Revista de prensa

Francesc Homs sufre un empacho mental de Lakoff con grelos

Pujol se planta dos horas ante la juez para no decir nada, pero no le echa la bronca. La petición de que Mas comparezca solivianta a Rahola, que amenaza con parar "el invento" (proceso). Bolaño va a tener razón.

14 min
Pablo Planas
Miércoles, 28.01.2015 09:55

Nadie acompaña a los Pujol al juzgado. No hay militantes de Convergència, no hay amigos, ni un solo partidario. Dice el patriarca que tiene un manuscrito que su padre, l'avi Florenci, le dejó a su esposa que probaría el origen lícito de la fortuna "olvidada" en el extranjero. No lo aporta. Mientras, resuenan las palabras de Oleguer Pujol en El País, que dice no tiene nada que ver con los negocios de sus hermanos, que desde el principio se apartó del "pujolismo", que lo suyo era trabajar en la City, dormir poco y no ver la luz. La crueldad del nacionalismo con los suyos es abrumadora. Nadie se apiada de los Pujol Ferrusola. Son unos parias, una familia con mucha trastienda y más secretos que verdad.

Así lo cuenta el director de El Mundo en Cataluña, Álex Sàlmon, quien desliza en su artículo diario un inquietante comentario: "Alguien muy cercano a la familia y al matrimonio me explicó este fin de semana que todo lo que hace Jordi Pujol es para salvar a su mujer. Dicen que se lo debe. En público han pasado por un matrimonio modélico. Pero hasta lo modélico puede ser deconstruido. Y hasta aquí puedo escribir. Forma parte de la vida personal de las personas. Sin embargo, sobre lo que ahora está en manos de la justicia sí podemos decir que esa idea de que él se dedicó a hacer política y ella a hacer negocios no es descabellada".

Algo parecido es lo que según Pujol pensaba su padre, don Florenci, de tal forma que así se lo repitió a la juez Balfagón. La clave está en el manuscrito o manuscritos que de puño y letra del cambista obrarían en poder de Marta Ferrusola. Todo es pura elucubración, teoría, explicaciones de índole personal. Puede que se aguante en un juzgado, donde cabe el derecho a no declarar y un protocolo muy cuidado, pero Pujol no aguanta ni dos segundos delante de un inspector de Hacienda, se ponga Cristobal Martell o Perry Manson a soplarle las respuestas.

El paseíllo judicial de los Pujol está en casi todas las portadas, pero resalta en la de El País, donde ocupa un esquinazo inferior. En los demás, sea en foto (La Vanguardia) o con foto y titular, es el asunto del día. En el Abc, el formato de tema único en portada, con el homenaje a las víctimas del Holocausto, traslada el via crucis hasta la "nueva" página dos, donde se anticipa la declaración judicial que describe en páginas interiores Janot Guil, en un texto al que sólo le falta la banda sonora de El Padrino: "Con silencios elocuentes –como el de Marta Ferrusola– y tres muertos sobre la mesa: el padre de Pujol, que legó el dinero oculto en Andorra, y sus dos primeros administradores. Sin facilitar extractos de cuentas y apelando a unas supuestas cartas manuscritas como baza exculpatoria que, sin embargo, no se aportan ante la juez. La familia Pujol, con el expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, al frente, desplegó ayer en el juzgado una suerte de tetris dialéctico –cada acusación que cae se intenta neutralizar con alegatos de aliño– para responder a las imputaciones de fraude fiscal y blanqueo de capitales".

Continúa la crónica: "El expresidente de la Generalitat y tres de sus hijos –Marta, Mireia y Pere–, aseguraron ante la juez que el dinero que mantuvieron oculto durante 34 años en Andorra era fruto de un legado que el padre del expresidente, Florenci, les dejó para recibir a su muerte, en 1980, y que este logró atesorar en los 50 y 60 mediante actividades «lícitas» con la compra-venta de dólares. Para reforzar su tesis, Pujol –que no contestó a las pregunta de la acusación popular Manos Limpias– afirmó que existen unas cartas manuscritas que su padre, Florenci, envió a Marta Ferrusola. En ellas, según Pujol, detalla y justifica el legado oculto en Andorra. Sin embargo, la defensa del expresidente catalán no aportó ayer el citado documento, que está en posesión de Marta Ferrusola. Pujol confesó que sabía del dinero oculto de su padre desde los años 60, pero que se desentendió de él. No sabía ni en qué país extranjero estaban, declaró".

