Revista de prensa

Las siete claves y los datos íntimos del anticipo electoral

"Aquí nos quedamos hasta que haya acuerdo", se lee en La Vanguardia sobre Forcadell, Casals y Vila d'Abadal, "facilitadores" del pacto del 27S, la reconcialición. La hazaña de El Capitán y los próximos meses.

10 min
Pablo Planas
Jueves, 15.01.2015 09:56

La noticia es conocida. Elecciones autonómicas anticipadas en Cataluña. La cita es el próximo 27 de septiembre. Ha comenzado una larga precampaña. Artur Mas, en el delirio de la unidad y el acuerdo, ha agitado los astros para que le cuadren las constelaciones político-vitales. Mercurio en Júpiter, Venus en Marte y Junqueras en la inopia conspiran en el año de la cabra, el tercero de la nueva era según el calendario maya y el de Carme Forcadell. El alineamiento de Plutón y Saturno marca tres fechas claves: 24 de mayo (municipales), 11-S y 27-S.

La "gracia" está en que el 27 de septiembre hará un año de la firma del decreto del 9N, el acto de la inoxcrom, y eso provoca que la campaña comience en la Diada. Soberbio. Todo el mundo planteándose una partida de ajedrez o de póquer ganja style y Mas se lo lleva crudo al parchís. O sea que se come la ficha amarilla, avanza quince puestos y culmina el puente de la Mercè (ojo al piojo) con unas elecciones "a todo o nada", que es como titula El Periódico.

Que no cunda el pánico. "Noventa minuti en el Bernabeu son molto longos", dijo Juanito. Ni a los más azucarados baladistas de la unidad soberanista se les escapa el efecto devastador que puede tener la campaña de las elecciones municipales sobre el idílico clima de confianza restaurada entre Mas y Junqueras, cuya fusión sólo requirió de un minimo mamporreo a cargo de Forcadell, Casals y Vila d'Abadal.

En La Vanguardia, Isabel Garcia Pagan, retrata el ambiente: "”Aquí nos quedamos hasta que haya un acuerdo. Tenemos todas las horas del mundo”. Con esa amenaza, Carme Forcadell, Muriel Casals y Josep Maria Vila d’Abadal se arriesgaban ayer por la tarde a convertirse en okupas en el despacho del president. Pero Artur Mas hace tiempo que se ha ganado el reconocimiento en su partido como Señor Lobo, el elegante y educado solucionador de problemas que encarna Harvey Keitel en Pulp Fiction. Y Oriol Junqueras no iba armado".

Exactamente, Mr. Wolf. Aquí está el mítico consejo sobre la autosatisfacción. Continúa la crónica: "Mas afrontaba la reunión fogueado. Antes de comer citó a la dirección de CDC en el mismo Palau de la Generalitat. Ni las ya famosas almendras de aperitivo de Palau ni detalles sobre el escenario que anunciaría seis horas después. El president, consciente de las diferencias de criterio en el seno de su partido, sólo expresó dos determinaciones a sus colaboradores en Convergència: no levantarse de la mesa de negociación hasta llegar a un acuerdo, y su decisión de hacer las cesiones que fueran necesarias para construir una hoja de ruta que permitiera llegar a septiembre. Y con el reto de superar el escollo parlamentario de los presupuestos a partir del lunes. Poner las urnas antes de las municipales, tal y como reclamaba ERC y las entidades soberanistas, no era una opción. Por motivos políticos y hasta logísticos".

Qué preclaridad la de Mas. Garcia Pagan describe también el escenario: "Una hora después actuaba de anfitrión de Junqueras y las entidades soberanistas. La escena a cinco se convirtió en la segunda parte del encuentro que mantuvieron el 27 de diciembre, pero con la arena del reloj agotándose. El despacho de Mas –su timón en la pared– volvía a ser testigo de excepción de las decisiones de una legislatura que vive a golpe de ultimátum".

Con Junqueras sin trabuco, tal lo pinta la cronista, el capitán Mas se salió con la suya, que es la versión más extendida del pacto del 27 ese. Toni Bolaño, en La Razón, titula su análisi "Mas 5-Junqueras 0". Sostiene Bolaño: "Artur Mas ha ganado la partida a Oriol Junqueras. Por goleada. 1-0: las elecciones no serán ahora como quería ERC, serán en otoño como quería Mas. 2-0: el presidente catalán tendrá tendrá garantizada la estabilidad y los presupuestos. 3-0: ERC no entrará en el Gobierno. No tocará moqueta, pero le dará estabilidad. 4-0: las entidades soberanistas han estado forzando a ERC para que se pliegue a las condiciones de Mas... 5-0: Mas gana tiempo para lavar la imagen de CDC tocada por la corrupción".

En contraste con esta perspectiva, la de Francesc Moreno en CRÓNICA GLOBAL, en cuyo artículo se trazan las principales anomalías del llamado caso catalán, algo así como las siete rarezas imprescindibles para comprender el comportamiento de ranas y escorpiones. Este es, más o menos, el listado:

1: ¿Dónde se ha visto convocar elecciones con ocho meses de antelación?

2: ¿Dónde se ha visto sancionar a empresas privadas por no hacer publicidad gratuita de una pseudoconsulta no oficial, o que se llamen plebiscitarias a unas elecciones como cualquier otras?

3: ¿Es 'normal' convocar elecciones en septiembre y en medio de un puente -el día 24 es La Mercè- para que baje paticipación en una zona no especialmente favorable al nacionalismo?

