El PSOE trata de conciliar la "voluntad igualitaria" y los "hechos diferenciales"

El borrador del programa marco de los socialistas para las autonómicas de mayo trata de resolver la cuadratura del círculo: "Conjugar igualdad y legítimas diferencias, siendo conscientes de que el reconocimiento de estas últimas -en virtud de las especificidades o derechos históricos de determinados territorios- no debe suponer diferencias en los derechos de los ciudadanos".

5 min
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez
Redacción
Lunes, 12.01.2015 10:06

La llegada de Pedro Sánchez a la dirección del PSOE ha comportado algunos cambios, entre ellos, la apuesta directa por profundizar hacia un modelo federal. En el borrador presentado de su programa marco para las elecciones autonómicas de mayo, los socialistas se decantan por llevar a cabo una reforma federal con el objetivo de "mejorar el funcionamiento" del Estado autonómico.

Aunque el borrador está aún pendiente de ser aprobado -se deberá aprobar durante la conferencia que se celebrará en Valencia a finales de mes-, es la primera vez que los socialistas hacen mención explícita a un cambio de modelo federal en su programa electoral: "El Estado autonómico debe mejorar su funcionamiento, algo que sólo podrá hacer si reforma su organización institucional, es decir, si avanza en la dirección del federalismo".

El documento, que ha avanzado este lunes La Vanguardia, versa sobre tres ejes principales que serían el federalismo, la regeneración democrática y las políticas sociales.

Igualdad y "legítimas diferencias"

El PSOE aboga por realizar una reforma constitucional que "consolide un modelo federal, cooperativo y pluralista" entre las regiones que conforman España. El texto prosigue: "Se trata de conjugar igualdad y legítimas diferencias, siendo conscientes de que el reconocimiento de estas últimas -en virtud de las especificidades o derechos históricos de determinados territorios- no debe suponer diferencias en los derechos de los ciudadanos".

Los socialistas contemplan la reforma constitucional como la única vía para resolver "el complejo debate sobre la integración de Cataluña en el conjunto de España", e intentan -sin demasiado éxito argumentativo- conjugar esta condición "diferencial" de algunas comunidades, con la defensa de la igualdad de todos los ciudadanos: "Mantenemos una inequívoca voluntad igualitaria, desde la que nos oponemos a todo lo que redunde en un trato discriminatorio a la ciudadanía, pero, al mismo tiempo, somos conscientes de que, respetando la igualdad, hay hechos diferenciales que deben ser asumidos por el conjunto del sistema".

La propuesta federal se desarrolla bajo cuatro erres -reglas claras, recursos, representación y reconocimiento- que hacen referencia a una disminución de conflictos entre administraciones a través de leyes claras que delimiten las competencias de cada nivel administratrivo; constitucionalizar los principios de suficiencia, corresponsabilidad y solidaridad interterritorial; utilizar el Senado como Cámara de representación territorial; y un mayor reconocimiento de lo que denomina "hechos diferenciales": "Proponemos determinar y reconocer los hechos diferenciales, que deberían ser objeto de un título específico en la Constitución".

Autogobierno, pero sin prácticas "caciquiles"

El programa califica de "éxito" el modelo autonómico: "El autogobierno ha permitido desarrollar la identidad de las regiones y nacionalidades que integran España, ha sido una vía eficiente para gobernar la pluralidad del país y ha nivelado la renta y calidad de vida de los ciudadanos, estableciendo una notable aproximación entre los territorios".

Sin embargo, alertan de que "la derecha y los nacionalistas" han abusado de este poder cercano: "Un poder más cercano también puede estar más tentado de caer en prácticas caciquiles y clientelares; algo así ha pasado en determinadas comunidades gobernadas por la derecha o los nacionalistas. Cuando esto ocurre, el daño a la democracia es terrible, pues la ciudadanía asiste indefensa a cómo un conglomerado de poder, tan próximo que la asfixia, se impone a la convivencia".

Más financiación

Mantener el Estado del bienestar es otro punto central en el programa socialista. El partido de Pedro Sánchez aboga por una mayor financiación para evitar recortes como los actuales que han ido "más allá de lo tolerable". De este modo, el PSOE plantea incorporar a la Constitución el principio de estabilidad social y crear un fondo de garantía del Estado de bienestar que lo preserve "en periodos de insuficiente crecimiento económico o crisis".

Asimismo, el documento propone crear un fondo de solidaridad autonómico que clarifique los mecanismos de cohesión y convergencia territorial. Para aumentar los ingresos, entre otras medidas, defiende la recuperación del impuesto de sucesiones y donaciones, y establecer un nuevo modelo de financiación autonómica que aporte recursos "en cuantía superior a los actuales".

Regeneración

Otra de las propuestas -inauditas hasta la fecha- es la de limitar el mandato de los presidentes autonómicos a dos legislaturas. El PSOE plantea esta medida como medida para acabar con "el abuso de poder" y la "corrupción": "Es especialmente grave en determinadas comunidades gobernadas desde hace años por el PP, donde la opacidad, la patrimonialización de lo público, el desprecio al Parlamento, la persecución del discrepante, la manipulación de los medios de comunicación, la corrupción y el abuso de poder se han instalado, de manera crónica, en sus instituciones".

Comentar