Revista de prensa

Un tal Michelin y el debate fiscal de Anand y Carlsen

El maestro Miguel Illescas disecciona en La Vanguardia la partida definitiva, Mariano Anand contra Masnus Carlsen. Se decía en El País ya en 1976: "¡Qué error, qué inmenso error!". ¿Pakta? Y mucho "diálojo".

7 min
Pablo Planas
Jueves, 20.11.2014 09:37

Gran desastre, tremenda conmoción, desolación total. Una guía para camioneros franceses ha pasado por alto muchas de las exquisiteces culinarias de este plácido rincón del mundo distinguido por un clima envidiable, una tierra fértil, abundantes pastos y un mar asaz pródigo en manjares. ¡Cómo han podido obviar el 'chichinabo con aire de espuma de humo, ganorabakos en tinta de txipirón salvaje y granos de maíz en polvo' de "Estructures", restaurante concepto de Natxo Txolo, el cocinero vasco-catalán de origen español! Imperdonable.

En las cosas del comer conviene regirse por criterios muy estrictos y no hacer caso de las recomendaciones ("críticas" llaman a eso) firmadas por individuos que hablan con la boca llena, sorben la sopa y no saben escribir. Descontados todos esos, casi que sólo queda Belén Parra en El Mundo. Se lamenta del resultado de ciertas deliberaciones y escribe: "Otra edición para el desengaño. Otro año casi en blanco. Cataluña apenas gana una estrella en la Guía Michelin de 2015, un balance a todas luces rácano ante su potencial gastronómico". Informa de que el agraciado con la estrella es el restaurante "Pakta" de Albert Adrià, en el Paralelo.

Al parecer, en el establecimiento se practica un estilo denominado "alta cocina de barrio", especialidad que contra lo que pudiera pensarse no consiste en improvisar un rancho con las latas exóticas del badulaque. Eso dicen, al menos, los que han degustado sus excelencias.

Estaremos atentos a la pronta aparición del calendario Pirelli, otra guía, esta vez para transportistas. Además de lo decorativo de las ilustraciones para la cabina, aporta datos básicos sobre la condiciones higiénicas de los baños de restaurantes, bares y barras fijas, donde Barcelona y sus "restauradores" también tienen un gran potencial por delante.

Por cierto, los periódicos informan además de que el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha conseguido el aval de la Junta de Fiscales para proceder a causa del 9N contra el presidente de la Generalidad, Artur Mas, la vicepresidenta de la ídem, Joana Ortega, y la consejera de Enseñanza, Irene Rigau. La prensa de Barcelona y El País están en contra. Abc, La Razón y El Mundo, a favor.

El debate podría ser digno de La controversia de Valladolid entre Ginés de Sepúlveda y fray Bartolomé de Las Casas a cuenta de si los nativos americanos tenían alma y podían ser esclavizados. Ganó Las Casas, que defendía que sí tenían y no debían ser traficados.

Dadas las circunstancias, la fecha y la naturaleza bizantina del género político, viene a cuento un texto publicado en El País el 8 de julio de 1976. Arrancaba en portada con la firma de Ricardo de la Cierva. El título: "¡Qué error, qué inmenso error!". Ahí van un par de párrafos:

"Nada mejor que unas palabras de Franco para titular la crónica sobre el advenimiento del primer Gobierno de Franco en la Monarquía; el primer Gobierno franquista del postfranquísmo. Tal expresión no implica la menor connotación peyorativa, impropia en el cronista; es una simple y descarnada descripción. El error consiste, primeramente, en haber designado a un nuevo Gobierno de Franco cuando toda la opinión política interior y exterior -ojo, digo opinión política, no simplemente clase política- esperaba, después de la cordial defenestración de don Carlos Arias, la inauguración del primer Gobierno del nuevo régimen. Y en lugar de eso nos hemos topado con un error, un inmenso error. Esto es un Gobierno de Franco, primero, por lo inesperado y desvinculado de la opinión política; segundo, por la conjunción de las fuerzas sociales que articulaban el franquismo; tercero, porque aparenta una fachada diferente del contenido y las raíces; cuarto, porque deja al margen a las fuerzas siempre marginadas; la oposición, las regiones, la media nación femenina. (...) No hay mujeres -éste es, insisto, el aspecto femenino del inmenso error- en el nuevo Gobierno. Quienes quieren ya lanzar la campaña sobre la juventud ministerial recuerden -en abstracto- la sentencia del conde de Mayalde sobre algunos políticos jóvenes del régimen anterior: «Tienen todos nuestros defectos y ninguna de nuestras virtudes». Esto, amigos, ha sido un disparate, y sólo un milagro puede salvarlo".

Se refería don Ricardo a Adolfo Suárez, que cuatro años después le nombró ministro de Cultura.

Más actualidad: El maestro Miguel Illescas, en un oscuro rincón de la sección de Deportes de La Vanguardia, alumbra con un potente foco todas las claves de la situación general. Escribe: "Disputados dos tercios del encuentro, la justa se desarrolla conforme a un guión más o menos previsible: Anand no ha querido por el momento arriesgar demasiado, y mientras, Carlsen logra llevar el juego a su terreno. Salvo la tercera partida, en la que Magnus cayó víctima de una preparación de laboratorio, las otras siete han sido batallas de corte estratégico, en las que el noruego es capaz de advertir sutilezas que escapan a la atención de sus rivales. El actual campeón sabe manejar esas posiciones con un exquisito equilibrio de delicadeza y determinación, que recuerda al mejor Anatoli Kárpov, incluso perfeccionado con la impronta de los ordenadores actuales".

De lo cual podría inferirse que Mas es Masnus Carlsen.

Continúa Illescas el análisis de la partida en términos de naturaleza humana: "Carlsen, con una forma física envidiable a sus 23 años, es más preciso, más tenaz y más letal de lo que lo fuera el campeón ruso, lo cual es mucho decir. Por su parte, Anand se presenta en mejor forma que el año anterior, cuando perdió el título. El indio ha hecho los deberes y ofrece una imagen más consistente, con una estrategia de combate más apropiada. Aun así, con 44 años, al de Madrás le cuesta mantener la concentración, y acaba cometiendo más imprecisiones que su rival. A la postre, eso suele marcar la diferencia entre dos contendientes de similar calidad técnica".

El conde de Mayalde no estaría de acuerdo, pero resulta que Illescas sabe de qué va la querella: "Tras mi experiencia en estos encuentros –asesoré al campeón mundial Vladímir Krámnik en tres duelos por la corona entre el 2000 y el 2006– me siento capaz de interpretar detalles que pueden pasar fácilmente por alto. Uno muy significativo es el poco tiempo invertido por Anand en hacer jugadas que requerían un cálculo exhaustivo. Hay momentos en que uno puede –y debe– confiar en la intuición. Pero en ocasiones se abusa de ese recurso, lo cual a menudo encubre la falta de disposición a clavar los codos, a soportar el estrés tratando de calcular la mejor jugada. En esas ocasiones, el jugador escucha una vocecilla traidora que interrumpe su ardua tarea: “Haz tal jugada. Hazla ya, seguro que es la buena”. Cedes a la presión y al cansancio, haces caso a la vocecilla, y a menudo, nada más retirar la mano del tablero, comprendes que acabas de meter la pata. Te has quitado el estrés, dejas de sufrir... pero comienzas a perder".

20 de noviembre, Benigno, Ciriaco, Edmundo rey, Jerónimo, Octavio, Silvestre y Simplicio.

Comentar