La Cataluña independiente de Mas tendría espías en vez de militares

El presidente de la Generalidad señala que, en caso de secesión, "más importante que un ejército es tener un servicio de inteligencia", porque un ejército "cuesta un dineral".

3 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas
Redacción
Martes, 27.01.2015 10:07

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha declarado este lunes que en una hipotética Cataluña independiente él sería más partidario de tener un servicio de inteligencia que no un ejército, "que cuesta un dineral". "Más importante que un ejército es tener un servicio de inteligencia", ha remarcado.

Durante un acto organizado por el El Punt Avui y que recoge El Singular Digital, Mas ha defendido que bajo el paraguas de la OTAN y dada la dimensión de Cataluña, no se precisaría obligatoriamente de unas fuerzas armadas propias.

Esta visión difiere sustancialmente con la planteada en su momento por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) para crear un ejército catalán "de guerrillas" que pueda defenderse de una eventual "invasión" española y de "una agresión convencional" de los "Estados vecinos".

Como el Cesicat

Asimismo, la apuesta del presidente autonómico por un servicio de inteligencia propio una vez conseguida la independencia de Cataluña se asemejaría al actual Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat), también conocido como el 'CNI catalán’, que ya fue investigado en su momento por un supuesto caso de espionaje a agentes de los Mossos d’Esquadra.

El Cesicat estuvo en el punto de mira de los medios y de los grupos de la oposición en el Parlamento autonómico cuando surgieron las primeras sospechas de que podría tratarse del embrión de una agencia de inteligencia de cara a una hipotética Cataluña independiente (el presupuesto para este organismo se quintuplicó el año pasado, hasta alcanzar los cinco millones de euros) y de que podría estar llevando a cabo prácticas irregulares.

Insiste en el caracter plebiscitario del 27S

Por otra parte, el presidente autonómico ha destacado que la partida definitiva de su plan rupturista se juega en la esfera internacional y se ha mostrado convencido de que las elecciones autonómicas del 27 de septiembre servirán para demostrar si existe una amplia mayoría social para conseguir la independencia de Cataluña: "Nos lo jugamos todo a corto y medio plazo. Si no pasamos esta primera barrera, no nos abrirán la puerta, fallará la legitimidad inicial".

Mas ha intentado convencer a la audiencia que, desde el punto de vista "legal", son unas elecciones autonómicas ordinarias, pero que los partidos son lo encargados de dotarlas de este carácter plebiscitario.

Reconoce incomodidades con UDC y se desvincula del caso de las ITV

El dirigente nacionalista ha reconocido incomodidades con su socio de coalición, UDC, pero ha recordado que hasta ahora no han abandonado el proyecto independentista y que "se la han jugado". La semana pasada, el líder de UDC, Josep Antoni Duran i Lleida declaró en su carta semanal a los militantes de su partido que no "tenía ningún miedo" a romper con la coalición si esto significaba ser "coherente" con los planteamientos de su formación.

Finalmente, Mas ha argumentado que su Gobierno autonómico ha actuado de forma "correcta" ante las deslocalizaciones de empresas a otros países. Y ha tratado de desvincularse de los contactos que ha tenido con empresarios y de las supuestas irregularidades del ex secretario general de CDC Oriol Pujol alegando que tiene "centenares de contactos" con empresarios, pero que desconoce que alguno de ellos haga "un uso privado" de estos contactos que pueda ser ilegal.

Comentar