Monedero acusa al nacionalismo catalán de "reinventar sucesos históricos" apelando al "odio" con la excusa de 1714

Federalistes d'Esquerres reúne a Iceta, Garzón y Monedero en Madrid para debatir sobre una virtual reforma constitucional en clave federal. El líder del PSC defiende un modelo "asimétrico". El dirigente de IU asegura que el "pueblo" de Cataluña "quiere hablar". Y el de Podemos propone "reconvertir" el "derecho a decidir" en "derecho a decidirlo todo".

5 min
Rosa Paz, Manuel Cruz, Juan Carlos Monedero, Alberto Garzón y Miquel Iceta
Laura Fàbregas
Lunes, 24.11.2014 22:23

Federalistes d'Esquerres ha organizado este lunes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid una conferencia con los principales líderes de los partidos de la izquierda española para discutir el modelo político actual surgido de la Transición y recogido en la Constitución de 1978.

En la conferencia -que ha sido moderada por la periodista Rosa Paz- han participado el diputado de IU Alberto Garzón -que se ha postulado para ser el candidato de la formación a la Presidencia del Gobierno-; el secretario general del PSC, Miquel Iceta; el dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero, y el presidente de la entidad promotora, Manuel Cruz.

Cruz pide "manos políticas tendidas" al resto de España

Cruz ha abierto el debate defendiendo que en Cataluña hay "un número muy significativo de catalanes que en principio no están por la independencia y que agradecerían que desde [el resto de] España hubiera manos políticas tendidas".

El catedrático de Filosofía Contemporánea de la UB ha interpelado a los conferenciantes: "¿A quién le estamos concediendo la condición de sujeto político? ¿A quién le concedemos el derecho a decidir? En Quebec no se les dio el derecho a decidir a Quebec, sino a los quebequeses. No existía un sujeto político llamado Quebec".

Iceta pide una reforma constitucional federal "asimétrica"

El líder de los socialistas catalanes ha insistido en que la mejor forma de solventar la encrucijada política en la que se encuentra España es a través de una reforma constitucional que modifique la Carta Magna en un sentido federal. "La Constitución es lo mejor que le ha pasado en España durante los últimos 35 años, pero esto no significa que no se pueda mejorar", ha destacado.

El dirigentes socialista se ha mostrado a favor de una reforma federal "asimétrica" para que los catalanes puedan seguir sintiéndose cómodos en España. Una asimetría que, a su juicio, no debe generar rechazo porque el modelo autonómico es ya asimétrico: "No hay sistema más asimétrico que el Estado de las autonomías. Y eso no debe de dar miedo. Para los socialistas, la asimetría no lleva a la desigualdad ni al privilegio".

Un referéndum secesionista, si en Cataluña no se aprueba la reforma

Iceta ha señalado que los ciudadanos españoles deben votar una reforma constitucional para que cuente con la suficiente legitimidad porque ha advertido que en caso contrario, los independentistas decidirán unilateralmente: "Prefiero que se pueda votar un nuevo acuerdo antes que algunos quieran votar para separase de España".

Por último, el dirigente socialista ha destacado que en caso de que una parte del territorio -Cataluña- no aceptara una reforma de la Constitución, se tendría que hacer una Ley de Claridad como la canadiense basada en el principio democrático: "Si hay un problema de encaje que se ha sabido solventar, se tendrá que pactar la forma de consultar a la ciudadanía".

Garzón, sobre Cataluña: "Es un pueblo que quiere hablar"

Por su parte, el dirigente de IU ha criticado que el presidente de la Generalidad, Artur Mas, utilice los problemas de los ciudadanos catalanes en beneficio propio: "Artur Mas hace oportunismo político con un problema real de los ciudadanos".

Asimismo, ha reconocido la existencia de una nueva cultura política -surgida de movimientos como el 15M- que está a favor del denominado derecho a decir. "Es un pueblo que quiere hablar", ha sentenciado Garzón.

Para el diputado ecosocialista la solución no pasa ni por la vía de las negociaciones en el despacho ni por el inmovilismo político: "Este problema no se soluciona ni por la vía del enroque ni por la vía de negociación en los despachos".

Monedero acusa al nacionalismo catalán de "reinventar sucesos históricos"

En su intervención, Monedero ha arremetido contra los "identitarismos políticos", tanto "españolistas" como del nacionalismo catalán, del que ha denunciado que "quiere reinventar sucesos históricos desde una necesidad de construir ya en 1714, por ejemplo, un enfrentamiento claro entre dos entidades políticas que me temo que ni siquiera existían, pero que sitúa en el pasado la necesidad y un odio presente".

El dirigente de Podemos ha señalado que "el reto que la ciudadanía catalana ha puesto sobre la mesa hay que reconvertirlo en derecho a decidirlo todo”. Aunque ha señalado que "en España existen varias naciones políticas y, si todas reclaman un proceso constituyente propio, es difícil que existan españoles".

En esta línea, Monedero ha instado a los nacionalistas a hacer autocrítica en relación al 9N: "Me pregunto por qué en Cataluña no han convencido ni a la mitad de la población".

La "crisis territorial", una herencia del franquismo

Monedero ha defendido que buena parte de la crisis del modelo territorial procede del franquismo: "Tenemos una herida social que se circunscribe a 40 años de dictadura. Esa herida social a veces se expresa a modo de crisis territorial".

Por último, el dirigente de Podemos ha discrepado que los partidos tradicionales puedan llevar a cabo una reforma federal sincera: "La solución pasa por una solución federal que sea sincera y creíble. Y no pueden plantearla los partidos tradicionales".

Comentar