Trias ficha 'voluntarios' para promover la secesión a diez euros la hora

El Ayuntamiento de Barcelona, gobernado por Xavier Trias, ha concedido 50.000 euros a la Plataforma Proselecciones Deportivas Catalanas con el objetivo de pagar a “voluntarios” para promocionar las selecciones catalanas en diversos eventos y efemérides como la Diada de Cataluña -actos no estrictamente relacionados con el mundo del deporte-.

3 min
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, en el Saló de Cent del Ayuntamiento
Redacción
Miércoles, 10.12.2014 10:31

Una de las entidades más beneficiadas por las subvenciones que otorga tanto la Generalidad como el Ayuntamiento de Barcelona es la Plataforma Proselecciones Deportivas Catalanas, la cual entre sus principales tareas está la de promocionar el independentismo a través del deporte.

Según informa María Jesús Cañizares en Abc, el Ayuntamiento de Xavier Trias ha concedido 50.000 euros a esta plataforma con el objetivo de pagar a “voluntarios” para promocionar las selecciones catalanas en diversos eventos y efemérides como la Diada de Cataluña -actos no estrictamente relacionados con el mundo del deporte-.

En la Cuenta General del Ayuntamiento en 2013, dicha entidad detalla las actividades desarrolladas por los voluntarios que “en 2012 contaron con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona”. Del desglose, se observa que estos voluntarios cobraron una cantidad de 10 euros la hora. Una cifra que supera el estándar de retribuciones laborales por hora, y sobre todo teniendo en cuenta que se considera ‘voluntarios’ a aquellos que realizan una labor no remunerada.

“Nación del mundo”

El lema de la entidad durante la Diada de este año fue que Cataluña “tiene derecho a competir internacionalmente como cualquier otra nación del mundo”. Un acto que duró 13 horas y en el cual se promocionó el secesionismo. El coste total en el fichaje de voluntarios ascendió a casi 2.000 euros.

En la ‘Fiesta de los Súpers’, un conocido evento infantil patrocinado por la televisión publica catalana, la Plataforma -abandonando su ámbito deportivo- dispuso de 16 voluntarios que trabajaron durante 11 horas. En total se les pagó 3.520 euros.

La Plataforma dispone desde hace años de un stand en la ‘Fiesta de los Súpers’ y, como explican en su propia web, la finalidad es “dar a conocer los beneficios que la independencia comportaría en el mundo del deporte”. Una campaña, añaden, que llevan conjuntamente con la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad encargada de movilizar el independentismo en la calle con fondos públicos.

Deportes ‘sin demanda’

Muchos de los deportes que se promocionan desde las instituciones públicas son totalmente desconocidos para la mayoría de ciudadanos catalanes que, con sus impuestos, financian una idea excluyente que no representa a toda la sociedad catalana.

Destacan los deportes como el Futtennis, el Twirling, el Korfbal, el Tamborí o el Fistball. Disciplinas minoritarias que viven con dinero público gracias a la causa secesionista.

El año pasado el Gobierno autonómico concedió 1,8 millones de euros a diversos clubes deportivos, federaciones, agrupaciones y ayuntamientos. Además, el Consejo Catalán de Deporte depende exclusivamente de la Consejería de Presidencia de la Generalidad, que gestiona las diversas partidas destinadas a la propaganda identitaria.

Más gasto público en nombre de la causa

A este gasto, se le suma el que recientemente también ha realizado el Consistorio de la publicación de un libro infantil titulado ‘La història de Catalunya’. Un dispendio de 90.595 euros por un libro que ofrece una visión secesionista -con referencias claramente independentistas- de la historia de Cataluña, que ya ha levantado las críticas de muchos historiadores.

Asimismo, el alcalde Trias destinó también dos millones de euros por la celebración del Tricentenario en Barcelona. Una exhibición chovinista que apelaba a los derechos históricos -y hasta prehistóricos- del nacionalismo más rancio, con su consecuente creación de mitos o la traducción de nombres originalmente en castellano, en catalán (Antonio de Villarroel, pasaba a ser Antoni, por ejemplo.).

Comentar