Revista de prensa

Rahola arenga a Mas y Junqueras ante el riesgo de "parada emocional"

El fin de la guerra de Cuba ocupa todas las portadas y tapa las discrepancias en el "bloque" soberanista. Según Juliana, Cataluña no será un nuevo estado "totalmente" independiente. Ecos de Ignacio Vidal-Folch

8 min
Pablo Planas
Jueves, 18.12.2014 09:34

El deshielo, el telón, el muro y tal son los términos de las portadas, que en Madrid y Barcelona miran para La Habana. Obama y Raúl Castro proclaman que todos somos americanos. Punto a medio siglo de guerra en el mar Caribe. La crisis de los misiles es como lo de las guerras napoleónicas. El eclipse político es casi total pese a los duelos protagonizados ayer por Rajoy y Sánchez y Mas y Junqueras en sendas sesiones de control. Ni siquiera los nuevos y suculentos detalles sobre el entramado financiero de los Pujol resiste el peso de los acontecimientos en Cuba.

Aún así, hay tema y tema catalán. Pilar Rahola está espantada con lo que sucede a sus alrededor y cual Carme Forcadell, dedica su artículo a las reprimendas. Hasta el alumno Mas sale escaldado en el enfado de la profa. Escribe Rahola: "Al grano, y hablando de CDC y de ERC, porque el resto tiene una importancia cualitativa pero su consenso o disenso no pone en peligro el resultado final. Convergentes y republicanos, en cambio, son la espina dorsal del catalanismo y representan su masa social, de manera que están condenados a entenderse o llevarán al país a una confrontación política fratricida, exasperante y definitivamente agotadora. Si no hay acuerdo, Catalunya podría entrar en una situación de parada emocional que dejaría centenares de miles de personas sumidas en una severa decepción, y el resultado sería demoledor. De hecho, es lo que esperan los ideólogos del wait and see estilo FAES, convencidos de que el problema catalán se resolverá por la incapacidad de sumar fuerzas, babeando con la idea de que republicanos y convergentes se batan el cobre en el territorio. Esperemos que dichas previsiones, verbalizadas por maese Aznar en su famoso “Se pelearán ellos antes de que hagamos nada”, queden en esperanzas vanas, porque el retroceso que sufrirían las reivindicaciones catalanas sería parejo a la furia del Estado. No olvidemos que estos son de los que vencen y... humillan".

¿Babeando with the wait and see? Suena a sombras de Grey con Aznar en el papel de machoman. También de eso y de los Pujol escribe Enric Juliana. Su artículo se titula "Radiaciones" y refleja una anécdota de su servicio militar en Almería, donde hizo prácticas de guerra nuclear. No alarmarse, las bombas eran virtuales. La cuestión es que Juliana sostiene: "Cinco meses después de la confesión de julio podríamos decir que ya no quedan pujolistas en Barcelona. Sólo han pasado cinco meses. La ciudad de los prodigios. Barcelona seguirá siendo escenario de grandes acontecimientos en el futuro, pero entre ellos muy probablemente no figurará la proclamación de un nuevo estado europeo totalmente independiente. Veremos cosas en los próximos años, pero esa no. Barcelona se desprende con una portentosa rapidez y facilidad de todo aquello que en un momento determinado deja de serle útil o conveniente. Hay que vivir lejos de la ciudad para poder contemplar mejor el fenómeno. Las próximas elecciones municipales van a ser interesantes en Barcelona. Muy interesantes".

No habrá un nuevo estado europeo "totalmente" independiente. Esa es la sentencia. Falta saber qué significa exactamente "totalmente" porque lo mismo estamos hablando de un protectorado ruso. En cuanto a lo del pujolismo, el panorama es dantesco. Las sumas de cargos y las cuentas judiciales apuntan a un horizonte de grandes peticiones fiscales, pero el caso no ha hecho más que empezar y podría descarrilar en cualquier momento, bien por la inestabilidad judicial (en el caso de Ruz), bien por las presiones políticas o por la tradicional lentitud de la justicia en España, cuyos plazos son más geológicos que humanos.

