaria

El presidente de la Generalidad ha explicado que "la financiación de la campaña" para estas elecciones plebiscitarias "se haría al margen de los partidos, a través de una asociación o fundación que se crearía específicamente para este caso".

"Las subvenciones públicas que obtuviese esta lista como consecuencia de los resultados conseguidos se distribuirían exclusivamente entre los partidos políticos implicados a fin de asegurar su viabilidad financiera para el futuro inmediato", ha señalado.

Justifica la secesión unilateral por "la actitud hostil del Estado" contra Cataluña

Previamente, Mas ha justificado su apuesta independentista por la supuesta "actitud hostil del Estado" contra Cataluña; por la "involución" y el "proceso de recentralización política sin contemplaciones" del Estado; porque "el anhelo de autogobierno forma parte consustancial de la identidad catalana"; y porque "a la mayoría de catalanes el Estado nos ha fallado y nos sigue fallando".

Según el dirigente nacionalista, todo ello ha llevado a una "creciente desafección" y una "desconexión mental de buena parte de la población catalana hacia el Estado español".

Desafía al Estado: "Volveremos a poner las urnas cuando haga falta"

En todo caso, Mas ha recordado que "siempre" ha puesto las urnas "antes de tomar grandes decisiones", y ha lanzado un nuevo desafío al Estado: "Lo volveremos a hacer cuando haga falta, sin miedo de querellas injustas".

Así, ha concluido que "Cataluña es capaz de completar el camino iniciado" hacia la independencia "contando con sus propios medios", como "lo demostró" el 9N.

Descarta cualquier oferta del Estado que satisfaga al independentismo

El presidente de la Generalidad ha vuelto a instar "un cambio de actitud por parte del Estado español respecto a las aspiraciones catalanes mayoritarias" -en referencia a su plan independentista-, pero él mismo ha reconocido ser "bastante escéptico" al respecto:

"A estas alturas tengo suficiente experiencia acumulada para no esperar demasiado de un Estado que piensa, siente y actúa de forma muy diferente a la de la mayoría de la población catalana. [...] No hay un trato entre iguales, de tú a tú, sino una relación de jerarquía y subordinación, de arriba a abajo. No hace falta romperse mucho la cabeza para saber quién está arriba y quién abajo, quién manda y quién ha de obedecer, quién dicta y quién toma nota. [...] Si el Estado no supo digerir un Estatuto recortado, ¿cómo podría ahora digerir una reforma constitucional que diese respuesta a las aspiraciones mayoritarias de la población catalana?".

Y ha insistido en que el Estado actúa contra Cataluña mediante el "acoso y derribo", aplicando la "intolerancia" y "los prejuicios de un Estado que desprecia cuanto ignora, de un Estado que, a cambio de vender, le es indiferente convencer".

Junqueras evita aplaudir, y el mundo empresarial no asiste

Entre los asistentes a la conferencia se encontraban el líder de ERC, Oriol Junqueras, -junto a otros dirigentes de su partido-; el presidente del PSC, Àngel Ros; y el diputado autonómico de ICV-EUiA David Companyon. Junqueras, visiblemente incómodo durante todo el acto, ha evitado aplaudir el discurso de Mas y posteriormente ha declinado valorar la hoja de ruta propuesta.

También han estado presentes en al acto las presidentas de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Carme Forcadell y Muriel Casals, respectivamente. Sin embargo, ha sido significativa la ausencia de los principales dirigentes de las empresas catalanas más importantes.

Comentar