Su escaño, pendiente

Geli se da formalmente de baja del PSC

Comunica su baja en persona y por escrito. Mañana jueves piensa anunciar si renuncia también a su escaño en el Parlamento autonómico o si continúa como diputada no adscrita.

5 min
Marina Geli, en el Parlamento autonómico, en su época de consejera de Sanidad
Redacción
Miércoles, 28.01.2015 15:32

La ex consejera de Salud Marina Geli ya no es militante socialista. La ex dirigente crítica soberanista del PSC ha formalizado su baja del partido exactamente dos meses después de que anunciara que abandonaba definitivamente el PSC. Geli es ahora una de las principales dirigentes de Moviment d'Esquerres (MES), la formación de nuevo cuño que ha agrupado a buena parte del sector crítico nacionalista e independentista que ha optado por dejar el PSC. A pesar de su defección, Geli continúa a día de hoy formando parte del Grupo Socialista en el Parlamento autonómico. La propia Geli piensa anunciar mañana jueves cuál será su futuro inmediato en la Cámara.

Geli formalizó su baja ayer martes, presentando en persona en la sede del partido en Gerona una carta manuscrita en la que comunicaba su abandono. En la misiva, la ex consejera se refiere a su baja como una "escisión", y argumenta que ha dejado el partido, junto con otros fundadores de MES, porque este ha renunciado a reivindicar el denominado "derecho a decidir".

De hecho, Geli culpa de su renuncia a la cúpula socialista, que, según sostiene, la ha "obligado a formar parte de los escindidos". A la vez, puntualiza que su marcha no va dirigida "contra nadie", y expresa que le duele abandonar la formación en la que ha militado hasta ahora.

Una marcha anunciada

Geli ya tenía un pie y medio fuera del PSC al menos desde el verano, cuando se confirmó que la llegada de Miquel Iceta a la primera secretaría no iba a traer el giro radical que los sectores críticos nacionalistas del partido esperaban, en torno a la cuestión del "derecho a decidir", respecto a la posición de la anterior dirección de Pere Navarro, que se opuso frontalmente a la celebración de una consulta secesionista si no era "legal y acordada" con el Gobierno.

Anteriormente, en Enero -y aun con Navarro al frente en Nicaragua-, Geli, junto con Núria Ventura i Joan Ignasi Elena, protagonizaron un grave episodio de enfrentamiento con la dirección del partido, al desobedecer la disciplina de voto -apoyada por una amplia mayoría del partido en su Consejo Nacional- y votar en el Parlamento autonómico al lado de CiU, ERC y ICV-EUiA para pedir al Congreso que transfiriera temporalmente a la Generalidad la potestad de celebrar referendos, con la idea de celebrar de esta forma un referéndum independentista. Los tres díscolos fueron castigados por el partido, que los desposeyó de todos sus cargos internos y de la iniciativa parlamentaria. También les exigió su escaño, algo a lo que solo accedió -y al cabo de medio año- Elena.

La marcha de Geli, no obstante, no se confirmó hasta noviembre, al mismo tiempo que, junto con otros ex dirigentes del PSC -como los también ex consejeros Ernest Maragall, Antoni Castells o Montserrat Tura- fundó MES, una formación que se define como socialista, catalanista y europeísta y que aboga abiertamente por la secesión de Cataluña.

En el Grupo Socialista tras fundar MES

A pesar de anunciar su abandono del partido y de fundar otro, Geli siguió formando parte del Grupo Socialista en la Cámara autonómica. El PSC tampoco optó ni por expulsarla del Grupo ni por exigirle su renuncia al escaño, e incluso llegó a considerar "razonable" que permaneciera en él mientras respetara la disciplina de voto de la formación. En la misma situación se encuentra la otra díscola socialista que queda en el Parlamento autonómico, Ventura.

Cuando anunció por primera vez su marcha, en noviembre, en un momento en que parecía inminente la convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas, Geli argumentó que no era necesario que abandonara el grupo del PSC para pasar a ser diputada no adscrita, a la vista de que quizás se celebrarían pocos plenos más antes de la disolución de la Cámara autonómica. El PSC se avino a estas condiciones -probablemente, por motivos tácticos, para calmar el clima de crisis interna de los meses anteriores-, pero advirtió que si los comicios no se convocaban para la primavera "revisaría esta decisión a principios del año que viene". Un momento que ya ha llegado, después de que las elecciones se hayan fijado para septiembre.

Así, Geli tiene la intención de anunciar mañana jueves una decisión al respecto de su particular situación en el Parlamento autonómico. Se da por hecho que ahora sí abandonará el Grupo Socialista, pero la duda es si renunciará también a su escaño -como hizo Elena-, permitiendo que este sea ocupado por otro representante del PSC, o si se aferrará a él siguiendo como diputada no adscrita.

Comentar