Agbar sacó 3 sobre 4 puntos

El consejero Santi Vila oculta que Agbar sacó tres de los cuatro puntos posibles en el concurso por ATLL

Con esta maniobra, la Generalidad intenta equiparar las ofertas de ambos grupos para justificar la convocatoria de un nuevo concurso, en vez de anular el contrato a Acciona y traspasarlo a Agbar.

2 min
El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila
Redacción
Martes, 16.12.2014 17:52

El consejero de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, Santi Vila, ocultó ayer lunes que la oferta presentada en su día por Agbar para adjudicarse Aigües Ter-Llobregat (ATLL) obtuvo una puntuación en la mesa de contratación de tres puntos sobre los cuatro posibles en el capítulo de planificación de obras, cuando el grupo liderado por Acciona, que fue el adjudicatario, mereció un cero. Con esta maniobra, la Generalidad intenta equiparar las ofertas de ambos grupos para justificar la convocatoria de un nuevo concurso, en vez de anular el contrato a Acciona y traspasarlo a Agbar.

La mesa de contratación dio la citada puntuación positiva a la oferta de Agbar porque preveía "una reducción de tres años en el plazo máximo de ejecución, aspecto bastante relevante y que eventualmente permitiría anticipar la disponibilidad de las nuevas instalaciones", además de incluir "un análisis detallado del impacto de las obras en la garantía de suministro".

La mesa de contratación se ratifica

Durante la tramitación del recurso contencioso interpuesto por el Gobierno autonómico, el abogado de la Generalitat solicitó a esa mesa de contratación que emitiese otro informe en el que dijese que Agbar también incumplía el orden y secuencia en la ejecución de las obras. La mesa de contratación solo pudo ratificarse en lo que ya había dicho y reiterar que, a lo sumo, Agbar proponía ejecutar algunas actuaciones en un plazo superior a aquél establecido en el calendario incluido en el anexo 9 del Pliego de Cláusulas Administrativas.

El Órgano Administrativo de Recursos Contractuales de Cataluña (OARCC) excluyó a Acciona porque constató que los retrasos que proponía le permitían hacer una oferta más ventajosa. Acciona, al retrasar las inversiones, podía ofrecer el primer año una tarifa más baja. Acciona quiso aprovecharse de una ventaja competitiva que no estaba permitida en el pliego del concurso y que la Agencia Catalana del Agua (ACA) expresamente había prohibido cuando dijo que no se podía alterar el orden y secuencia del programa de obras.