En el Abc, Oti Rodríguez Marchante se refiere a la elección de enemigo del catalán del año y repara en uno concreto: "Como tal iniciativa sólo puede estar movida por las ganas de internacionalizar la risa sobre el estado mental del catalanismo, me referiré sólo a uno de los candidatos al premio de «enemigo del catalán», la Coca Cola, esa bebida tan identitaria y que mezcla igual de bien con el Ron Pujol y con el vino del país para hacer el calimoxo típico catalán. A mí, en realidad, no se me ocurre el argumento para considerar a la Coca Cola enemigo de nada, salvo del buen whisky y de la buena flora intestinal, pero si los intelectuales de la Plataforma consideran que la bebida no hace bien su trabajo en pro del catalán, he de suponer que habrán hecho antes la pertinente cata del caldo: sorbito, enjuague y escupitajo a la jofaina…, «sí, en efecto…, noto en ella cierta enemistad con el catalán». Pues habrá que obrar en consecuencia, porque la Coca en Cataluña es cultura popular y tradición, las hay dulces y saladas, tapadas y abiertas, y la hay de vidrio, que es un enemigo disfrazado".

Internacional. Todas las portadas son cubanas. Obama ha firmado una paz con Castro (Raúl) en el telón de fondo del Vaticano y el Papa Bergoglio. Intercambio de espías y discursos. Los medios conservadores acogen con reservas los anuncios. Quienes no murieron en las huelgas de hambre en Cuba aún sufren las secuelas. El exilio no sólo es la dulce y dorada Miami, sino la gélida madre patria. A comienzos de esta década los refugiados cubanos llegaban por decenas a Madrid. Venían con lo puesto, ropa de verano en pleno invierno y el zapaterismo los hacinaba en pensiones baratas y ponía reparos a sus títulos académicos. Ellos no parecen precisamente contentos con la perpetuación del castrismo.

En Abc la crónica es de Emili J. Blasco, desde la capital de los Estados Unidos:"Barack Obama y Raúl Castro anunciaron ayer simultáneamente, con sendos mensajes televisados a los ciudadanos de sus respectivos países, el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, suspendidas en enero de 1961. «El aislamiento sometido a la isla no ha funcionado; es hora de cambiar de política», dijo Obama desde Washington. Por su parte, Castro afirmó en La Habana que «es hora de mejorar el clima» entre ambos países y pidió «respeto» hacia Obama. El anuncio se hizo tras la conversación de 45 minutos mantenida el martes entre Obama y Castro, que ponía fin a dieciocho meses de negociaciones secretas, en las que el Papa Francisco ha jugado un papel clave. La Casa Blanca calificó el paso acordado de «histórico». Poco antes de las comparecencias de ambos mandatarios en sus respectivas capitales, llegó a Washington el estadounidense Alan Gross, que llevaba cinco años prisionero en Cuba. Su liberación, por la que intercedió directamente el Papa, era la condición necesaria para el restablecimiento de relaciones. La Habana también liberó a un agente de inteligencia, encarcelado durante veinte años. Como contrapartida, Estados Unidos entregó a Cuba tres espías cubanos detenidos".

Fe de errores: A Ignacio Vidal Folch, miembro del consejo editorial de CRÓNICA GLOBAL, le ha caido la del pulpo y la del inglés por su artículo "Trenes llenos de psiquiatras". Pasmo y espasmos ante las sugerencias y evidencias que contiene un texto que debería haber sido el titular de la revista de ayer en vez del caso Familia Pujol.

Otra más. Al hilo del comentario del lector m. a. sobre la breve alusión a la matanza de niños en Peshawar en comparación con el espacio dedicado por esta misma revista al secuestro en Sidney viene el artículo de Arcadi Espada en El Mundo: "En Peshawar mataron el martes a 141 personas. 132 eran niños. Un comando islamista entró en una escuela del Ejército y empezó a disparar. Matar niños, de este modo. No recuerdo nada igual. Está, desde luego, el caso de la escuela de Beslán, en Osetia del Norte, aún más mortífero. Pero veo diferencias: la mayor parte de los asesinatos se cometieron durante el asalto que enfrentó a los terroristas chechenos con las tropas rusas. No veo allí la premeditación y la crueldad de Peshawar. Teniendo en cuenta, desde luego, que soy de los que pienso que no es lo mismo matar niños que matar hombres, y que me afecta algo así como la moral de aquel espermatozoide que al menos una vez en la vida llegó primero, publicidad. No veo nada comparable a Peshawar después de 1945, salvo algún probable suceso similar entre hutus y tutsis".

18 diciembre, Nuestra Señora de la Esperanza, Malaquías, Graciano, Modesto y Zósimo.

Comentar