A mí que me registren, insiste Pujol en plena deconstrucción familiar, el hallazgo culinario de Sàlmon. Ni en la prensa más afín se libra la famiglia del punto sopranesco de sus peripecias: El Punt-Avui titula "Secretos de familia"; Ara, "Pujol no aclara las dudas". En El Periódico, más escorado hacia la información que los antecitados, resumen el cuento con el titular "Pujol, sin papeles" y una crónica de Jesús García Albalat: "Ni un solo documento. El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol Soley no acreditó ayer con papel alguno ante la jueza de Barcelona Beatriz Balfagón que el origen de la fortuna que la familia tiene en Andorra sea parte de la herencia de su padre, Florenci Pujol, ni que el incremento de los fondos allí depositados, que se multiplicaron por tres, procedieran de las inversiones financieras que se realizaron en el país vecino. El exmandatario catalán declaró como imputado durante más de dos horas y se sometió a las preguntas de la jueza que investiga el presunto fraude a Hacienda y el blanqueo de dinero; del fiscal anticorrupción Alejandro Luzón, que viajó expresamente desde Madrid, y de su abogado defensor, Cristóbal Martell. No quiso contestar al abogado Sebastián de Juan, que representa a las acusaciones Manos Limpias y Plataforma per Catalunya".

Tampoco es que contestara mucho a la juez y el fiscal, pero ahí estuvo durante un par de horas el ex president, que no se acuerda de la herencia, legado, hucha o botín, pero debe tener presentes los hechos de Banca Catalana. Santiago Tarín, en La Vanguardia, arranca por ahí su crónica: "La historia no se repite, pero se parece. Hace 30 años, tres meses y 24 días, Jordi Pujol i Soley era interrogado en su residencia oficial por el caso Banca Catalana. Ayer, Jordi Pujol i Soley declaró en el juzgado de instrucción número 31 de Barcelona acusado de fraude fiscal. Entonces era presidente de la Generalitat. Hoy ya no es Molt Honorable. Hace tres décadas tuvo que describir la crisis de Banca Catalana. Hace 24 horas compareció para explicar el origen de una fortuna en el extranjero, de la que dijo no querer saber nada pero que reveló que tuvo tres gestores: el ya fallecido Delfí Mateu, un amigo de su padre y suyo –y también acusado en el caso Banca Catalana–, su primo, Joaquim Pujol i Figa, que luego fue secretario general de la Presidència de la Generalitat, también traspasado, y su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola. Un legado del que abjura ahora, pero que se ha mantenido oculto al fisco durante treinta años, por miedo a la repercusión mediática y que se decidió a desvelar por sus hijos".

Mientras esto sucedía en la Ciudad de la Justicia, tocho del tres por ciento, en el Palacio de la Generalidad Artur Mas inauguraba la galería de presidentes con los bustos de todos hasta Tarradellas. Lo demás, castigados, incluso él, que presume de ser de todos cuantos le han precedido quien más lejos ha llevado el desafío soberanista. Fue una manera muy gráfica de decir que no conoce a los Pujol ni de vista. De ahí, seguramente, la sorpresa y conmoción que ha causado en Convergència que el fiel Oriol Junqueras pida la comparecencia en la comisión del caso Pujol del actual presidente de la Generalidad. ¿Pero de qué vamos?, saltó Francesc Homs, quien demostró que no ha leído o no ha entedido bien a Lakoff y su "No pienses en un elefante", libro de cabecera de los podemistas. Marcos mentales, peroraba Homs, Lakoff por aquí y Lakoff por allá, un tanto pretencioso, jactancioso y encantado de haberse conocido. Eso es que se ha empachado de Lakoff con grelos.

Con mucha más claridad lo escribe Pilar Rahola en el diario de Godó. Está incendiada la consejera aúlica de Mas, carga las tintas y exagera la suerte: "¿Qué pretende, pues, ERC poniendo bajo los focos al propio president, y más en un momento tan delicado para el país? Cabe pensar, primero, que pretende sacar pecho, hacerse perdonar los acuerdos con el Govern y conseguir unas palmaditas por el lado izquierdo, ese mismo que le ríe todas las gracias pero cree que lo de la independencia es una desgracia. Por cierto, empieza a ser una pauta esto de Esquerra de darle un coscorrón a CiU cada vez que llega a algún acuerdo. Lo segundo que pretende es, sin duda, poner bajo sospecha al mismo president con el que quiere alcanzar un acuerdo programático para un proceso histórico en Catalunya, lo cual es alucinante".

O "can pixa", que diría Forcadell. Pero la que escribe es Rahola, que prosigue: "Quizás los republicanos creen que, si debilitan a Mas, ellos serán más fuertes, pero entonces no han entendido nada y, como dice Bassas, practican una vieja política para un momento nuevo. ¿O creen que culminarán solos el proceso? Porque al final resulta que tenemos un president que se ha convertido en la pieza a batir de todo un estado, hasta el punto de degradarlo, desprestigiarlo, imputarlo e intentar inhabilitarlo. Y, en plena batida general, van los aliados republicanos y le azuzan los perros. Perdonen, pero lo de ERC empieza a ser un deplorable fuego amigo. Y si esto va a ser así a partir de ahora, el camino hasta septiembre puede ser un rosario de espinas, porque lo que no es posible es aceptar el baile y luego dedicarse a pisar a la pareja. O ERC entiende que este proceso está en fase final y que no se culminará con acciones cortoplacistas de puro cainismo electoral, o mejor paramos el invento aquí mismo".