4: "Cataluña es una pseudodemocracia, y no es directamente un régimen autoritario porque sus dirigentes carecen del poder suficiente. Si lo tuvieran, es decir si tuvieran un Estado, no sería extraña la persecución de los disidentes y su envio a algún gulag".

5: "El dato esencial para entender el parto de los montes de este miércoles es la debilidad de Mas y Junqueras. La presencia en la reunión de las representantes de la ANC y Òmnium, y del presidente de una asociación de municipios así lo ratifican".

6: "El problema era cómo diluir la presión de la opinión pública nacionalista a la que repetidamente se le ha prometido que la independencia era inminente. A eso se han dedicado en los dos últimos meses. Se ha creado una cortina de humo, aunque no fuera pactada de forma explícita entre Mas y Junqueras, para ganar tiempo y justificar la no convocatoria inmediata de elecciones sin explicar la verdad a los electores. No digo que haya habido un pacto explícito, como no es necesario que lo haya cuando un empate sirve a dos equipos para pasar la eliminatoria".

7: "... en política una semana es una eternidad. Ocho meses dan para mucho. Hacer previsiones es jugar a la lotería. ¿Cómo evolucionará la economía, qué pasará en Grecia, qué pasará en las municipales y autonómicas, se consolidará Podemos? Muchos interrogantes, demasiados. Lo único seguro es que durante los próximos meses Cataluña seguirá sin ser gobernada...".

En El Mundo, Victoria Prego titula su análisis "En manos de la mayoría no independentista" y escribe: "Está visto que a Artur Mas ya sólo se le puede vencer en las urnas. Una vez que los hechos han demostrado con rotundidad que nuestro ordenamiento jurídico ha sido patéticamente desprovisto por nuestros responsables políticos de los instrumentos que hubieran podido impedir las acciones de quienes han dedicado su esfuerzo a procurar desde las propias instituciones la liquidación del Estado, no queda otra alternativa que recurrir al pueblo. Y en el pueblo catalán va a descansar ahora la responsabilidad de defender la España indisolublemente unida, 'patria común e indivisible de todos los españoles', que es lo que dice nuestra Constitución".

¿Cómo se ha llegado hasta aquí? Victoria Prego no tiene dudas: "La responsabilidad de nuestros gobernantes de los últimos años en lo que está sucediendo hoy en España es enorme. Es de una irresponsabilidad infinita su imprevisión de un fenómeno que de ninguna manera podía ser descartado de una forma tan insensata como lo ha sido. (...) Y el resultado es que ahora mismo nadie cometará ningún delito si oficialmente se proclama en el Boletín Oficial de Cataluña la independencia de esa comunidad y su separación de España. Esto es así por mucho estupor que nos produzca".

Como es natural, El Punt-Avui y el Ara subrayan los ribetes históricos de la reconciliación, la unidad, el acuerdo y otra fecha en rojo para el calendario del camino a Belén, a Ítaca o a Wembley, dónde haga falta porque ya se sabe que si hay que ir, se va, pero ir para nada es tontería.

Hay más asuntos en la prensa. De los ecos del terrorismo islamista en Francia extrae ácidas conclusioens Alfonso Rojo en su análisis en Abc: "Es la maldición de los clichés. Dos facinerosos islamistas asesinan a doce personas en la Redacción de un semanario irreverente y millones de personas de todos los colores corean el lema «Je suis Charlie».No muy lejos, en un supermercado de comida judía, el compinche de los matarifes de dibujantes acribilla a cuatro clientes indefensos y nadie tiene el detalle de levantar una pancarta donde diga «Je suis juif» («Yo soy judío»). No se si se trata de la presión social, los prejuicios o la proclividad de los medios de comunicación a la brocha gorda, pero nos pasamos por el arco del triunfo los detalles".

Más historias. Domingo Marchena, en La Vanguardia, también habla de la prensa, pero cuando no es a brochazos. Escribe la historia de la familia de un crío con el síndrome de Moebius. "El matrimonio pedía por la vivienda, que reformaron a fondo, 90.000 euros, justo lo que les queda de hipoteca, para irse a otra finca con ascensor o a una planta baja. Los 38 kilos de Chemita y su silla de ruedas han pasado factura a María José, con las rodillas y la cadera muy castigadas. Pero nadie está dispuesto hoy a pagar eso por un piso sin ascensor, por muy cuco que sea. Sólo recibieron una oferta de 70.000 euros. La pareja propuso al banco una quita de los 20.000 euros que quedarían de la hipoteca. O una dación en pago. Lo que fuera para empezar de cero. Pero el banco tardaba en responder y tenían miedo de que el comprador se cansara de esperar. El domingo se publicó la historia, Los 49 escalones de Chemita. El lunes, el problema estaba resuelto. El banco les dijo que realizasen la venta y que les condonaban lo que quedaba de hipoteca. Y que no se preocupen: si el comprador retira la oferta, aceptarían el piso en dación de pago o la solución más conveniente para la familia. María José y su marido querían ver una película que siempre se interrumpía en el mismo fotograma. “Ahora es como si la viéramos a cámara rápida”".

Deportes. Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson, lo han conseguido. Han llegado por sus propios medios a la cima de El Capitán, 900 metros en vertical en el parque natural de Yosemite, en California. Una hazaña descomunal, como superar sin traumas los meses que vienen.

15 de enero, Mauro, Raquel y Pablo el ermitaño.