Revista de prensa

El doble de Mas y las últimas tardes con Junqueras

Puigverd pasa cuentas en La Vanguardia y pregunta: ¿Quién ha provocado el naufragio de la ilusión de los catalanes que habían hecho suyo el relato soberanista? Los errores de "tipo óptico" de Jiménez Losantos.

8 min
Pablo Planas
Miércoles, 14.01.2015 10:28

Esta revista de prensa está en condiciones de afirmar (tras el atento visionado de los periódicos) que el sujeto que protagonizó la comparecencia de ayer en la Generalidad era el presidente de la ídem, Artur Mas, y no un doble, un imitador o un republicano disfrazado. Corrió el intenso rumor de que aquel hombre que parecía Mas y hablaba como Mas era en realidad su parodia polónica, habida cuenta de la cantidad de tiros en los pies que se proporcionó bajo la somnolienta mirada del periodismo de suela gastada y de algunos consejeros que asistían incrédulos al sorprendente acontecimiento de una rueda de prensa de dos horas de duración para anunciar otra rueda de prensa dos días después. Como ayer era martes...

Es más, Mas en carne mortal fue el que se dirigió por enésima vez (exactamente la número 215 desde que comenzó el "proceso") al pueblo de Cataluña para glosar la buena nueva de su gran gestión, de los hitos de su mandato, de los mojones "asolidos" y de la cercanía, en lontananza, de una Ítaca que podría divisarse, o no, mañana, tras la preceptiva autorización de las señoras Forcadell y Casals, y del alcalde de Vic, Vila d'Abadal, notarios, testigos y padrinos del duelo al sol entre Mas y los remeros del Volga de Junqueras.

En el "impasse" hasta la fumata blanca, el mundo mira a Francia, Charlie Hebdo sale a la venta con una portada en la que aplica el perdón del dios de los dibujantes a los "mujaidines" y éstos aleccionan a una criataura de diez años en la ejecución de dos supuestos espías rusos en algún lugar cerca de Mosul (Irak o lo que queda de Persia). Occidente prepara planes de contingencia frente al terrorismo. Cameron se plantea prohibir el "whatsapp" y Pedro Sánchez llega a su primer acuerdo de Estado con Rajoy para arbitrar medidas más estrictas de seguridad. Como siempre, la parroquía progresista alerta sobre los derechos que aún no se han vulnerado y la conservadora está por la conservación de la especie por la vía de excepcionalizar hasta el secreto de confesión. Libertad y seguridad, blablabá.

Aquí, en Cataluña, distrito sideral, los mossos armados hasta los dientes patrullan por el Metro, la vida sigue y el proceso se desinfla, se torna mustio y comienza a adquirir los visos de una tristeza postcoitum de domingo por la tarde. Puede pasar cualquier cosa, lo que se resume en tres cosas: elecciones en marzo, en otoño o cuando toca, a finales del año que viene. Sin embargo, algo se ha roto definitivamente. Junqueras y Mas ya no son Stan Laurel y Oliver Hardy, el gordo y el flaco, sino el Coyote y el Correcaminos, Mas, Mas, mic, mic, en un eterno retorno al punto de partida marca ACME.

En La Vanguardia, Antoni Puigverd resume la situación y salda cuentas en un artículo indispensable sobre el pasado y el quintacolumnismo: "Quien recordaba que la reclamación del pacto fiscal dio la impresión de ser una excusa fugaz era acusado de tocársela con papel de fumar. Quien, ante la descripción independentista de una España monolíticamente agresiva con Catalunya, recordaba el respeto o el afecto con que no pocos madrileños, cordobeses o sorianos de hoy y de ayer reconocen nuestra realidad cultural y económica, era tachado de idealista enfermizo o de español confeso y se le condenaba al infierno de Wert, Losantos y compañía. Quien hacía notar que el discurso del president Mas confunde España con las posiciones del PP y la historia de España con la interpretación que hace de ella el PP era conminado a no entorpecer el procés con argumentos de quisquilloso. Quien lamentando que la hegemonía independentista imponía un relato obligatorio que empobrecía el debate era acusado de hacer el juego al españolismo y de demonizar el catalanismo. (...) Pues bien, ahora díganme, ¿quién ha sido el quintacolumnista? ¿Quién ha entorpecido realmente el famoso procés? ¿Quién ha provocado el naufragio de la ilusión de los catalanes que habían hecho suyo el relato soberanista? ¿Quién se ha burlado de la buena fe de la gente? ¿Quién ha jugado con sus sentimientos? ¿Quién ha conducido al catalanismo a un laberinto? ¿Quién ha quemado las naves del catalanismo jugándose la historia y el futuro a una sola carta? Ahora díganme: ¿Quién, abusando de las metáforas de parejas que se rompen y los amores solitarios, ha acabado entonando aquel siniestro bolero que decía “la maté porque era mía”?".

