Mas, "delincuente en potencia"

UPyD ve la lista única que propone Artur Mas "propia de dictaduras"

La formación 'magenta' lamenta el "pensamiento único" del nacionalismo catalán, porque representa un "ataque tremendo" a la pluralidad política en Cataluña.

2 min
El portavoz adjunto de UPyD en el Congreso, Carlos Martínez Gorriarán, en una imagen de archivo.
Redacción
Miércoles, 26.11.2014 16:44

UPyD ha valorado de forma extremadamente negativa la propuesta del presidente de la Generalidad, Artur Mas, de convocar elecciones autonómicas anticipadas, a modo de referéndum secesionista, con una lista única independentista. Para la formación 'magenta', la nueva hoja de ruta de Mas no es otra cosa que una "huida adelante", y algo "propio de las dictaduras".

Así se ha expresado el portavoz adjunto de UPyD en el Congreso de los Diputados, Carlos Martínez Gorriarán, que en declaraciones a la prensa, y preguntado por el plan de Mas, ha razonado que las listas únicas son "más propias de dictaduras que de las democracias", a la vez que ha exigido a Mas que dimita, por ser "un delincuente en potencia", aludiendo a las diversas querellas abiertas contra él en relación al simulacro de consulta secesionista celebrada el 9 de noviembre, pese a ser prohibida por el Tribunal Constitucional.

"Una persona que tiene varias querellas presentadas en su contra por delitos graves", ha dicho el portavoz de UPyD, "es un delincuente en potencia y debería dejar las instituciones para defender su inocencia", ha aseverado.

"Huida hacia adelante"

Según ha lamentado Martínez Gorriarán, la nueva hoja de ruta secesionista de Mas es una nueva "huida hacia adelante" que supone "profundizar en el error" de su desafío independentista.

El dirigente de UPyD ha destacado que en democracia "hay pluralismo, no listas únicas", y ha criticado el "pensamiento único" del nacionalismo catalán, porque representa un "ataque tremendo" a la pluralidad política en Cataluña.

En este sentido, Martínez Gorriarán ha señalado que esta "pluralidad" quedó de manifiesto el 9N, cuando, pese a la campaña "brutal" de "movilización y propaganda" para el simulacro de consulta, solo participaron en ella un tercio de los llamados a votar.