Querella por el 9N

Duran Lleida será uno de los abogados de Joana Ortega en la querella por el 9N

El líder de UDC obtuvo hace pocos días permiso del Congreso para simultanear su escaño con el ejercicio de la abogacía. Todo apunta a una próxima retirada de Duran de la primera línea de la política activa. Probablemente, tras las próximas elecciones generales.

2 min
Josep Antoni Duran Lleida, Artur Mas y Joana Ortega, en el acto de inicio de campaña de CiU de las últimas elecciones autonómicas, el 8 de noviembre de 2012
Redacción
Miércoles, 24.12.2014 17:15

El (aun) líder de UDC y portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, está dando signos muy claros de que prepara su retirada de la política activa de primer orden, probablemente tras las próximas elecciones generales. Uno de los más claros, que se dispone a ejercer ya de abogado, tras colegiarse y pedir el correspondiente permiso al Congreso de los Diputados. Y va a estrenarse con una correligionaria: la vicepresidenta de la Generalidad y consejera de Gobernación, la también democristiana Joana Ortega.

Según ha informado este miércoles La Vanguardia y han confirmado otros medios, Duran Lleida será uno de los abogados del equipo jurídico que defenderá a Ortega en la querella -admitida a trámite esta misma semana por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña- contra ella, el presidente autonómico, Artur Mas, y la consejera de Educación, Irene Rigau, por haber organizado el simulacro de consulta del 9 de noviembre en contra de la prohibición expresa del Tribunal Constitucional. La información añade que fue el propio Duran quien se ofreció a su subordinada en el partido.

Los pasos de Duran

El primer paso de Duran para retomar su carrera de abogado lo dio el pasado 25 de noviembre -el mismo día en que Mas desgranó su hoja de ruta secesionista tras el 9N-, cuando se dio de alta en el Colegio de Abogados de Barcelona, requisito indispensable para poder ejercer la profesión.

Pocos días después, Duran tramitó la petición preceptiva en el Congreso de los Diputados para simultanear su escaño con el ejercicio de la abogacía. El Congreso le autorizó a ello, con las limitaciones que prevé la ley y el reglamento: que no se "menoscabe" el "régimen de dedicación absoluta a las tareas parlamentarias", que no reciba remuneración del sector público, y que no incurra en los supuestos de incompatibilidad que especifica la ley electoral.

Estos pasos de Duran hacia una previsible nueva carrera llegan tras meses de rumores -algunos de ellos, insinuados por el propio interesado- que apuntaban a una próxima retirada de la política de primera línea. Unos indicios que se potenciaron tras el relativo paso atrás que supuso su renuncia a la secretaría general de CiU.

Los movimientos de Duran se producen, además, a un máximo -y probablemente, también un mínimo- de un año de que se celebren las próximas elecciones generales, en las que cabe deducir que el abogado Duran Lleida ya no formará parte de la lista de CiU al Congreso.

Comentar