Rajoy justifica su inacción frente al 9N porque "no es un referéndum" y ofrece a Mas negociar el 10N pese a su desafío

El Gobierno renuncia a obligar a la Generalidad a cumplir con la suspensión de la consulta independentista ordenada por el TC. Rajoy tiende la mano a Mas para dialogar tras el 9N. Y asegura que los acontecimientos de las últimas semanas "demuestran que España es un Estado de derecho en el que todo los gobernantes están sometidos al imperio de la ley".

2 min
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
Alejandro Tercero
Sábado, 8.11.2014 15:51

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantiene una sorprendente e insólita inacción frente a la consulta independentista que la Generalidad lleva semanas organizando de cara a este domingo, aunque está suspendida por el Tribunal Constitucional.

A pesar de que el Ejecutivo autonómico se ha encargado de la logística, de los voluntarios, de las urnas, de las papeletas, de los colegios públicos, de la difusión, del centro de prensa, e incluso ha invitado a observadores internacionales como si de un referéndum oficial se tratase, y ya ha anunciado que se encargará del recuento de los votos y de dar los resultados, Rajoy sigue defendiendo que la votación de este domingo no es ningún referéndum ni nada parecido.

"Dije, palabras textuales, ese referéndum no se va a celebrar, es ilegal y no se va a celebrar, y así ha sido. Y lo de mañana se le podrá llamar como se le quiera llamar, pero ni es un referéndum, ni es una consulta, ni es nada que se le parezca. Y no voy a calificarlo, lo que sí quiero decir es que no produce efecto alguno", ha señalado este sábado durante un acto de su partido en Cáceres.

Rajoy tiende la mano a Mas para negociar a partir del 10N

También desconcierta la mano tendida que Rajoy sigue ofreciendo a Mas para negociar a partir del lunes, pese al desafío a la ley y a los tribunales que mantiene el dirigente autonómico. Especialmente si se tiene en cuenta que la Generalidad no ha modificado ni un milímetro su actuación para organizar la consulta después de que el martes el TC ordenase su suspensión.

Así, y a pesar de ello, en el acto de este sábado, Rajoy ha animado a Mas a dialogar a partir del 10N. "Lo que conviene es que a partir del próximo lunes se recupere la cordura y hablemos dentro del marco de la Constitución y de la ley, y hablemos de mejorar el bienestar y la riqueza de los ciudadanos y atender las preocupaciones del día a día de esos mismos ciudadanos", ha indicado.

Pero todavía más sorprendente, si cabe, ha sido la conclusión extraída de todo lo ocurrido en las últimas semanas. Según Rajoy, estos acontecimientos "demuestran que España es un Estado de derecho en el que todo los gobernantes están sometidos al imperio de la ley". "Eso es la democracia", ha añadido, antes de asegurar que "mientras yo sea presidente del Gobierno, nadie romperá la unidad de España, nadie".

Comentar