La justicia investiga posibles sobornos en las obras del AVE en Cataluña

El ex trabajador también ha comunicado que cuando entró a trabajar en Ferrovial tenía que “cobrar talones que luego se utilizaban para pagar a directivos de Adif” para persuadirles para incrementar el precio de la obra inicialmente presupuestado.

2 min
Renfe Ave
Redacción
Lunes, 15.12.2014 11:28

Un juzgado de Alcalá de Henares ha abierto una investigación por el presunto soborno cometido por la constructora Ferrovial sobre los dirigentes de Adif, y por supuestas irregularidades en la certificación de obras.

Según informa El Periódico, la investigación judicial se ha iniciado a raíz de la denuncia presentada en marzo de 2013 por un ex trabajado de la constructora. Dicha denuncia guarda relación con la adjudicación por parte de Adif a Ferrovial de los tramos de El Papiol-Sant Vicenç dels Horts (en el Baix Llobregat) y Riells-Massanes (Selva), la base de montaje de Sant Feliu de Buixalleu (Selva), las obras complementarias de Riells-Massanes y la estación de Reus (Baix Camp), cuya construcción fue suspendida en el 2010.

El ex empleado denunciante, Vicente S., trabajó como auxiliar administrativo y oficial de segunda en Ferrovial y en su denuncia y posterior declaración ante el juez afirma que altos cargos de la empresa pública de infraestructuras percibieron dinero en efectivo, regalos y prebendas con el fin de favorecer a Ferrovial.

Sobornos para incrementar el precio final de las obras

En su escrito declaraba que la constructora había gestionado en el 2007 el envío de material eléctrico para la construcción de una vivienda de I. Z., directivo de Adif, en Palencia. Asimismo, en su comparecencia ante el juez para ratificar la denuncia, añadió que ese material de “unos 20.000 euros” de valor lo había comprado él mismo. El ex trabajador también explicó en el juzgado el viaje de un ejecutivo de Adif y una jefa de obras de Ferrovial a Suiza.

Una semana después de presentar la denuncia, Vicente S. detalló en el Juzgado de Instrucción número 5 de Alcalá de Henares que, además de los presuntos sobornos, los fondos procedían de la venta de material sobrante de las obras como chatarra: “Se cobraba una cantidad por ello que no se declaraba y se utilizaba para celebrar comidas y pagar cantidades a directivos de Adif”.

El ex trabajador también ha comunicado que cuando entró a trabajar en Ferrovial tenía que “cobrar talones que luego se utilizaban para pagar a directivos de Adif” para persuadirles para incrementar el precio de la obra inicialmente presupuestado.