Revista de prensa

Manuel Valls, el primer ministro francés, torpedea el proceso

El Mundo entrevista al político de origen catalán, quien carga contra la división de los Estados-nación y dice que no conoce de nada a Artur Mas. La cumbre vasco-catalana y las banderitas del badulaque oriental.

9 min
Pablo Planas
Lunes, 29.12.2014 10:16

La explicación de la tormenta es la más plausible sobre la desaparición de un vuelo de "Airasia" entre Surabaya (isla de Java) y Singapur. De momento, nada se sabe del destino del pasaje, de 162 personas. El Índico es tan grande que aún no se ha encontrado el primer avión malayo que desapareció este año. Otro vuelo civil de la misma nacionalidad fue derribado en el espacio aéreo de Ucrania. Tres accidentes fatales y sólo la confirmación de que al segundo de los aviones lo abatió un misil. En los setenta comenzó a hablarse del Triángulo de las Bermudas. Ahora es la aviación malaya y el Triángulo de la heroína convertido en un fondeadero de aviones fantasma.

En el Adriático, los pasajeros de un ferry entre Patras (Grecia) y Ancona (Italia) se debaten a estas horas entre la esperanza y la fatalidad mientras dos tercios de la embarcación arden. Aún están atrapadas 188 de las 478 personas que iban a bordo. Albania, hacia donde deriva el barco, ha informado del hallazgo de un cadáver. Las condiciones del mar y la borrasca acentúan las dificultades del rescate.

El pasado año, por estas fechas, un buque oceanográfico con turistas rusos quedó varado en los hielos propios del Polo Sur en lo que pareció un homenaje a la expedición a la Antártida de Shackleton. Cien años exactos se cumplen este 2014 de la partida del Endurance. En diciembre de hace un siglo el hielo atrapó el cascarón del barco y comenzaba una de las historias de supervivencia más alucinantes de la historia. El capitán Ernest Shackleton logró la hazaña de mantener viva a toda la tripulación durante casi dos años a costa de renunciar al objetivo del viaje, que era cruzarse el Polo Sur a pie.

Con el panorama internacional, el trasunto español queda en un segundo plano, salvo para El Punt-Avui, que festeja el Euskadi-Catalunya de fútbol como si se tratara del nacimiento de dos naciones en vez de la tradicional pachanga regional de la Navidad. Precedió al partido una cumbre del lehendakari con el president en el Palacio de Ajuria Enea, de Vitoria-Gasteiz. Grandiosa ikurriña y dos banderines sobre la mesa esquinera con la senyera y de nuevo la ikurriña, bien tiesas, de esas de sobremesa que venden en los chinos. Paleto, patético, palurdo, de chiste de Gila. Los inauditos banderines son el reflejo de una enfermiza obsesión que pone de relieve la ponderada recomendación de los trenes llenos de psiquiatras de Ignacio Vidal-Folch.

El partido concluyó en un amistoso, equilibrado y satisfactorio empate a un gol y Mas y Urkullu signaron un pacto para hacer frente a la recentralización que atribuyen a Madrid. Son apariencias. En El Mundo explican que Mas y su señora durmieron en un NH de Vitoria, se levantaron tarde, hicieron esperar a la comitiva que les quería enseñar la Catedral y estuvieron entre solemnes y sosos. Entre esto y que Urkullu no es precisamente Txikito de la Kalzada, la conexión vascocatalana no parece que vaya a ser el gran problema de 2015. Visto en perspectiva, Ibarretxe y Montilla eran dos astros de la política en comparación con Masdelman y G-Joe Urkullu.

En el Abc, María Jesús Cañizares, además de denunciar que la Generalidad se ha gastado casi dos mil millones de euros en los últimos años en TV3 y medios de comunicación afines, tiene la humorada de recopilar los ocho grandes momentos de la política catalana protagonizados por Mas. Ahí va en resumen:

1. Adelanto electoral en noviembre de 2012

De los 62 escaños logrados en 2010, CiU se quedó con 50, lo que le obligó a buscar socios de legislatura.

2. Pacto secesionista con Esquerra

3. «Queremos votar»

Es el lema utilizado por el presidente catalán en su actos de política exterior. La estrategia victimista de CiU pretende lanzar una imagen de opresión.

4. Referendo, consulta, proceso participativo

Tras el rechazo del Tribunal Constitucional a una votación sobre la independencia de Cataluña, el presidente catalán fue cambiando de fórmula. Primero fue un referendo, según pusieron de manifiesto cuatro de los nueve consejeros del Consejo de Garantías Estatutarias que criticaron la ley de consultas catalana. Luego dio paso a una consulta y, tras los sucesivos reveses judiciales, el 9 de noviembre se celebró finalmente un proceso participativo en el que solo votó uno de cada tres catalanes.

5. El referéndum definitivo

No contento con el fiasco de consulta, Artur Mas afirma ahora que hay que hay que hacer el referéndum definitivo, un velado reconocimiento de que el 9N fue una farsa y que su estrategia pasa por el constante enfrentamiento con el Gobierno.