Va a tener razón Toni Bolaño cuando predice que no va a haber elecciones el 27S. Rahola ha ido y ha vuelto de la política varias veces sin dejar de engodar su currículo de experiencias. Esto mismo le pasa a Juan Carlos Monedero, número tres de Podemos, y cuyo nombre se lee en cuerpo más grande en la portada de El País. Si ayer le dedicaban una página entera a Oleguer, ese Pujol Ferrusola que clama condenado por sus apellidos, hoy se la dedican a Monedero, el troyano antitransparencia del partido del círculo. En el editorial le llaman "casta" y en la información sacan al aire sus trapos ajados y una colección de selfies con autoridades académicas que lo convierte en el nuevo pequeño Nicolás.

Vicente G. Olaya e Isabel Cristina Cuesta Camacho firman el texto del diario de Prisa: "Juan Carlos Monedero, secretario del Proceso Constituyente y de Programa de Podemos, exageró su currículo profesional al señalar que había sido "profesor invitado en el Instituto de Estudios Políticos de la Uiversidad Humboldt de Berlín (dirigido por el profesor Claus Offe)". Este último, uno de los politólogos marxistas más conocidos del mundo, señaló ayer a EL PAÍS que no recuerda a Monedero y negó, asimismo, haber dirigido nunca el instituto donde el líder de Podemos le sitúa como máximo responsable y donde el número tres de esta formación política mantiene haber sido “profesor invitado”. “No conozco al señor Monedero y tampoco recuerdo habérmelo encontrado. Pero mi memoria no es la mejor”, resalta el profesor alemán, de 75 años, al que EL PAÍS localizó impartiendo una conferencia en Italia. “Lo que quiero decir es que puede que lo haya invitado, pero quiero casi descartar que [Juan Carlos Monedero] haya ido al instituto para algo más de una conferencia”, asevera".

Se afirma en la crónica que "la Universidad Humboldt de Berlín ha sido referente de otras conocidas mundialmente, como la de Harvard (Estados Unidos) (...) y que "la polémica sobre la precisión del currículo del número tres de Podemos no es nueva. Esta es la segunda vez que la realidad no se ajusta con exactitud a su vida laboral, ya que también destaca que “fue el responsable del equipo español del Banco Central Europeo para el estudio y seguimiento de los efectos de la implantación del euro en España (Instituto Europeo de Florencia y Banco Central Europeo, 1998-2003)”. En realidad Monedero participó en la elaboración de un estudio de 80 páginas, denominado Informe sobre la implantación del euro en España, que fue cofinanciado por el BCE junto con otras instituciones. Algo semejante ocurre con otro de los puntos de su vida docente en América, ya que igualmente sostiene que ha sido “profesor visitante de la Universidad Iberoamericana de Puebla (México)”", extremo desmentido por la citada universidad.

Un curriculum inflado, cautrocientos mil euros, una investigación de Hacienda y un expediente en la Universidad Complutense por incumplir la cláusula de dedidación exclusiva. Este es, a grandes trazos, el panorama en torno a Monedero. Lo que en Cataluña sería una chiquillada más propia de un pardillo que de una consejera del CATN.

Afloja el vendaval helénico mientras Alexis Tsipras se dedica a desmontar todos los tópicos de la izquierda. Primero el pacto con Kamenos, la derecha radical, al que otorga el Ministerio de Defensa. Después, un gobierno sin mujeres y sin corbatas. Primeros contactos con Rusia y con China, recuperación de la televisión pública, aumento del salario mínimo y optimismo por decreto. La izquierda en España no sabe ya qué pensar. Lo de pactar con la derecha les dejó sin habla. Y lo de las mujeres, jroña que jroña.

Los peshmergas kurdos han liberado la ciudad siria de Kobane, fronteriza con Turquía. Una auténtica hazaña y la primera derrota del Ejército Islámico. Recuerdo de las víctimas del Holocausto, en Auschwitz y en casi todo el mundo. Indispensable pieza en CRÓNICA GLOBAL sobre la celebración aquí, donde todos somos tirios, troyanos y syrizos.

28 de enero, San Pedro Nolasco, fundador de la Orden de la Merced para la redención de los cautivos, fallecido en 1256. Según el misal diario latino-español de 1953, "la Orden de la Merced ha sacado unos setenta mil cautivos de entre las mazmorras africanas".