Por alusiones y por cambiar de tema, Federico Jiménez Losantos dedica su columna de El Mundo a estoquear a la izuierda que viene: "Garzón, el Pablito Pablete del Supercomandante Pablo, podía haber dicho que lo de Tania Sánchez es un problema de comunicación, que es lo que suele decirse en estos casos para explicar lo inexplicable. Por ejemplo, que Ana Mato no sabía que tenía un Jaguar y un 4X4 de la marca Gürtel porque a su aún marido se le olvidó decírselo. O sea, un problema de comunicación al que se añadió «un error de tipo óptico», porque no veía el Jaguar en el garaje. Me imagino a Garzón y Pablo Iglesias si el hermano de Tania lo hubiera sido de Botella, Aguirre, Rudi o Barberá; y si cualquiera de las políticas del PP diariamente despellejadas por la Izquierda, hubiera dicho que no sabía que la empresa a la que favorecía tan espléndidamente su Consistorio era de su hermano. Y si, después de decirlo, se demostraba que la sociedad de su hermano, llamada Aúpa, tenía su sede en la casa de su padre. Y si, encima, a las actividades de esa Aúpa que no conocía iba la propia política a dar clase de canto y batería. ¡Lo que hubieran cantado contra la Casta y aporreado el bombo Garzón, Pablo, Pablito y Pablete!".

Tras el homenaje a José María García (que se refería así al presidente de la federación de fútbol Pablo Porta), continúa inmisericorde: "Lo peor de los comunistas de Podemos e IU es que, en el fondo, no creen que haya «errores de tipo ético», sino que la ética es un error si se interpone en la toma del Poder. La ética es para exigirla a los demás, no para aplicársela ellos. Si cae Monedero dirán que lo de Lomana fue «un error de tipo estético». Y yo no imagino a Cipriano Mera tomando las uvas en el Palacio de Liria; pero a Tania adjudicándole al hermano el catering de La Moncloa, sí la veo. Será otro error de tipo óptico".

Un error de esos debió de ser lo de Jordi Pujol Ferrusola en el palco del Camp Nou en el Barça-Atlético de Madrid. Se cuenta en "La mirilla" (página 2) de La Vanguardia: "Encausado en la Audiencia Nacional, la última oportunidad en la que fue visto en público tuvo lugar precisamente al ir a declarar ante el juez Pablo Ruz, que instruye el caso originado en la denuncia de una examante. Explicables, pues, los murmullos que despertó su presencia en lugar tan expuesto a la mirada pública. El júnior, como se le conoce en algunos ambientes, acudió invitado por el presidente del Atlético de Madrid, el productor Enrique Cerezo".

¡Qué nivel, Manuel! El júnior con Cerezo. ¿Será accionista colchonero? ¿Murmullos? El día menos pensado el Barça de Laporta le hace un homenaje al padre del aludido.

Primer principio de la termodinámica: la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. Está por ver en qué se va a convertir la desilusión detectada por Puigverd. En cacerolas ya se ha visto que no. Pónganse a cubierto, no fos cas...

Ha fallecido a los 83 años José Luis Moro, el creador de la familia Telerín.

14 de enero, San Félix de Nola, Dacio, Eufrasio, Santa Nino y San Potito.