Revista de prensa

Vísperas negras y día clave para Ruz y los Pujol

Las mujeres asesinadas y la petición de sobreseimiento para la infanta Cristiana Nóos marcan las portadas. El País advierte de que hoy se sabrá si Ruz, el instructor de Gürtel y el caso Jordi Pujol Ferrusola, continúa.

6 min
Pablo Planas
Martes, 9.12.2014 10:11

Café con hiel, mujeres asesinadas. "La violencia machista arroja un lunes trágico", titula El Periódico de Cataluña. En El Mundo, Rafael J. Álvarez, hilvana la crónica de la desprotección: "Catorce de las 15 asesinadas en 2014 que habían denunciado a su agresor por violencia machista tenían una valoración policial de riesgo «no apreciado» o «bajo», según el último informe del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial. El documento estudia 15 casos porque está fechado el 1 de diciembre, por lo que no incluye los dos asesinatos de ayer en Valladolid (la víctima había denunciado) y en Valencia (no lo hizo). El decimoquinto caso analizado -la mujer de Madrid que, junto a su hija, murió a manos de su novio y cuyos cadáveres aparecieron en noviembre- está bajo secreto del sumario, circunstancia que hace que el informe no haya podido profundizar en él".

Continúa el texto: "El Informe sobre fallecimientos por violencia de género con procedimientos judiciales previos en 2014 señala que incluso en dos de los tres casos en los que la orden de protección estaba en vigor -Villarejo de Salvanés, Cubillos de Sil y Berja-, el riesgo fue valorado como «bajo» o «no apreciado». Y ese peligro, ya fuera evaluado alto, bajo o inexistente, siempre vivió en las 47 mujeres en total (más ocho casos en investigación) asesinadas en lo que va de año. La mayoría no denunció, pero las 15 analizadas en el informe, sí. Se atrevieron a salir de la intimidad de la violencia y se la contaron al Estado para que las protegiera: asistentes sociales, médicos, policías, jueces... Pero murieron. ¿Qué falló? (...) «Más de la mayoría de las víctimas tenía una valoración de riesgo entre medio y no apreciado. Dicha valoración no debería restringir las opciones de protección o debería evitar una percepción de impunidad o incredulidad», escribe el CGPJ".

Así de entrada, los periódicos del martes son el reflejo condicionado del luto; un lamento reiterado, el eco de la fatalidad, la pasividad y la soledad. La realidad suple a la política y tanto La Vanguardia como El Periódico combinan las tragedias con la afluencia de público en los comercios durante el último puente. Avizoran la recuperación al pairo del consumo navideño. En Madrid, La Razón y el Abc compiten en "realismo" y subrayan el mensaje bergogliano de Felipe VI. "El crecimiento debe traducirse en bienestar", titula Abc. En La Razón, el titular principal incide en la habilidad presupuestaria del Gobierno y asegura: "El Gobierno recortará 7.300 millones menos de lo previsto en gasto público". España va como una moto, es el pasmo de los mercados proclama el Ejecutivo de Rajoy, con la macroeconomía de su parte pero con todos los platós en contra.

En El País le auguran al juez Ruz el final de su estancia en la Audiencia Nacional y de su responsabilidad en la instrucción del caso Gürtel. Se atribuye tal a presiones políticas. Escribe José Manuel Romero: "La comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial, integrada por cinco miembros —el presidente y dos vocales elegidos a propuesta del PP; y otros dos miembros apoyados por el PSOE— resuelve hoy el futuro del juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional entre fortísimas presiones políticas. El acuerdo previo alcanzado el pasado viernes entre vocales de las dos sensibilidades, que permitía a Ruz continuar al frente del caso Gürtel si pedía quedarse como refuerzo del nuevo titular que gane la plaza, puede saltar por los aires".

A saber a quién le endosan esa fábrica de marrones del Gürtel, así como el grueso expediente de Jordi Pujol Ferrusola, asuntos que se precipitan por un agujero espacio temporal que puede acabar de aquí a década y media, según los plazos habituales. La justicia es lo que tiene, que el fiscal Horrach pide veinte años para Iñaki Urdangarín y deja en el limbo a la infanta Cristina, lo que según La Razón está bien y según el Abc, pues depende. Se le pide que renuncie a sus derechos dinásticos, pero la hermana del Rey aún no se ha pronunciado al respecto.

En La Vanguardia escriben del particular José María Brunet y Nuria Felip: "Se acerca el final. El caso Nóos pasa hoy por un trámite importante, el de la presentación de los escritos de las acusaciones, Fiscalía y Abogacía del Estado incluidas. Ambas estiman que la infanta Cristina no cometió delito alguno en los negocios de su esposo, Iñaki Urdangarin. El fiscal, sin embargo, la considera beneficiaria de esas ganancias ilícitas y, por tanto, responsable a título lucrativo. La Fiscalía centra las mayores responsabilidades en el duque de Palma y su exsocio, Miguel Torres, a los que acusa de ocho delitos a los que pueden corresponder penas situadas entre los 17 y los 20 años de prisión. La infanta Cristina, en cambio, sólo tendría que hacer frente a responsabilidades civiles, cifradas en alrededor de 600.000 euros. El fiscal anticorrupción, Pedro Horrach, solicita por tanto al juez del caso, José Castro, el sobreseimiento de la causa para la infanta Cristina, y subsidiariamente, si cree que el archivo no procede, que le aplique la doctrina Botín. Esta doctrina impide abrir juicio si no hay acusación ni del fiscal ni de los perjudicados, en este caso la Hacienda pública. (...) Para su esposo, en cambio, la petición se situará entre los 17 y los 20 años de cárcel, ya que su responsabilidad no es sólo civil, sino penal. El fiscal le acusa de un total de ocho delitos. Estos ilícitos penales son los de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude a la Administración, blanqueo de capitales, falsedad en documento público, falsedad en documento mercantil y dos delitos fiscales".

¿Y la política catalana? Pues a la espera de la cumbre entre Mas y Junqueras de la que debiera colegirse si hay elecciones autonómicas anticipadas o nos quedamos, de momento, como estamos. En la vigilia continúan las escaramuzas y el escrutinio pormenorizado de las encuestas.

9 de diciembre, Juan Diego, Cipriano, Leocadia, Lucio y Siro.