Recurre su querella

Mas alega al TSJC que el Gobierno "consintió" la pseudoconsulta del 9N

El presidente autonómico recurre la admisión a trámite de su querella alegando que no existió un "mandato expreso, concreto y terminante" del TC, y que la Fiscalía solo actuó tras celebrarse la pseudoconsulta.

3 min
Artur Mas, durante la votación de la consulta secesionista del 9N
Redacción
Jueves, 15.01.2015 18:57

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha presentado un recurso de súplica en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) contra la admisión a trámite de su querella por haber organizado el sucedáneo de consulta independentista del pasado 9 de noviembre alegando un sorprendente argumento: que tanto el Gobierno como la Fiscalía -que acabó presentando querella- "consintieron" la votación. Las otras querelladas por el 9N, la vicepresidenta autonómica y consejera de Gobernación, Joana Ortega, y la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, también han presentado sus correspondientes recursos, que incluyen este mismo argumento, expresado de forma muy similar.

En su recurso, los representantes legales de Mas aducen que tanto el Ejecutivo como la Fiscalía "consintieron" la celebración del simulacro de consulta del 9N -pese a estar prohibido por el Tribunal Constitucional, que prohibió también cualquier acción destinada a prepararlo-, porque no existió un "mandato expreso, concreto y terminante" del TC que advirtiera de que desde la Generalidad se estaba incurriendo en el delito de desobediencia -uno de los incluidos en las querellas, junto al de prevaricación y de malversación de fondos públicos- por preparar la pseudoconsulta.

En este sentido, el recurso añade que ni Gobierno ni Fiscalía presentaron un "incidente de ejecución" ante el TC, y que su única acción legal, la querella de Fiscalía, no tuvo lugar hasta después de celebrado el 9N, por lo que entienden que "consintió de esa manera que se llevaran a cabo todos los actos que ahora se presentan como constitutivos de delito".

Este argumento del recurso de Mas se basa en parte en lo que ya adujo en un primer momento la Fiscalía del TSJC, cuando desobedeció al Fiscal General del Estado -el dimitido Eduardo Torres-Dulce- y no presentó la querella. Posteriormente, no obstante, los fiscales catalanes sí acabaron presentándolas. El recurso, de hecho, recuerda también la inicial oposición de los fiscales del TSJC a presentar las querellas.

La Generalidad pidió una aclaración al TC

El recurso añade que la Generalidad solicitó al TC, antes de la celebración del 9N -el viernes 7 de noviembre- una aclaración sobre la providencia del 4 de noviembre que suspendía la pseudoconsulta, al considerar que estaba redactada de forma poco clara, y que esta solo llegó "muy posteriormente", el 4 de diciembre.

"No se puede sino concluir que no existe en la provisión del TC del 4 de noviembre [la que suspendía la pseudoconsulta] un mandato concreto en la medida en que el texto de esta no es claro, y se ha debido solicitar una aclaración, sin que haya habido elementos de motivación que permitan interpretar el sentido y alcance que el Tribunal haya querido conferirle", señala el recurso de Mas.

Su recurso aduce, además, que el delito de desobediencia requiere que previamente haya existido "una orden concreta, precisa y determinada", dirigida también a un "sujeto concreto, preciso y determinado", y que esto no ocurrió con la providencia del TC.

Comentar