6. Lista conjunta

Una artimaña para diluir el previsible batacazo electoral. Artur Mas pretende ocultar las siglas de CiU en una candidatura «de país» junto a ERC y otras plataformas sociales como la Asamblea Nacional Catalana. El último sondeo del Centro de Estudios de Opinión (CEO), órgano dependiente de la Generalitat, otorga a CiU entre 34 y 36 escaños frente a los 62 de las elecciones de 2010.

7. Elecciones plebiscitarias

El dirigente nacionalista propone adelantar elecciones, pero no para cambiar de gobierno, sino para elegir un ejecutivo provisional que ejecute la independencia de Cataluña en 18 meses. Pero ni ERC, ni ICV ni CUP, que le dieron apoyo en la consulta, secundan ahora los planes de Mas.

8. Sin ley electoral catalana

Y mientras Mas intenta alterar las reglas del juego electoral, Cataluña sigue siendo la única comunidad autónoma española sin ley electoral propia. Actualmente se rige por la ley española, que siempre ha beneficiado a los nacionalistas. Estos tienen su granero de votos fuera de las grandes urbes, es decir, en las comarcas interiores, donde es más fácil, obtener representación, dado el equilibrio territorial que la ley electoral plantea.

Hasta aquí la crónica de Cañizares.

En La Razón aborda el expediente catalán Toni Bolaño, que utiliza ejemplos prácticos: "Se está acabando el año y la casa sigue sin barrer. Mas sigue en sus trece de convocar elecciones siempre y cuando, él y sólo él, lidere una candidatura unitaria. El presidente catalán y el líder de los republicanos, Oriol Junqueras, siguen enrocados en sus posiciones y el independentismo se resiente. Junqueras no cede y exige poner «fecha a la democracia» y, para ello, «no valen condiciones de ningún tipo». La desunión hace cundir el pánico entre sus filas. La presidenta de la ANC, Forcadell, reconoce «desánimo» y la de Òmnium Cultural, Muriel Casals, se confesó «perpleja y preocupada». Pasan los días y la tormenta secesionista no amaina. Con seguridad, CDC y ERC mantienen reuniones discretas para acercar posiciones. El resultado de estos encuestros sólo trasluce pesimismo".

Coincide en el análisis con Salvador Sostres en El Mundo, que además detecta coincidencias entre la táctica de Junqueras y la estrategia de Rajoy: "Junqueras, a diferencia de Mas, no tiene ninguna prisa, y sabe que está al principio y no al final de su carrera política. Comparte con Rajoy la estrategia de dejar que Mas se ahorque a sí mismo, sin que para nada sea necesario ensuciarse las manos. El líder de Esquerra sabe que si las elecciones no son el año que viene, serán en 2016; y que si éstas no las gana, ganará las siguientes. Tampoco tiene ningún afán de notoriedad porque su vanidad es más la independencia que lograrla él, y tiene muy claro que Mas no es nadie cuando se baja de la montaña rusa donde tan héroe se siente creyendo que corre más que España".

El Mundo ha declarado personaje del año a Manuel Valls, el primer ministro francés, a quien entrevistan su director, Casimiro García Abadillo y Ana Alonso. Valls se declara patriota y partidario de los Estados-nación. También sostiene que los países de la UE no deben dividirse. Es conocido el doctrinario de Valls sobre la cuestión catalana. Su caso y posición son el gran antídoto internacional frente a la propaganda de la Generalidad. A la pregunta directa sobre el caso responde Valls: "¿Cataluña? Creo que las naciones en Europa no tienen que dividirse más, no tienen que perder fuerza. No podemos permitirnos debilitarnos con divisiones". También dice que no conoce de nada a Mas.

Ante tanta claridad, se comprende la inquina del nacionalismo contra Valls y la estupefacción que su figura provoca en algunos socialistas catalanes.
En toda España se comenta el ciclón Podemos, ola de frío o huracán tropical, la fórmula implica derivadas en los medios de comunicación y el Gobierno que Raúl del Pozo expone en la contrapartada del mismo El Mundo: "«El PP nunca ha tenido ni puta idea de comunicación y ahora las televisiones privadas están apoyando a Podemos que, si gana, se apropiará de las cadenas», me dice un dirigente de la 'era Aznar'. Hoy, el poder está en los mandos y en los ratones, la información es la industria pesada y los platós se han transformado en el Puente de los Franceses. El Gobierno no sabe qué hacer para evitar que sus supuestos aliados sigan apoyando al enemigo. Están pensando en devolver la publicidad a Prado del Rey. Lo podían hacer por decreto y lo van a tramitar como proyecto de ley. O sea, que el trámite durará hasta las calendas griegas. Las televisiones temen arruinarse si les quitan canales, les multan o reparten la publicidad. Los políticos contestan diciendo que se han forrado y se siguen forrando y los ejecutivos ganan cinco veces el sueldo de un diputado".

Ha muerto Máximo, el dibujante de El País que se jubiló en Abc.

29 de diciembre, Santo Tomás Becket.