Los comercios se rebelan contra Mas para exigir horarios más flexibles

El Gobierno autonómico de CiU siempre ha llevado a cabo una política que defiende al pequeño comerciante catalán frente a las grandes cadenas comerciales ubicadas en todo el territorio español y europeo. A pesar de que estas últimas generen más puestos de trabajo y benefician con su horarios al consumidor, la Generalidad considera que deben reducir sus horarios en beneficio del comercio tradicional de Cataluña.

3 min
Redacción
Viernes, 2.01.2015 11:09

El pasado 28 de diciembre algunos comercios y locales decidieron acogerse a la ley del Gobierno para poder abrir sus locales y comercios en un día festivo. Esta decisión contravenía la ley de horarios comercial de la Generalidad que impide que los comercios abren en festivos y que solo permitía la apertura los días 6, 8 y 21 de diciembre.

Como informa Vozpópuli, varios comercios de Barcelona desafiaron la normativa autonómica al considerarla más restrictiva que la ley española y, en consecuencia, más perjudicial para sus negocios. La dueña de una tienda de ultramarinos en el barrio de Les Corts, Carmen González, explicaba al mismo digital su necesidad de abrir en festivos porque es cuando sus clientes tienen tiempo para comprar: "No tengo más remedio que abrir hasta las 22.00 en domingo porque si no mis clientes de toda la vida no pueden realizar sus compras navideñas ni para celebrar el Fin de Año”.

La normativa autonómica establece que los comercios solo podrán abrir durante ocho días festivos anuales y dichas fechas son fijadas previamente por la Consejería de Empresa de la Generalidad. La normativa ha sido recusada por el Gobierno y está en suspensión cautelar por parte del Tribunal Constitucional por entender que la norma autonómica establece un régimen más restrictivo para la libertad comercial que el contemplado en la normativa básica estatal.

Proteccionismo nacionalista

Otros empresarios perjudicados consideran que la normativa de la Generalidad busca más el enfrentamiento con el Gobierno de Mariano Rajoy que el beneficio de los comerciantes. “Lo que ha hecho tanto CiU, que gobierna en la ciudad de Barcelona con el apoyo de los independentistas de ERC, como Mas en la Generalidad es perjudicarnos e impedirnos abrir más horas por su enfrentamiento constante con el Gobierno central por la deriva secesionista”, ha manifestado un empresario que prefiere mantener su anonimato.

El Gobierno autonómico de CiU siempre ha llevado a cabo una política que defiende al pequeño comerciante catalán frente a las grandes cadenas comerciales ubicadas en todo el territorio español y europeo. A pesar de que estas últimas generen más puestos de trabajo y benefician con su horarios al consumidor, la Generalidad considera que deben reducir sus horarios en beneficio del comercio tradicional de Cataluña.

Ahora, estas grandes cadenas, junto a determinados pequeños comercios, se han rebelado contra la “restrictiva” ley comercial autonómica y piden una renegociación con el Ejecutivo de Mas a partir de enero para poder llegar a un acuerdo que beneficie a todos.

Primeros expedientados

La firma de moda catalana Desigual ha sido expedientada por la Generalidad con seis actas por reiteradas aperturas e incumplimiento de la “norma catalana”.

A través del consejero de Empresa y Ocupación, Felip Puig, la Generalidad ya advirtió el pasado 16 de diciembre de haber abierto una investigación contra la compañía.