Zafarrancho fiscal en Cataluña y vicio en Andalucía

En medio de la confusión general, los fiscales se sublevan y difuminan la querella de Mas y Ortega. El Supremo empitona a Chaves y Griñán. Es el escándalo de los ERE, pasto de pasiones impuras.

11 min
Pablo Planas
Viernes, 14.11.2014 11:56

Es la hora de los liderazgos plásticos, de almohadillas, trinos y followers. Se ha declarado la guerra a las vocales. Mandan las consonantes, cuyo sonido sin la a y sin la e, i, o, u es como un escape de gas con las válvulas prietas, un descuido y un bochorno. El lider socialista se llama #pdrosnchz y es trending topic, el meme del día, un pd que se ha convertido un tpd. Por cierto, consonantes sin vocales son como una hache muda para un estudiante de eso. La prensa de Madrid vira el telescopio hacia Andalucía. Dos presidentes de la Junta, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, están al pairo de lo que decida el Tribunal Supremo. Es el caso de los Eres, o de la "r", según la nueva ortografía hispter progre. Se busca autor intelectual para el gran fraude del trabajo, del subsidio agrícola a los cursos de formación, de la peonada a la morterada sin pegar palo al agua. Es la política, mbcls.

Susana Díaz, la líder del socialismo andaluz, dice que está limpiando su casa, que es la Junta, donde todas las esquinas son redondas, como en casa de La Tarros. Y pide al PP que haga lo propio. ¿Por dónde empezar? La juez Mercedes Alaya, contra viento, marea y otros elementos, ha desentrañado una madeja que también era un secreto a voces, como lo de los Pujol, los cartagineses y los contrabandistas de tila. El caso de los ERE, la corrupción política andaluza, es la imagen del socialismo en desbandada, de Chaves, Griñán, Zarrías y el sobrino de "mienmano". El dinero público no es de nadie, dijo una ministra de Cultura de la que ya no se acuerda ni el que la nombró. Carmen Calvo fue la autora de esa sentencia que blanqueaba (más) el uso, el abuso y la disposición liberal de los fondos, que si no son de nadie, son de todos, como el viento, el sol y las burbujas de energías alternativas. Luego vamos a eso.

El PSOE lo aguanta todo, como el PP y Convergència. No pasó nada cuando trascendió que un director general de empleo de la Junta andaluza mandaba a su chófer a buscar cocaína blanca las Tres Mil Viviendas de Sevilla, que es como la Mina, pero en más hardcore todavía. Si un partido, una administración o lo que sea, resiste esa impresión es que es inmune, impune y un caso perdido. "Juanito, véteme a las Barranquillas y me traes cinco gramos de farlopa uña negra que yo no puedo, que tengo reunión con el consejero". ¿Qué podría hacer el Supremo ante eso? Adictos a la lujuria.

El funcionariado madrileño fetén, que lo hay, anda escandalizado con los botines de las embajadas. Los goyas y los velázquez que cuelgan de las paredes como los tomates de untar son copias, sospechan. Abc, El Mundo y La Razón airean a los "corrutos". No se libra nadie del repaso general, que empieza con Chaves y Griñán, continúa con el padre de la futura alcaldesa de Parla, que está colocado (empleado, se entiende) en una "empresa" púnica y termina en ese pobre intermediario especular que se queja ante el juez Ruz de que Jordi Pujol Ferrusola le levantó una comisión con sólo una llamada. Por que conste. El Mundo titula en primera "Chaves y Griñán, bajo la lupa del Supremo por malversación". El Abc concreta algo más: "El Supremo encausa a Chaves y Griñán por ser la cúpula de los falsos ERE. La Razón, por su parte, sostiene: "El Supremo ve 'imprescindible' investigar a Chaves y Griñán por prevaricación y malversación".

Consignados los apellidos propios del día, la actualidad salta del Supremo a los fiscales de Cataluña. Grandioso espectáculo a mayor gloria de la confusión general. El signo de los tiempos. Los capitalistas se declaran en huelga, los fiscales se hacen objetores y las autoridades se rebelan. Es que es muy fuerte. Como una orgía en un cenobio. La Vanguardia abre portada con la oposición de los fiscales a querellarse contra Mas. Firman el texto Santiago Tarín, José María Brunet y Carmen del Riego: "La querella de la Fiscalía contra el president de la Generalitat por el 9N se retrasa. El motivo reside en las dudas de los propios fiscales sobre el contenido y alcance del texto. De hecho, en una reunión dedicada a estudiar el borrador del escrito, seis de los nueve fiscales del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) se mostraron contrarios a presentar la querella en los términos que figuraban en la propuesta remitida desde la Fiscalía General del Estado. Sin embargo, el Gobierno no contempla otra posibilidad que la presentación de la querella. Por su parte, el Fiscal General del Estado negó ayer que recibiera presiones. Por el momento, el criterio es que sea únicamente contra Artur Mas y Joana Ortega por desobediencia".

Algo se había dicho de eso. Se intuía por la tardanza. Eduardo Torres Dulce, el fiscal general, ya apuntó: "No precipitarse". Y los fiscales se lo han tomado al pie de la letra. Casi que lo dejen estar o correr, según si manda Romero de Tejada o dispone Martín Rodríguez Sol. Ya saben ellos, el actual fiscal jefe de Cataluña y su antecesor. Grandísimo y silencioso trabajo el de Germà Gordó, probablemente el convergente más serio de todos, a la sazón consejero de Justicia y bien conectado, matrimonialmente, con el Consejo General del Poder Judicial, el CGPJ, sin "hastag" pero con vocales, aunque no salgan en las siglas.

