Ciberataque a la multinacional

Los Guardianes de la Paz airean los trapos sucios de Sony

Angelina Jolie calificada de "niña mimada de mínimo talento".

2 min
Redacción
Viernes, 12.12.2014 11:27
El grupo de hackers llamado Guardianes de la Paz continúa filtrando información confidencial de la multinacional Sony Pictures. Los piratas informáticos se han autoproclamado autores del ataque a las bases de datos de Sony y lo han vinculado con el estreno de la película 'The Interview'. Una comedia que ha provocado la ira del régimen de Corea del Norte al tener como argumento el asesinato de su líder, Kim Jong-un.

Se han publicado una serie de correos electrónicos sobre el próximo biopic de Steve Jobs entre la copresidenta de Sony, Amy Pascal, y el productor Scott Rudin, en el que éste último llama "niña mimada de mínimo talento" a Angelina Jolie.

Rudin quería que David Fincher trabajara con el guionista Aaron Sorkin, como ya hicieron en 'La red social' en 2012 contando la vida del creador de Facebook, en el nuevo biopic de Steve Jobs, pero Jolie se interpuso en su plan y quiso sacar a Fincher del proyecto para que dirigiera el 'remake' de Cleopatra de 180 millones de dólares.

Y sobre el mismo proyecto de película sobre Jobs, Rudin carga contra la productora Megan Ellison, hija del magnate Larry Ellison, "una lunática bipolar de 28 años" y de la que dice que quizá podría ayudar en la película si se tomaba su medicación.

No es la única información que se ha aireado además de puyas a personajes famosos como Tom Cruise o Aarón Sorkin. También información relevante de 47.000 empleados de Sony o contratos firmados por rostros conocidos, como que la nieta de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo y sexta en la línea de sucesión al trono cobró 24.700 euros al año, y algunos de los alias que utilizan para viajar de incógnito: El actor Tom Hanks se hace llamar Harry Lauder y Johnny Madrid, Natalie Portman es Lauren Brown, Jude Law es el Sr. Perry, Daniel Craig es Olwen Williams y Jessica Alba es Cash Money.

El ciberataque le podría costar a Sony 100 millones de dólares según expertos en seguridad que señalan que la reputación de la compañía ha quedado por los suelos.