Mientras se negocian los nuevos

Los presupuestos de la Generalidad, otra vez prorrogados

Las cuentas de 2014, 2012 y 2011 ya se aprobaron con retraso. Y en 2013 no hubo presupuestos, ya que se prorrogaron los de 2012.

2 min
El Parlamento autonómico de Cataluña
Redacción
Miércoles, 21.01.2015 20:15

Nueva prórroga presupuestaria en Cataluña, la quinta desde que Artur Mas llegó a la presidencia de la Generalidad en diciembre de 2010. Una prórroga, no obstante, momentánea, aprobada con el concurso de ERC, mientras los de Junqueras negocian con CiU su apoyo a las cuentas de 2015.

La prórroga de los presupuestos de la Generalidad de 2014 la ha validado este miércoles el Parlamento autonómico, con los únicos votos de CiU y ERC -69, por la ausencia de dos diputados convergentes-, las 38 abstenciones de PSC y PP, y los 24 votos en contra de ICV-EUiA, C's y la CUP. La prórroga, de hecho, ya estaba en vigor desde el 1 de enero, después de que el Consejo Ejecutivo de la Generalidad aprobara el decreto correspondiente el 23 de diciembre.

Hasta febrero

Esta prorroga se presume temporal, después de que CiU y ERC llegaran a un acuerdo para adelantar a septiembre las elecciones autonómicas -y celebrarlas con carácter plebiscitario-, que también contempla el apoyo de ERC a los presupuestos de 2015. De acuerdo con el calendario previsto, y si no se complican las negociaciones, estos deberían aprobarse a principios de febrero.

Esta no es ni mucho menos la primera prórroga presupuestaria en los mandatos de Mas. Las cuentas de 2014 ya se aprobaron con retraso -aunque menos que este año-, en 22 de enero, después de que ERC accediera a avalarlos una vez se fijó fecha y preguntas para una consulta secesionista. Se da la circunstancia de que esos presupuestos no sucedían a los del año anterior, sino a los de 2012, que se prorrogaron durante todo 2013.

Y aun hay más. Esas cuentas de 2012 se aprobaron también con retraso -en febrero-, merced a un pacto entre CiU y el PP, aliados durante la primera legislatura de Mas, hasta que este viró al independentismo tras la manifestación de la Diada de 2012. Y aun mayor fue el retraso de las cuentas de 2011, aprobadas en julio de ese año, también con el concurso del PP, además del del entonces diputado no adscrito -pero elegido a la cabeza de la lista secesionista de SI- Joan Laporta.