La Policía Nacional ha visto que se ha fumado y anda tras la pista del humo y de las colillas. Según el periodista Fernando Lázaro en El Mundo: "Han detectado pasividad en los mandos de la policía autonómica catalana y han decidido tomar la iniciativa. La Policía Nacional está investigando el comportamiento de Artur Mas y de su Gobierno ante la consulta del 9-N. Y busca, estudia y analiza cualquier indicio que les permita acreditar un comportamiento irregular o ilegal, una vulneración de las resoluciones del Tribunal Constitucional. Una de las prioridades, según explicaron fuentes policiales a este diario, es tratar de demostrar la cesión del censo a las asociaciones ciudadanas para que lo utilizaran en la consulta. Y parece que las pruebas empiezan a acumularse en las mesas de los despachos de los investigadores. Los agentes de la Policía Nacional han analizado todos los movimientos del Ejecutivo autonómico no sólo el 9 de noviembre, sino desde que éste puso sobre la mesa su intención de celebrar en dicha fecha un acto que podía vulnerar la legislación vigente. Se trataba de estudiar todos los comportamientos para poder elaborar investigaciones indiscutibles y aportarlas ante la Fiscalía".

No precipitarse y mucha valeriana. La política está en El País, que subraya en portada: "El PSC ofrece un pacto a Mas que evite adelantar las elecciones". Sí, eso parece. No hay más que ver los paseos de Iceta y el sujeto pasivo del predicado por el "parlament" para comprender el cambio de equilibrios en la tripulación del Ítaca. Lo sustantivo de El País, como siempre, es el artículo del profesor Francesc de Carreras, que combina recuerdos personales con la relectura de las memorias de Jordi Solé Tura. Extracto de un artículo de obligada lectura: "La reflexión de Solé sobre el derecho de autodeterminación está provocada por una anécdota parlamentaria. En la Comisión Constitucional del Congreso, durante el proceso de redacción de la Constitución, el diputado Letamendía, entonces de Euskadiko Ezquerra, propuso una enmienda para introducir el derecho de autodeterminación. La propuesta, como era de esperar, fue rechazada con el voto en contra de todos los diputados asistentes, a excepción de Marcos Vizcaya, representante del PNV, que se abstuvo. Pero lo que sorprendió a Solé —que por supuesto votó en contra— fue que Miquel Roca Junyent y Rudolf Guerra, representantes de Convergència y del PSC, respectivamente, se ausentaron de la sala unos minutos antes de la votación alegando repentinas y nada creíbles “urgencias fisiológicas”, llegando incluso a enviarle una nota mediante un ujier del Congreso, en la que le instaban a que también él experimentara tan repentinas “urgencias”.

¿Por qué los nacionalistas y los socialistas catalanes se sintieron tan incómodos ante la enmienda Letamendía y decidieron ausentarse en el momento de la votación? ¿Por qué este comportamiento tan ambiguo precisamente en esa cuestión? En el fondo, todo el capítulo es una indagación para intentar responder a estas preguntas".

Y continúa con este sugerente pasaje: "El carácter instrumental del derecho de autodeterminación se ve claro en la disputa entre Lenin y Rosa Luxemburgo. El primero estaba a favor del derecho de autodeterminación porque la Rusia de los zares era un gran imperio absolutista y su desmembración podía ser aprovechada para llevar a cabo reformas democráticas. Por el contrario, Rosa Luxemburgo, que era polaca, estaba en contra del derecho de autodeterminación porque ello supondría en su país el triunfo de la aristocracia nacionalista más reaccionaria. “No se trataba de una discusión genérica, abstracta y dogmática —dice Solé Tura— sino de una discusión política en función de unos problemas muy concretos (…) El derecho de autodeterminación no puede verse nunca al margen del contexto político en que se proclama y se ejerce”". Es la cuarta página de El País, pero como casi todo lo sustantivo, está "en abierto" en la edición digital.

Apartado de consumo. El Periódico se queja de que el petroleo baja pero la gasolina no, teoría de la relatividad que encabrona más que sorprende a los autodependientes. Y en el Ara, "El Estado falla, el ciudadano paga". Aluden a la indemnización de la plataforma Castor, la que removió el Delta del Ebro, que ha sido ingresada ya en las arcas de la constructora que preside el presidente del Madrid, Florentino Pérez, que mucho meterse con él pero fue el socio de Miquel Roca y Convergència en aquella infortunada "operación reformista", allá por los tiempos de la disolución ucedera. Pura prehistoria. La cuestión es esa, los más de mil millones que el Estado le ha pagado a la empresa para que deje de hacer fracking en la costa. Pero hete aquí que el Ara afirma que el carbón español es malo y está muy subvencionado, que desmantelar Vandellós cuesta 700 millones y que la moratoria nuclear da yuyu. ¿El carbón español malo? Venga ya. Otra cosa no, pero carbón y cabrones tenemos en la abundancia que nos merecemos.

14 de noviembre, Adeltrudis, Alberico, Andrónico, Filomeno, Jocundo, Venerando y Vitón, además de Demetrio y Serapión.

Comentar