Batlle pide no "precipitarse"

El Síndic de Greuges investigará una detención con uso de fuerza de los Mossos

Ve una posible actuación "desproporcionada". La policía autonómica ha abierto una investigación interna. Su director ve una detención "como hacen muchas" los Mossos, y llama a no hacer paralelismos con otros casos.

3 min
Captura del video casero de la detención
Redacción
Viernes, 30.01.2015 17:07

El Síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó, ha abierto una actuación para investigar una posible actuación "desproporcionada" de cuatro agentes de los Mossos d'Esquadra en la detención de un joven el pasado miércoles en Barcelona. El incidente se ha conocido gracias a un video casero difundido por el semanario La Directa. El cuerpo policial ha pedido no sacar conclusiones "precipitadas" de los hechos.

Según ha informado este viernes en un comunicado, el Síndic de Greuges ha abierto una actuación de oficio para investigar "el presunto uso desproporcionado de la fuerza por parte de cuatro agentes de los Mossos d'Esquadra" que el miércoles a las diez y media de la noche detuvieron a un joven en la plaza del Pou de la Figuera, en el distrito barcelonés de Ciutat Vella. El Síndic explica que ha tenido conocimiento de los hechos por una información de La Directa, que incluye un vídeo de la detención grabado por un vecino.

En el vídeo, se aprecia como dos agentes se dirigen hacia un joven que parece retirarse del lugar, y como en ese momento otros dos mossos bajan de un coche patrulla y, entre los cuatro, lo inmovilizan y detienen con el uso de la fuerza. En los primeros segundos de la detención se aprecian claramente algunos golpes por parte de los agentes. El vídeo también recoge los gritos del detenido durante la detención, y los insultos repetidos a los agentes de un vecino, presumiblemente, el autor del vídeo.

Según La Directa, los agentes propinaron al detenido "puñetazos y patadas", además de "agarrarle por la cabeza" y "retorcerle el cuello". Esta información añade que los agentes pidieron la documentación al joven, que este, posteriormente, les exigió su número de placa, y que, tras negarse los mossos a proporcionarselo, y cuando el joven ya marchaba del lugar de los hechos, lo detuvieron.

La versión de los Mossos

El director de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle, en rueda de prensa también este viernes, ha pedido no sacar conclusiones "precipitadas" de los hechos, así como no hacer paralelismos con otros casos, en obvia alusión a la reciente polémica por la emisión del documental Ciutat Morta. También ha aclarado que el cuerpo policial ha abierto una investigación interna para aclarar los hechos.

Batlle ha añadido además la versión policial. Ha explicado que los agentes sospechaban que el joven estaba intentando vender una tablet que presumían robada, por lo que pidieron la identificación al detenido y le requisaron el aparato hasta que pudiera aportar un recibo que demostrara que era suyo.

Según ha relatado Batlle, el joven -de origen dominicano, 22 años y con antecedentes policiales, según ha precisado-, se resistió a permitir la incautación, y fue detenido por atentado a la autoridad. El director de los Mossos ha negado que fuera detenido por pedir la identificación a los agentes, y ha sostenido que las imágenes del vídeo casero muestran una detención con uso de la fuerza "como muchas que hacen" los Mossos.

El Síndic de Greuges ha pedido a la Consejería de Interior, de la que depende la policía autonómica, "la máxima diligencia y transparencia en el esclarecimiento de estos hechos", así como que "actúe con contundencia en el caso de que, después de la investigación, no quede justificada la actuación de los agentes".