El plan independentista de Mas "afectaría negativamente a la economía catalana"

Una encuesta de La Vanguardia apunta que la mayoría de los catalanes considera perjudicial para la economía la propuesta del presidente de la Generalidad para negociar la secesión durante 18 meses, después de declarar la secesión unilateral, en caso de obtener una mayoría independentista en las próximas elecciones autonómicas. Los sondeados tampoco creen que la secesión mejoraría "el nivel de vida de los catalanes".

3 min
Encuesta de Feedback
Redacción
Lunes, 8.12.2014 08:49

La mayoría de los catalanes está convencida de que el plan independentista promovido por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, "afectaría negativamente a la economía catalana y a las inversiones", según un sondeo realizado la semana pasada por Feedback y publicado este lunes por La Vanguardia.

La encuesta (consistente en 1.000 entrevistas telefónicas) apunta que un 52,9% de los sondeados considera perjudicial para la economía el plan para negociar la secesión durante 18 meses tras una declaración uniltateral de independencia, mientras que un 38,8% cree que el proyecto de Mas no tendrá efectos negativos. Cabe destacar que incluso la mitad de los votantes de CiU reconocen los riesgos negativos del proyecto secesionista de Mas.

La secesión no mejorará "el nivel de vida de los catalanes"

Por otra parte, también es mayoritaria la percepción de que una virtual secesión no servirá para mejorar "el nivel de vida de los catalanes". En concreto, un 43,3% cree que sí mejoraría el nivel de vida, frente al resto de encuestados, que se reparten entre los que creen que la situación seguiría "igual que ahora" (25,6%) o sería "peor que ahora" (24,3%).

En este sentido, el pasado 23 de octubre Sociedad Civil Catalana (SCC) presentó un informe en el que se recogían algunos de los efectos que la independencia generaría sobre la economía catalana, tales como una caída del PIB, un incremento del paro, una reducción de las pensiones y el colapso de las cuentas públicas.

En este informe, basado en diferentes estudios, se concluye que la ruptura del país supondría para Cataluña una importante caída de los flujos comerciales con el resto de España y del mundo; la escisión y deslocalización de empresas; un fuerte aumento del déficit y la deuda de la Generalidad; y se pondría en riesgo la liquidez del sistema financiero, además de llevar asociadas todo tipo de incertidumbres.

A favor de celebrar un referéndum... pese a que el 9N dice lo contrario

La encuesta de La Vanguardia también recoge que el 84% de las personas entrevistadas estaría a favor de celebrar un referéndum independentista. Un dato que, sin embargo, contrasta con el 37% de participación que -según datos de la propia Generalidad- se registró en la consulta secesionista del 9N.

El sondeo también indica que, con una participación estimada del 76%, el 47,7% de los votantes apoyaría la secesión, frente a un 42,9% que se opondría, mientras que apunta a un 9,7% de indecisos.

Encuesta sesgada

Finalmente, el sondeo señala que solo el 25,4% de los entrevistados consideraría suficiente para declarar la secesión una mayoría independentista en el Parlamento autonómico, frente a un 67,7% que cree imprescindible que, para hacerlo, se celebre antes un referéndum.

En todo caso, hay que resaltar el sesgo de esta encuesta, que desvirtúa los resultados. Según los datos publicados, un 45,5% de los entrevistados utiliza "mayoritariamente" el catalán en su casa; un 27,7% el castellano; y un 25,9% las dos.

Sin embargo, según la última Encuesta de Usos Lingüísticos de la Población -publicada por la Generalidad en junio pasado, el catalán es la lengua "habitual" del 36,3% de la población; el castellano lo es del 50,7%; y solo el 6,8% dice optar por ambas de forma habitual.

Comentar