Culebrón judicial de 10 años

Carlos Fabra ya está en la cárcel

El expresidente de la Diputación de Castellón por el PP ha ingresado este lunes en la prisión de Aranjuez (Madrid), 10 días después de que el Consejo de Ministros acordara denegar su petición de indulto.

2 min
Carlos Fabra, en un acto del PP en Burriana (Castellón), en noviembre del 2011
Redacción
Lunes, 1.12.2014 19:01

Punto final a uno de los más célebres y largos culebrones judiciales relacionados con la corrupción de los últimos años en España. El ex presidente de la Diputación de Castellón y del PP de la misma provincia Carlos Fabra ya está finalmente en prisión, condenado a cuatro años de cárcel por el denominado 'caso Naranjax'.

Fabra ha ingresado este lunes en la prisión de Aranjuez (Madrid), 10 días después de que el Consejo de Ministros acordara denegar su petición de indulto, que Fabra presentó en agosto.

El ingreso en prisión de Fabra no ha llegado hasta un año después de ser condenado por la Audiencia Provincial de Castellón a cuatro años de reclusión, por cuatro delitos contra la hacienda pública, al haber cometido un fraude fiscal total de 700.000 euros, al no declarar ingresos por valor de dos millones de euros entre los años 1999 y 2004.

Un culebrón de 10 años

Pero el caso por el que finalmente Fabra ha entrado en prisión arranca desde mucho antes. Y es que la causa contra Fabra se inició el diciembre del 2003, hace casi 10 años, y se ha ido retrasando una y otra vez, con hasta nueve cambios de jueces en el juzgado encargado del caso.

De entre los muchos retrasos que sufrió el proceso, el más controvertido sucedió en 2010, cuando la Audiencia Provincial de Castellón sobreseyó la causa por delitos fiscales de Fabra cometidos entre los años 2000 y 2003 al considerarlos prescritos. El Tribunal Supremo anuló posteriormente esta decisión.

Fabra, considerado durante más de tres lustros como el auténtico hombre fuerte del PP en la provincia de Castellón, fue presidente de la Diputación castellonense de 1994 a 2010, y continuó como presidente provincial del partido hasta 2012, un años antes de su sentencia condenatoria.

Comentar