La Guardia Urbana cierra filas en torno a la versión oficial del 4F

Delort también se ha mostrado crítico con el ex alcalde Joan Clos por haber difundido, en primera instancia, que el objeto que lesionó al agente fuera una maceta lanzada desde el edificio okupa, de titularidad municipal. El gerente del cuerpo municipal ha declarado que estas declaraciones generaron “un gran lío” dentro del Ayuntamiento de Barcelona.

2 min
El gerente de la Guardia Urbana de Barcelona, Joan Delort
Redacción
Jueves, 22.01.2015 10:47

El gerente de la Guardia Urbana de Barcelona, Joan Delort, ha criticado este miércoles el documental ‘Ciutat morta’ por ofrecer una versión sobre los hechos del 4F que, a su juicio, no se corresponde con la realidad.

En dicho documental aseguran que el lanzamiento de una maceta desde una casa 'okupa' fue la razón por el cual un agente de policía municipal quedó en estado vegetativo el 4 de febrero de 2006. Sin embargo, Delort ha explicado que la agresión se produjo después de que tres de los jóvenes condenados lanzaran una piedra al policía desde la calle. Esta versión de la Guardia Urbana coincide con la tesis de la Fiscalía y con la del Ayuntamiento de Barcelona, y fue la que finalmente prevaleció en la sentencia judicial del caso 4F.

Delort también se ha mostrado crítico con el ex alcalde Joan Clos por haber difundido, en primera instancia, que el objeto que lesionó al agente fuera una maceta lanzada desde el edificio 'okupa', de titularidad municipal. El gerente del cuerpo municipal ha declarado que estas declaraciones generaron “un gran lío” dentro del Ayuntamiento de Barcelona.

La emisión de este documental ha generado mucha indignación en algunos sectores de la sociedad catalana y ha reabierto el debate sobre si la policía y las fuerzas políticas que gobernaban en aquel momento obraron correctamente. Algunas voces han solicitado la reapertura del caso para saber si existe algún informe policial en el que se detalle la versión del ex edil Clos en relación al lanzamiento de la maceta como causa principal. Posibilidad que el gerente de la Guardia Urbana ha rechazado de plano.